ELIZABETH ARZAGUET BOTTARO

CRONISTA DE SOCIALES DE DIARIO EL PUEBLO

Con una forma especial de encarar los tropiezos de la vida, Elizabeth, ha salido con mucha fuerza de ellos.
Constante, callada, muy centrada en lo que hace a su labor, y muy sincera.
Con mucho ánimo siempre, nos cuenta su experiencia.
¿Cómo se detectó tu dolencia?
Comenzó por un bulto que se fue agrandando y con mucho dolor durante seis meses, mientras tanto mi médico de confianza me trataba con vitaminas, pensando que era quiste de agua, como era usual en la otra mama. Creo que se demoró en diagnosticar y no prestó la debida atención al tema.
¿Cómo reaccionaste?
Yo sospechaba.
Ya cuando me opero, estaban todas mis amigas, mi hija, y mis primas.
Tenían una cara, que yo de una dije, “debe ser malo lo que tengo”.
El médico me dijo era un tumor maligno y va a ver que hacer un tratamiento oncológico”.
¿Cuánto tiempo  de tratamiento llevas hecho?
Entre la operación, las quimioterapias y radioterapias me llevaron un año, ahora continúo con la medicación diaria durante cinco años, llevo un año y medio con las pastillas.
¿Cómo fue ese tiempo?
Muy difícil, se necesita tener mucha garra para pasar estos momentos tan angustiantes, es importante el apoyo familiar y de amistades. Es aconsejable seguir con las actividades lo más normal posible, no hay que encerrarse, continuar trabajando, tratar de salir o reunirse con amistades o familia.
No deben darle tanta importancia al tema “la enfermedad no la llamaron, como vino  deberá irse”. En mi caso particular continué trabajando en mi puesto de Cronista de Sociales de este diario, contando con el consejo y apoyo de mi jefa Adriana, mi hija Desirée que cuando me veía mal trataba de alentarme a seguir adelante, el apoyo de mis compañeros de labor y amigas.
¿Qué es aconsejable?
Concurrir al médico, hacerse todos los exámenes, hacerse todo el tratamiento sin saltearse nada, en lo posible pedir otras opiniones profesionales “la confianza mata al hombre”, tomando una actitud guerrera verán que el tiempo va pasando, las etapas se van cumpliendo, no hay que ser impaciente, toma bastante tiempo la recuperación, pero con la ayuda de la ciencia, la familia y los amigos verán que se puede salir adelante. De todas maneras esta enfermedad tiene sus diferencias entre los pacientes, unos más graves que otros.
Si tienen que hacer un tratamiento de quimio o una radioterapia, que se interesen y traten de leer e informarse.
Es muy importante. De esta forma no se van asustar tanto y lo van a sobrellevar mejor.
Yo, hoy por hoy estoy bárbara. El tiempo va pasando y se van sucediendo las cosas y todo vuelve a la normalidad. No era todo tan importante como parecía al principio.
Porque hay que pelearla contra la enfermedad. No dejes que ella pueda contigo
¡Yo lo tomé por ese lado, y me dio resultado!

Con una forma especial de encarar los tropiezos de la vida, Elizabeth, ha salido con mucha fuerza de ellos. Constante, callada, muy centrada en lo que hace a su labor, y muy sincera. Con mucho ánimo siempre, nos cuenta su experiencia.

¿Cómo se detectó tu dolencia? DSCF8931

Comenzó por un bulto que se fue agrandando y con mucho dolor durante seis meses, mientras tanto mi médico de confianza me trataba con vitaminas, pensando que era quiste de agua, como era usual en la otra mama. Creo que se demoró en diagnosticar y no prestó la debida atención al tema.

¿Cómo reaccionaste?

Yo sospechaba. Ya cuando me opero, estaban todas mis amigas, mi hija, y mis primas. Tenían una cara, que yo de una dije, “debe ser malo lo que tengo”. El médico me dijo era un tumor maligno y va a ver que hacer un tratamiento oncológico”.

¿Cuánto tiempo  de tratamiento llevas hecho?

Entre la operación, las quimioterapias y radioterapias me llevaron un año, ahora continúo con la medicación diaria durante cinco años, llevo un año y medio con las pastillas.

¿Cómo fue ese tiempo?

Muy difícil, se necesita tener mucha garra para pasar estos momentos tan angustiantes, es importante el apoyo familiar y de amistades. Es aconsejable seguir con las actividades lo más normal posible, no hay que encerrarse, continuar trabajando, tratar de salir o reunirse con amistades o familia.

No deben darle tanta importancia al tema “la enfermedad no la llamaron, como vino  deberá irse”. En mi caso particular continué trabajando en mi puesto de Cronista de Sociales de este diario, contando con el consejo y apoyo de mi jefa Adriana, mi hija Desirée que cuando me veía mal trataba de alentarme a seguir adelante, el apoyo de mis compañeros de labor y amigas.

¿Qué es aconsejable?

Concurrir al médico, hacerse todos los exámenes, hacerse todo el tratamiento sin saltearse nada, en lo posible pedir otras opiniones profesionales “la confianza mata al hombre”, tomando una actitud guerrera verán que el tiempo va pasando, las etapas se van cumpliendo, no hay que ser impaciente, toma bastante tiempo la recuperación, pero con la ayuda de la ciencia, la familia y los amigos verán que se puede salir adelante. De todas maneras esta enfermedad tiene sus diferencias entre los pacientes, unos más graves que otros.

Si tienen que hacer un tratamiento de quimio o una radioterapia, que se interesen y traten de leer e informarse.

Es muy importante. De esta forma no se van asustar tanto y lo van a sobrellevar mejor.

Yo, hoy por hoy estoy bárbara. El tiempo va pasando y se van sucediendo las cosas y todo vuelve a la normalidad. No era todo tan importante como parecía al principio.

Porque hay que pelearla contra la enfermedad. No dejes que ella pueda contigo

¡Yo lo tomé por ese lado, y me dio resultado!







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...