Entrevista a Eduardo Arruda. “Siempre hemos luchado y buscamos conquistas mirando para adelante”

Eduardo Arruda es actualmente presidente del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (SUNCA), uno de los más fuertes y movilizados de los sindicatos no solo de nuestro departamento sino también del país. EL PUEBLO consultó a Arruda sobre la visión que tiene el sindicato del estado actual de situación del sector de la construcción, demostrando fuera de la entrevista, una profunda preocupación por la necesidad que el Parlamento aprobase el proyecto de ley de promoción del trabajo para personas con discapacidad.
“Primeramente –comenzó diciendo Arruda- quiero mandar un saludo a todos los trabajadores y trabajadoras de la industria de la construcción, porque no estuve en el departamento, no teníamos señal y no pude mandar los saludos a los compañeros en el Día de ellos”.Eduardo Arruda (4)
- ¿Cómo se encuentra hoy el sector de la construcción?
– Tuvimos un boom en la industria de la construcción, cerca de 73 mil trabajadores en los años 2013, 2014, algo que nunca se vio en la historia del país, cuando los márgenes históricos siempre fueron de 40 a 45 mil trabajadores. Y bueno, es lógico que de ese bum de hace 3 o 4 años atrás, en estos últimos años hayamos perdido 30 mil puestos de trabajo. Y es lógico porque en un país chico, mantener más de 70 mil trabajadores inscriptos no es fácil para ningún gremio ni para el país. Si bien estaba en alza, en el bum, también la construcción tiene altas y bajas, hay meses y años que sube y baja. Es por lo que el gremio peleó muchas veces que cuando estuviéramos en la baja de los privados, también participara la obra pública, para mantener y que no haya tanta pérdida de fuentes de trabajo.
- Hablando con el presidente de la Cámara Uruguaya de la Construcción, nos decía que su proyección es que esta situación en el sector se mantenga al menos hasta el primer semestre del año 2020. ¿La aspiración del SUNCA es mantener las actuales fuentes de trabajo o aspira a recuperar lo que se perdieron?
– Ya hablar de mantener esos 45 mil trabajadores es como que nos estuviésemos conformando. No, el gremio siempre ha luchado por el empleo. Como decimos siempre, no nos sirve tener mejor salario y mejores condiciones si no tenemos trabajo. Y nuestro gremio es el primer abanderado de dar las batallas y movilizaciones por el empleo, por la ley de responsabilidad penal empresarial, por otras leyes como la que se votó en estos días, la de insolvencia patronal. Siempre hemos luchado y buscamos conquistas mirando para adelante. Y es lógico que sigamos pensando en aquellos compañeros que están sin la changa, que no es de un año, es de dos o tres años hacia atrás. No podemos conformarnos.
Como sindicato tenemos una gran expectativa de que el año entrante se va a movilizar un poco más. Tenemos una gran esperanza, es más, ya empezó a repuntar, de a poquito ya empezó a través de las obras públicas, tenemos trabajo de la intendencia porque salió lo de la avenida Reyles, hay trabajo que ahora empieza en la universidad, empezó también lo de la viviendas para la intendencia, se está trabajando en los barrios Constitución y Belho Horizonte. Está lo del liceo 8 que se comienza, el liceo 2 que empezó Blardoni. Digo, se está moviendo un poco más y creemos desde el sindicato que en los primeros meses del año que viene seguirá repuntando.
- Hay dos palabras que han marcado históricamente el trabajo del SUNCA: movilización y solidaridad. En este sentido, se ha visto un trabajo social muy importante desde el sindicato…
– Siempre hemos reivindicado los fondos sociales de la construcción, que fue el motivo de la lucha cuando los trabajadores estuvieron de huelga por 83 días. En ese tiempo que los trabajadores estuvieron 83 días de huelga que vendían sus herramientas, salían con el casco a recorrer, que el pueblo lo ha apoyado por eso mismo. Cuando el sindicato trabaja socialmente con mano solidaria, el pueblo lo reconoce. Y cuando los trabajadores de la construcción en esos momentos necesitaron del pueblo, que se subían arriba de los buses, en los comercios, todos respaldaron esa huelga de los trabajadores. En esas peores circunstancias se lograron los fondos sociales que tienen todos los beneficios los trabajadores de hoy, por aquellas batallas que dieron aquellos viejos luchadores, y que si hoy estamos disfrutando de esas conquistas, a veces se lo marcamos a los más jóvenes, fue gracias a la lucha de esos viejos, que algunos ya no están, y que en las peores circunstancias lograron los fondos sociales de la construcción, donde hay dentistas, oculistas para los trabajadores. Cada año además, entregamos más de 30 mil set de mochilas para los hijos de los trabajadores.
También podemos hablar de la mano solidaria cuando los compañeros tienen algún accidente, o cuando a algún compañero se le prende fuego la casa, o en las inundaciones, hemos salido bajo agua a la hora que fuera. Son cosas que también son importantes para la sociedad, y no es que trabajemos solo porque seamos del sindicato, la solidaridad nace del corazón, del alma de los trabajadores. Si bien hoy estamos un poquito mejor en el salario, también hacemos saber que cuando tenemos que dar una mano, siempre estamos preparados para salir enseguida.
- Tomó estado público de la existencia de la Brigada Solidaria del SUNCA con la gran tormenta que padeció Dolores hace unos años, y también acá en Salto ha venido trabajando…
– Sí, en la Brigada nosotros tenemos a unos compañeros que son referentes, y después estamos todos los dirigentes atrás. Recuerdo la casa de la señora de los trillizos, también hemos estado en varios lugares, como la mano que hemos dado en las escuelas, también compañeros que han estado cerca del Plan Juntos. No damos abasto porque tenemos varias personas anotadas y a veces nos da pena decirles que no podemos ir más porque sabemos que esos trabajadores que están sin la changa o compañeros que la tienen pero que tienen que cuidarla y luego ver el momento, en algún sábado para ir a dar una mano, y allá van los compañeros.
Y esto nos llena de alegría porque trabajadores sin una changa, todos los días yendo a trabajar con satisfacción, algo que nos ha llenado de orgullo ya no solo como personas sino también como dirigentes. Ahora estamos trabajando también en nuestro propio local sindical para terminar el salón grande donde pretendemos hacer ahí cursos sindicales, de seguridad. Local que estamos construyendo con la mirada de que los trabajadores tengan su local, son 92 metros cuadrados de salón, aparte va a tener churrasquera, baño para señoras y señores, todo aparte para que no estén pagando un club para cuando necesitan para un cumpleaños. Entonces que el sindicato les brinde todo eso a los trabajadores para que les de vida a nuestro local sindical.
- Se ven muchas mujeres trabajando en la construcción…
– Y es algo muy valioso. Venimos y peleamos muchas veces con las empresas, en forma educada claro. Que no se piensen que solo aquellos que tienen el poder adquisitivo, que estudiaron de arquitectos o de cosas que puedan trabajar en la industria de la construcción, pueden hacerlo. Tenemos que mirar más amplios y siempre decimos que en las empresas los trabajadores somos siempre los que luchamos para la inserción de la mujer en la industria de la construcción. Si miramos a las cooperativas, si miramos a MEVIR que construyen con todas las señoras amas de casa, mujeres solteras levantando ladrillos, haciendo mezcla, que los mismos obreros de la construcción le van enseñando porque están construyendo su vivienda y a la vez los compañeros mismos que están trabajando, le están enseñando a esas mujeres y trabajan normalmente como cualquier hombre. No hay ninguna duda que las empresas tienen que tener otra visión que no solo el hombre tiene que tener derecho a trabajar en la construcción. En el sur hay cientos de mujeres que están trabajando en las empresas, porque el empresariado tiene otra visión, pero acá en el interior todavía se piensa que los hombres son los que tenemos que estar solos en la industria, antes era porque la bolsa de portland eran 50 kilos, hoy tenemos 25 kilos la bolsa.
- ¿Cuáles son los desafíos que tienen por delante como sindicato?
– El desafío que tenemos es el empleo, no solo nuestro, el del gobierno, el de la intendencia. Nosotros siempre hablamos con todos con respeto, de que tienen que haber inversores en nuestro departamento, no vemos tantos inversores sino que vimos ahora aquí en el departamento a la empresa Cujó y otra más que han hecho apartamentos, bienvenidos sean. Entonces esperamos que todos aquellos que trabajan en estas empresas grandes en nuestro departamento, también que puedan aportar a Salto con obras donde haya trabajo para los obreros y obreras de nuestro departamento. Así que el desafío es seguir peleando por el empleo. No podemos quedarnos tranquilos de saber que nuestro gremio y los trabajadores tienen un gran compromiso de participación en cada movida.
Hemos generado desde nuestro sindicato conciencia en los trabajadores que las conquistas se logran con lucha y en la calle, demostrando a los gobiernos que sean, que nuestro gremio va a seguir peleando, ya no solo por la construcción, tenemos también el PIT CNT, donde tenemos compañeros de nuestro sindicato que están dando una mano a todos los demás gremios. Y como decimos siempre a los demás gremios, que por más mano que les demos al PIT CNT o a dirigentes de otros gremios, que si los trabajadores no luchamos unidos adentro, no se logran los objetivos.
Sabemos bien que el empleo es dignidad, si no hay empleo sabemos bien cuántas familias se pelean, se separan, porque no es changa cuando llega la hora de la comida y queremos comer. Los gurises tienen que comer al mediodía y de noche, la panza no pregunta si hay trabajo o no.