Siete pasos al entrar al templo o ceremonia

¿Se acerca la fecha y los nervios te están empezando a dominar? Tranquila, es muy normal y lógico. Acá te vamos a recordar aquellos detalles que tenés que tener presente para tu ceremonia.
Sabemos que calmar la ansiedad y hacer uso de cierta dosis de serenidad el día de tu casamiento es casi una tarea titánica. Miles de emociones te abruman, te inundan y ¡eso es bueno! Pero también es bueno poner un poquitín de distancia y vivirlo con alegría y emoción mesurada. Si las emociones te desbordan, no podrás disfrutar a pleno de cada instante.
Como sabemos que es un poco complicado controlarlo, acá te traemos un ayuda memoria para que no te olvides esos pequeños detalles que, te aseguramos, ¡nunca está de más recordarlos!
1. Apenas se abran las puertas, míralo
Parece un poco cursi, pero damos fe que es real. En el momento de llegar a la ceremonia, todos, pero especialmente él, esa persona a la que elegiste para toda la vida, va a estar mirándote sólo y únicamente a ti. Literalmente va a tener puestos los ojos en ti. Míralo. Es una mirada que no se olvida nunca. Es un momento donde se dicen mil cosas con esa mirada. Él es la primera vez que te ve vestida de novia, y su expresión ¡te va a derretir!
2. Caminá despacio y tranquila
Puede que al entrar en el lugar donde se realice la ceremonia te sientas abrumada por tener a toda la gente pendiente de ti, si eso sucede, tu paso se acelerará y llegarás demasiado deprisa junto a tu novio. ¡Disfruta de ese momento! Concéntrate en la felicidad que están viviendo y caminá relajada y despacio, es tu momento, no lo desaproveches. Una opción es pedir ayuda a tu papá o a quien te acompañe, para que te recuerde disimuladamente ¡que bajes la energía!
3. No te olvides de los invitados
El camino es largo, y ese minuto, desde el momento que se abren las puertas de la iglesia hasta que llegas al altar, es eterno. Eterno de verdad. Vas a tener tiempo de mirar a tu novio, y también de mirar a tus invitados. Es maravilloso las expresiones de cariños que ellos nos demuestran en ese momento, Una sonrisa, unos ojos vidriosos, y ¡verlos a todos tan lindos! Ya que se han esmerado en estar divinos, especialmente para la feliz pareja. Es maravillosa la energía que se vive. Demuéstrale que estás feliz con una simple sonrisa.
4. Sonreí
A veces se puede tornar un poco difícil porque estás tan emocionada que sólo tienes ganas de llorar, ¡de alegría por supuesto! Pero seamos sinceras, ver a una novia con la cara desencajada de la emoción… no es muy lindo. Piensa en algo gracioso que acuerden antes con tu novio cuando ensayen la ceremonia. Así cuando él te vea sonreír ¡sabrá de qué te estás riendo!
5-personas especiales que te acompañan
Esa persona que te llevó hasta al altar, sea tu papá o no, obviamente es una persona muy especial para ti. Por algo está a tu lado en este momento tan importante de tu vida. Dale un abrazo, dile algo lindo, y si las palabras no salen porque se agolpan demasiadas cosas en tu cabeza, miíralo y con esa mirada dile todo aquello que sólo se pueden decir con sólo una mirada.
Las mamás, por tradiciones culturales quedan muy relegadas en la ceremonia de sus hijas. Acércate y dale un gran abrazo y un súper beso. Para ella será más importante de lo que te imaginas.
6- Escuchar al oficiante
Para el resto de las personas puede ser una boda más, pero esta es TU boda. Escuchá todo lo que tenga que decir la persona que los está casando. Te sorprenderá darte cuenta de cuán importante es lo que está diciendo, lo que está compartiendo con ustedes y con los invitados.
7. Ahora sí
Ya estás a su lado, ya están a punto de consagrar el matrimonio que han decidido formar.
Ahora sí, sólo existen tú y él. Sean cómplices de ese momento. Disfruten uno del otro, del maravilloso momento que están viviendo y sobre todo ¡ámense!

FUENTE: http://www.diariofemenino.com/







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...