Alberto Subí: “Estamos cien por ciento convencidos que Germán Coutinho debe recuperar el gobierno departamental por el bien de la gente”

Alberto Subí es el presidente de la Junta Departamental de Salto y precandidato a la diputación por la Lista 815 de Vamos Salto del Partido Colorado. Alberto Subi

- ¿Cómo fue el año 2018 para usted?
– Si debo hacer un balance de lo que es el período legislativo departamental, será algo bastante efímero porque nosotros asumimos la presidencia de la Junta Departamental en el mes de julio, estamos apenas con cinco meses de actividad. Esto no quita que igualmente le pueda dar una visión desde el Legislativo. Cuando asumimos esta responsabilidad dada por correligionarios y por ediles que no son de mi partido, en donde nos apoyaron en esta presidencia de la Junta, entendimos que teníamos que tener la capacidad de conciliación con los ediles que no son de nuestro partido y con el Ejecutivo municipal, al ser fundamental que todos interactuemos. Y una de las cosas que encontramos, más allá del diálogo que es bueno, ya sea con el intendente o con el secretario (Fabián) Bochia o con el director de Hacienda (Gustavo Chiriff), nos encontramos con un intendente que tiene un escenario adentro de esta Junta donde perdió su mayoría, y sumado a eso, notamos en él una cuota de enojo. Por eso nos pusimos en su lugar en el entendido que él no manda los proyectos a la Junta Departamental para que los estudie a través de sus comisiones y asesore al plenario para que lo avale. En esas circunstancias, ¿qué hace el intendente? Gobierna por Resoluciones, cosa que entendemos que está mal, que no es conveniente ni para el departamento ni para la gente, porque la Constitución dice que el edil tiene la facultad de contralor y tenemos que controlar y que las cosas salgan por reglamentación y decreto de la Junta Departamental y no por Resoluciones particulares del intendente. Un claro ejemplo de ello y al que siempre recurrimos para que quede claro tiene que ver con la famosa estatua de (Luis) Suárez, que está puesta y si uno abre un cajón de la Junta verá que el expediente sigue ahí en la Comisión de Legislación y Reglamento. Lo otro que está de moda hoy es el famoso puente del Remeros, en donde el intendente no consultó a nadie y lo mandó a hacer por Resolución personal con el riesgo de que el intendente nuevo que venga lo tire abajo por entender que no corresponde. No hay necesidad porque si pasara por la Junta Departamental eso toma otro enfoque jurídico con mayor permanencia y nos da vida legal a los que estamos para eso.

Hemos hablado con el jefe comunal estos temas, lo ha tomado bien, lo ha entendido y de aquí en más nos dio a entender que a partir del primer semestre de 2019 se iba a cambiar la forma de trabajar y él va a contar con la Junta Departamental. Tenemos la esperanza que cumpla y que cuente con la Junta Departamental para la concreción de los proyectos del departamento en donde acá lo importante no es el intendente ni el presidente de la Junta Departamental sino doña María y don Juan de Barrio Ceibal.

- Para el departamento de Salto, ¿cómo ha sido para usted este año que está culminando?
– Tenemos una visión bastante negativa. Vemos a Salto lamentablemente en una chatura, la vemos en una situación de pobreza, de falta de trabajo, de inseguridad absoluta, y no recalco solo responsabilidades departamentales porque también hay responsabilidades nacionales, pero lo vemos a Salto en un pozo difícil de salir, en donde no hay miras en lo más mínimo de proyectar una salida a corto plazo. Nos llamó poderosamente la atención la intervención del intendente interino (Alejandro) Noboa en donde planteó una realidad económica que si bien era de suponer, de que la situación era nefasta para el departamento, el hombre nos contó con números reales que efectivamente es nefasta. Estamos en una situación bastante preocupante y que si no hay un cambio rotundo, que entiendo no lo va a haber, esto no irá por buen camino y no creo que el gobierno llegue a término desde el punto de vista económico.

- ¿Cómo proyecta el futuro del departamento?
– Nosotros confiamos en la figura de Germán Coutinho, por la que estamos trabajando para recuperar el gobierno departamental. Confiamos en la persona de bien de él, en la experiencia adquirida, en los aciertos y en los errores, en la capacidad de conciliación y en la de saber corregir los errores cometidos en el pasado. Estamos cien por ciento convencidos que Germán Coutinho debe recuperar el gobierno departamental por el bien de la gente. En ese sentido, entendemos que debemos aportar nuestro granito de arena, ya sea desde la Junta Departamental o de una carrera que vamos a jugar, en donde podemos poner nuestra visión en el departamento, en las empresas, en mejorar lo que hoy está mal, en una carrera política que la ciudadanía nos dé a todos la oportunidad de participar. Lo que no hay que hacer es no participar.

- ¿En qué departamento le gustaría vivir?
– Soy muy salteño, amo Salto y en esta carrera que estamos decididos a realizar, nos hemos reunido con distintos actores del departamento buscando focalizar cuáles son los problemas que tenemos. Por ejemplo, hemos conversado mucho con el Centro Comercial, que nos nutre de información en algo que también es nuestra función privada como empresarios, somos socios del Centro Comercial y amigos de su directiva actual. Nos hemos acercado a ellos para que nos cuenten desde adentro la problemática que sufren, y como futuro legislador, qué nos pueden decir para poder hacer nuestro aporte y corregir lo que haya que corregir.

Tenemos un departamento donde las empresas están bajo la lupa del Estado a nivel nacional, en donde está la ideología que el empresario es Aristóteles Onassis y tiene el barco parado en Punta del Este, y no es así. Vivimos en un departamento en donde quien aporta pagando el BPS, la DGI, todos sus impuestos, da fuentes de trabajo pero sin embargo, no se lo apoya, está mal visto. El éxito está mal visto, y queremos, entre las baterías de medidas que debemos tomar sobre el tema del trabajo, apuntalar al departamento mejorando lo que tenemos, creando fuentes de trabajo, motivando al emprendedor y allanándole el camino para que en definitiva, no sea el malo de la película y se juzgue a los que no están en el sistema y que no se juzgue al que lo está aportando todos los días.