Rodrigo Goñi: “Tiene que ser el desvelo nacional corregir cómo estamos educando a nuestros hijos, lo estamos haciendo muy mal, de espaldas a lo que es el mundo y el futuro”

Rodrigo Goñi fue diputado por el Departamento de Salto y del Partido Nacional por la Lista 92 por dos períodos consecutivos (2005-2010, 2010-2015), hoy es miembro de la Corporación Nacional para el Desarrollo.

- ¿Qué balance hace de lo que ha sido este año?
– El 2018 ha sido un año de empezar a poner las cuentas claras con el gobierno. Estamos en momentos en que la gente está entendiendo que las políticas implementadas hasta ahora de agrandar un Estado que se supone al servicio de la gente, poco a poco vamos viendo que en realidad el Estado está al servicio de sí mismo más que de la gente y que se vuelve una carga más que una solución. Entonces, esto genera un país pesado, caro, burocrático, pero que sobre todo en lo extremadamente caro que es. Rogrigo Goñi
Estamos viendo que quienes empiezan a sufrir son las empresas, que son quienes sostienen al Estado, que no es una entelequia, el Estado está sostenido por quienes desde la actividad privada trabajan para mantenerlo a través de los impuestos. Esto es empresarios y trabajadores de la actividad privada, que se reciente, que el desempleo se incrementa notablemente, que las empresas cierran porque no alcanzan a cubrir costos, que las exportaciones se han estancado y sobreviven porque las exportaciones uruguayas son básicamente de productos primarios de nuestros campos, que sí o sí se siguen produciendo, independientemente de las cuentas que tengan quienes lo producen, que tampoco le cierran. Porque claro, todos los costos de la sociedad de este país caro que tenemos, cae sobre los hombros del campo, que no puede transferirlo porque cuando vende al exterior el mundo paga lo que quiere, no lo que nosotros precisamos.
Entonces, ya hace muchos años que vemos un estancamiento brutal del sector productivo primario, hablo de 10 años que está estancado, que no produce, no genera más riqueza año a año. El famoso PBI agropecuario no se incrementa. Lo que ha ido incrementando es la parte de servicios, pero no veo que ayude a la economía del país que crezcan las comunicaciones. Que tengamos comunicaciones fluidas es importante, pero que el crecimiento de éstas, es decir, el uso que todos hacemos de los teléfonos celulares, sea importante para la economía del país, no. Y esto es lo que está sosteniendo el PBI.
Tenemos un país en donde el PBI crece un 2% por año, eso son 1,200 millones de dólares de crecimiento, pero nos endeudamos a razón de 2 mil millones de dólares, quiere decir que el crecimiento lo estamos financiando con deuda, y la otra parte de la deuda es para pagar los intereses que tampoco pagamos. En estas condiciones el país no va a prosperar y se va a achicar cada vez más, porque además llega un punto en que el mundo que nos presta plata, dice, “ché, ¿cuándo me vas a empezar a devolver?”. Es como cualquiera de nosotros cuando tenemos un crédito bancario, la deuda va creciendo hasta que el banco me pide que empiece a devolver. Entonces, realmente está mal. Para colmo de males, es un gobierno que está paralizado, es increíble.
El propio ministro de Economía dice a principios de 2017 que el BPS hay que ajustarlo, y tiene el 2017 y el 2018 para hacerlo, pero después dice, no lo vamos a hacer, el próximo gobierno lo va a hacer. O sea, pateamos la pelota para adelante para ponerle buena cara a la gente, pero la estamos engañando, el gobierno está engañando a la ciudadanía haciéndole creer que vamos bien, como fue el lema de campaña cuando en realidad vamos muy mal.

- A nivel departamental, ¿qué balance hace del año que pasó?
– Lamentablemente este año viene a ratificar lo que al principio de este gobierno dijimos, es un gobierno que nace con una pesada herencia de endeudamiento generada por el anterior gobierno, que generó $ 700 millones de deuda, que alegremente este gobierno llevó la deuda probablemente cuando veamos la cifra de este 2018, a otros $ 700 millones más, vamos a estar debiendo el doble de lo que debíamos, y que fruto de no haber hecho ninguna previsión y de cometer los mismos errores que la anterior administración, esto es, llenar la administración de amigos políticos, lo que está pasando es que no está pudiendo pagar las cuentas. Ya hay un importante atraso con los proveedores, de nuevo lo mismo que ocurrió en el período anterior.
Cuesta creer que tropecemos de nuevo con la misma piedra, ratificando que finalmente somos Hombres, lamentablemente Hombres bobos. Entendámonos, estamos haciendo bobadas. Pero bueno, me imagino va a haber un empuje de algo con el pago contado en enero y febrero del año que viene, y después la intendencia va a navegar tratando en base a publicidad mostrar cosas que en realidad van a ser pintadas de cara más que obras.

- ¿Qué departamento y qué país desearía dejarle a sus hijos?
– Quiero dejarle un país a mis hijos que primero sepa qué clase de país es. Somos un país básicamente productor de alimentos, al que le tenemos que aplicar toda la tecnología moderna, tenemos que ser modernos productores de alimentos, porque eso es lo que nos va a permitir multiplicar la producción, pero no podemos estar yendo para adelante y para atrás, no podemos dejar de reconocer que la posibilidad de producir más alimentos es con el agua, pero cuando hacemos una ley para tratar de manejar adecuadamente esa agua, lo primero que hacemos es cuestionarla y querer derogarla. Tenemos que apuntar al progreso tecnológico, y eso requiere el manejo del agua, con toda la tecnología moderna para que nos permita tener un recurso que es renovable pero que debe ser sustentable. Y existe la tecnología y la ciencia para ello, hay que aplicarla. Ese es un país moderno, al que además le tenemos que agregar mejorando todos los servicios, el turismo esencialmente, que es un fenómeno natural que también tiene el país muy relevante. Y tenemos que agregarle además ciencia, y eso es necesariamente conocimiento, pero estamos fracasando absolutamente porque la ciencia hoy gira sobre cuatro materias, que son biología, química, física y matemáticas, y en esas cuatro materias Uruguay es un fracaso rotundo, desde la Primaria, Secundaria y la universidad. Mientras no corrijamos eso, no va a haber desarrollo importante en calidad de empleo y de trabajo.
Tiene que ser el desvelo nacional el corregir cómo estamos educando a nuestros hijos, lo estamos haciendo muy mal, de espaldas a lo que es el mundo y el futuro. Eso es imperdonable, debe corregirse, de manera que mi país pasa por conservar, mantener y crecer con lo que realmente tenemos de base que es la producción nacional, y agregarle el conocimiento que arranca en una transformación profunda en la escuela y en el liceo.








  • Otras Noticias...