Alejandro Albano

Alejandro (28), abrió la carnicería “Vizconde” el 17 de octubre del año pasado. Se encuentra en 1° de Mayo 440, y según nos cuenta, se ha logrado mantener un crecimiento constante en las ventas.
- ¿Por qué “Vizconde”?
– Primero que nada, es un título nobiliario, surge por querer darle la importancia a la carne, a la tradición, dándole un nombre de la realeza que inspire calidad y la debida trascendencia.Alejandro Albano
- ¿La realeza en este caso sería la carne?
– Claro, la carne. Entonces buscábamos darle una importancia nobiliaria a la carne, con producción propia, y así le damos cierto toque de abolengo. Evaluamos otros posibles nombres pero quedó “Vizconde”.
- ¿Cómo surgió la idea de poner la carnicería?
– Con mi familia somos productores agropecuarios de tres generaciones, y la idea era ofrecer nuestra carne, que consideramos muy buena porque la conocemos ya que la criamos nosotros mismos. Yo contaba con disponibilidad de tiempo, entonces decidimos abrirla.
- Tuviste que tomar la decisión de convertirte en empresario, en tiempos que no son fáciles, menos para el campo, ¿cómo te animaste a dar ese paso?
– Es complicado, porque venía del extranjero, donde estuve un tiempo, y cuando volví tenía claro que tenía que hacer algo propio o volver a viajar. Por temas familiares tuve que quedarme, y ahí decidí a emprender. Considero, por la experiencia de amigos que también han vuelto del extranjero y abrieron un negocio, y que no les fue mal, me pareció entonces que con nuevas ideas sobre ciertos rubros que eran clásicos, brindando más servicios o cosas distintas, el público estaría acompañando esta empresa.
- ¿Ese tirarse a la piscina sin saber si hay agua es parte de ser emprendedor?
– Sí, por supuesto. Da miedo a veces porque hablamos de sumas de dinero bastante grande, la inversión es fuerte y no sabés si va a andar. Yo hice la inversión en partes, primero hice la inversión inmobiliaria, que es el local en sí, que es parte de mi empresa. Entonces al ser en tres partes, se reduce el riesgo. Si me va mal en la carnicería, bueno, en realidad hice una inversión inmobiliaria y la puedo luego usar para otra cosa o alquilarla. Otra parte de la empresa es la maquinaria, y luego la parte de carne. Entonces, si separamos el riesgo, es factible tirarse a la pileta.
- Quien viene a llevarse el asado también puede llevarse la leña y el vino…
– La idea que proponemos es brindar un servicio integral, con las papitas, el vino, el copetín, aceite, algún pan, galletitas, refrescos. Acá consigue todo lo que necesita. Hemos tenido el crecimiento que esperábamos con buena respuesta de la gente. Cada mes que pasaba íbamos subiendo un 30% nuestras ventas, y en este invierno llegamos al objetivo que nos habíamos puesto.
- ¿Cómo te ves en el futuro?
– Trabajando acá, pero sabiendo que “Vizconde” es un escalón para otras cosas. En realidad soy chef, y tengo la idea de poder trabajar en cualquier parte del mundo y quizás más adelante me vea realizando alguna propuesta gastronómica.