Apuntes en borrador

AL MAL TIEMPO. En materia protocolar, andamos a los tumbos. Un día se decide inéditamente suspender el acto patriótico del 18 de Julio por el anuncio meteorológico de que esa sería una mañana muy fría, lo que fue noticia a nivel nacional. Luego nos enteramos que terminó inspirando al presidente Tabaré Vázquez, quien por anuncios de lluvia suspendió el acto patriótico en La Piedra Alta de La Florida.

Luego en Salto se recuerda los 20 años de creación de la Bandera que identifica al departamento. Tanto el Ejecutivo como el Legislativo Departamental realizaron sentidos homenajes a quien tuvo la idea, el ex intendente Malaquina, y a quien ganó el concurso, Carlos Etchevers. Acá todos aplaudimos mientras los políticos se anotaban un poroto.

Tres semanas después, nos olvidamos de la bandera y del himno de Salto en el acto patriótico en Plaza Artigas el pasado viernes. Esto fue objeto de observación por algunas almas inquietas que en su legítimo derecho entendieron que se trataba de una falta de respeto a nuestros símbolos locales.

***

BUENA CARA. De todas formas, más allá de las diferencias y yerros varios (comentamos solo aquellos que han sido notorios y ampliamente publicitados, seguramente estaremos omitiendo otros, como cuando un sábado a la mañana pudo verse en la puerta de la Intendencia el Pabellón Patrio colgado en el asta al revés), preferimos poner el énfasis en una nota distinta.

En el acto del Día de la Independencia realizado en Plaza Artigas, la parte oratoria estuvo distribuida entre el Ejecutivo y el Legislativo Departamental, haciendo uso de la palabra sus principales representantes.

En una acción que destacamos como muy madura política e institucionalmente, primero habló el presidente de la Junta Departamental, el edil Alberto Villas Boas, y posteriormente hizo lo propio el intendente Andrés Lima.

Esta imagen no deja de ser una foto del buen momento que las relaciones entre ambos Poderes Departamentales mantienen, máxime tomando en cuenta que se trata de personas pertenecientes a distintas filas partidarias. De todas formas, bienvenido sea.

Esto demuestra que la convivencia pacífica es posible, más allá de las claras diferencias políticas que hay entre ambos representantes del pueblo elegidos por distintos partidos.

***

NOSTALGIA. Las normas han sido hechas para que sean cumplidas. Quienes tenían pensado organizar una movida bailable en la “Noche de la Nostalgia”, sabían de antemano que debía tramitar determinados permisos ante diversas oficinas públicas (Policía, bomberos, Intendencia) y que para ello había plazos que había que respetar.

Quienes cumplieron con la normativa, pudieron trabajar sin inconvenientes. Quienes quisieron abusar de la “viveza criolla” ahorrándose el papeleo y alguna tasa, no pueden lamentarse de haber tenido complicaciones que ellos mismos se buscaron.

La actuación de las autoridades en ese sentido es de destacar, porque si se actuaba de forma permisiva, se estaría tolerando una competencia desleal contra aquellos empresarios que se tomaron la molestia de hacer todos los trámites en tiempo y forma. Bien entonces por quienes hicieron las cosas bien y pudieron trabajar sin ninguna complicación.

LEONARDO SILVA







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...