- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Apuntes en borrador

NUEVA ERA. Vivimos en la era digital. Ni mejor ni peor que la anterior, distinta. Esto digo porque enseguida comienzan las comparaciones y volvemos a aquello de que “los muchachos de antes no usaban gomina”, como si eso fuera mejor que lo actual, sin entender que la evolución marca etapas distintas en el devenir de la Humanidad.

Si no podemos cambiar la realidad, comencemos entonces por adaptarnos a estos nuevos aires, sin más resistencia que lo normal, sin exagerar.

La era digital nos permite mejorar las comunicaciones y acercarnos aún más con aquellos seres queridos que viven lejos, sea a través de una video llamada del WhatsApp o algún otro sistema. Incluso los correos electrónicos ya casi han perdido vigencia, salvo cuando se trata de compartir archivos con documentos o con algún formato más pesado en audios o videos.

La era digital vino de la mano de la globalización, ¿o fue al revés? En fin, poco importa. Lo cierto es que hoy se debate sobre las fortalezas y debilidades de vivir en un mundo globalizado, donde las fronteras se diluyen por el acceso digitalmente a la información.

A veces me siento como el náufrago que flota en un trozo de madera en medio del océano, rodeado de tiburones y delfines. Ese océano es la información que fluye permanentemente y que nos rodea y ahoga, siempre y cuando no sepamos nadar, y que viene con cosas malas y buenas, tiburones y delfines.

Este mundo digital es tan peligroso como lo permitamos. Para eso tenemos que estar preparados para saber convivir. Algunos que han descubierto las redes sociales piensan que su función no es la socialización sino lo contrario, la destrucción, sea por envidia o por resentimiento. Son los que suelen atacar a otras personas o grupo de personas sin siquiera animarse a dar la cara, es ahí cuando surgen los perfiles truchos de los usuarios.

Entonces critican todo y a todos, tratando de ponerse por encima de los demás. No será así como una persona se destaque en la sociedad, por el contrario, eso conduce al aislamiento, es una conducta totalmente antinatural porque por esencia, los seres humanos necesitamos comunicarnos y convivir. Pero los menos, por suerte, suelen ser factores patológicos de nuestra sociedad que ahora tienen a su alcance una herramienta que los expone y los hace visibles.

Pero esto es ver el vaso medio vacío, aquello negativo que viene con esta era digital. Solo lo mencionamos para que quede constancia que tenemos plena conciencia de la existencia de esos seres oscuros, que por cierto, han convivido entre nosotros desde siempre.

Preferimos poner énfasis con suma energía en los aspectos positivos de esta nueva era, a la que aún nos estamos adaptando y transformando, con la permanente llegada de nuevas tecnologías que nos permiten tener aún mayor información.

Porque la digitalización de la información nos permite tener acceso a ella, y la información es poder, y si el poder se distribuye entre todos, termina por contribuir en la democratización del sistema.

Información y acceso al pensamiento de los nuevos pensadores de esta época y la de los pensadores de todos los tiempos es buena cosa. Lo que luego hagamos con todo esto, será nuestra entera responsabilidad, no la de los instrumentos tecnológicos, sino de nosotros. Por lo que debemos prepararnos para saber qué hacer con tanta información, algo sobre lo que aún, no hemos tomado la debida conciencia.

LEONARDO SILVA