- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Apuntes en borrador

IDO. El pasado jueves justamente escribimos en nuestra columna de opinión en EL PUEBLO sobre la encrucijada que debía enfrentar colectivamente el Frente Amplio como fuerza política y la personal que tenía el vicepresidente Raúl Sendic.

Finalmente pasó lo más sano para el partido de gobierno y sorpresivamente, el vicepresidente Sendic tuvo un gesto que buscó ser el menos dañino para su fuerza política, la misma que lo estaba enjuiciando por cuestiones éticas.

También dijimos en aquella columna de opinión que el FA había manejado muy mal esta situación, que termina sacrificando a una pieza que pudo haber tenido un papel preponderante en las elecciones de 2019. Ya que la pieza de ajedrez se sacrificó por el equipo, no tenía sentido continuar golpeando en el piso al ya caído Sendic.

Recordemos que también escribimos que Sendic no es ninguna víctima, ni de Atlanta ni de sus actos. Él y solo él debía hacerse cargo y responsable de los mismos. Ahora bien, ¿renunciar a su cargo de vicepresidente de la República por haber gastado unos dólares de más en gastos personales en una tarjeta corporativa de ANCAP? O lo que aún resultó más, según sus escuderos, el senador Leonardo De León y el diputado Felipe Carballo, quienes dieron notas a todos los medios hasta última hora del viernes anunciando que Sendic concurriría al día siguiente al Plenario Nacional del FA a defenderse y a probar que todo lo que se decía de él era mentira, en una vuelta de tuerca digna de una película de Hitchcock, termina renunciando, sorprendiendo a todos.

No me chupo el dedo. Algo pasó y de eso nadie dirá nada, pero está claro que algo ocurrió en las horas previas a la comparecencia del vicepresidente al Plenario partidario que lo hizo cambiar de posición y tomó la drástica decisión de renunciar.

¿Fue una salida negociada al más alto nivel? Es posible, ¿por qué? Porque la declaración final del Plenario Nacional fue demasiado suave a lo que era el borrador primigenio, donde hasta se pensaba suspenderlo como candidato en 2019, por decir lo menos, y a lo último, salió algo bastante edulcorado, algo que el mismo Sendic pretendía, una declaración que no lo comprometiera judicialmente, donde sus propios compañeros hablaban de la comisión de varios delitos, lo que ha llevado a que medios extranjeros titulasen que Sendic se fue por denuncias de corrupción en su contra.

Así que finalmente, aquellos impolutos que ajusticiaron en la plaza pública al propio Sendic, terminaron sosteniendo que Sendic era un buen tipo. Ahora bien, el precio que debió pagar Sendic por esa declaración fue demasiado alto. Ya no solo porque pasó a la historia por ser el primer vicepresidente que renuncia a su cargo en Uruguay, sino que además pierde sus fueros y allana el trabajo de la Justicia llegada la hora de dictar un procesamiento, en caso que la causa judicial lo amerite.

***

LUCÍA. ¿Quién suplirá en su cargo ahora a Sendic? ¿Qué dice en ese sentido la Constitución de la República? La Constitución no prevé el caso de renuncia, pero sí de vacancia temporal o definitiva (los constituyentes jamás se imaginaron el Uruguay de 2017, fueron más cautos y pensaron en cuestiones de salud o de muerte, nunca de un escándalo de estas proporciones. A decir verdad, supongo que ni siquiera a los genios de Dumas, Shakespeare o Migré se les hubiese podido ocurrir algo semejante).

La Constitución establece que en este caso quien deberá asumir la presidencia de la Asamblea General es “el Senador primer titular de la lista más votada del partido político por el cual fueron electos” el presidente y el vicepresidente. Como el senador Mujica fue presidente en el período pasado y aún no pasaron 5 años, quien asumirá será la senadora Topolansky… casualmente. Así que Atlanta no estaba tan lejos.

LEONARDO SILVA