Apuntes en borrador

EN ORDEN. Era el domingo de Pascuas de 1987 cuando el presidente argentino Raúl Alfonsín, tras negociar personalmente con los “militares sediciosos” que se habían levantado contra las instituciones democráticas y que se encontraban acuartelados en Campo de Mayo, se dirigió a los miles de argentinos que se encontraban esperándolo en Plaza de Mayo para desearles felices pascuas y que podían retornar tranquilos a sus hogares para besar a sus hijos ya que la casa estaba en orden.

Esos días no nos desprendimos de la televisión, la que hizo una cobertura exhaustiva, por la que pudimos ver en vivo las idas y vueltas que tuvieron que vivir nuestros hermanos argentinos, siempre con el fantasma que revoloteaba en nuestro país, en el año que se realizaba la recolección de firmas para activar un referéndum que derogase la ley de caducidad de la pretensión punitiva del Estado, que en su momento fue una especie de amnistía a los militares que habían participado de la dictadura.

La comparación de estos hechos históricos nada tienen que ver con lo acontecido recientemente en nuestro país, salvo por la frase de Alfonsín que quedó colgada en los anales de la historia universal, “la casa está en orden”.

Es así que tras la renuncia del vicepresidente Raúl Sendic y la asunción en ese cargo de la senadora Lucía Topolansky, quien posteriormente asumió la presidencia de la República tras el viaje del presidente Tabaré Vázquez a los Estados Unidos, podemos decir que “la casa está en orden” y que acá no ha pasado nada, al menos en el terreno institucional.

Si bien reconocemos que no hubo en ningún momento crisis institucional, pues todo se llevó de acuerdo a lo que establece nuestra Constitución de la República, la crisis política galopante que hay en la fuerza política de gobierno es más que evidente.

Paralelamente, está la predilección de la oposición a aparecer más en la televisión y en programas radiales que en sus propias oficinas. Aquí la crisis es generalizada, oficialismo y oposición se esmeran cada día para que la gente les vaya retirando su apoyo, lo que comienza a atentar directamente contra la legitimidad ya no solo de los cargos que representan, sino del sistema mismo. Esto, sin duda, más temprano que tarde podría derivar en una crisis institucional, de la que todos seríamos responsables, por acción u omisión.

***

ORDENA 2. Esta semana el Frente Amplio no se sacó una astilla con la imagen de Sendic, simplemente la trasladó de lugar, porque Sendic sigue siendo noticia, ya sea por sus causas judiciales, que ahora deberá enfrentar desde el llano y sin fueros parlamentarios, o porque ya comenzó su campaña para ser candidato en 2019.

La astilla sigue estando ahí, y al gobierno le sirve que así sea porque los medios y la oposición tienen en qué distraerse, mientras nadie habla de los problemas del país. Por eso Sendic no fue suspendido en el Plenario Nacional del FA y seguirá estando en la agenda política, en tanto y cuanto al gobierno le sirva.

Pero el otro motivo para festejar que tiene el partido de gobierno pasa por la recuperación de la mayoría parlamentaria al haber renunciado este jueves el diputado Gonzalo Mujica. Así que por lo de Sendic y por lo de Mujica (destacados apellidos que estas personas no honran), tuve una epifanía recordando aquella semana de turismo de 1987 cuando el presidente Alfonsín sentenció que “la casa está en orden”.

LEONARDO SILVA







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...