Apuntes en borrador

2018. Es muy posible que este martes la selección uruguaya de fútbol clasifique al Mundial de Rusia del año que viene, y que entonces todo sea motivo de fiesta y de discusión de cómo armar el seleccionado para no volver a fracasar, como ocurrió en el mundial de Brasil, porque festejar un cuarto puesto tras tantos fracasos en mundiales anteriores al de Sudáfrica estuvo bueno, sobre todo por la manera en que se llegó hasta esa posición, con la clásica garra charrúa y buen fútbol, algo raro de ver en estos años.

Todo lo cual faltó sin aviso en Brasil, por lo que aspiramos a que retorne en Rusia, lo que podría ocurrir de acuerdo a cómo se ha dado esta eliminatoria, que por raro y extraño que parezca, no recuerdo que Uruguay clasifique de esta forma, llegando a la última fecha clasificatoria en el segundo lugar de la tabla.

Nuestro eterno lugar en esta oportunidad se lo dejamos a los queridos hermanos argentinos, que a diferencia de nuestro país, están desesperados buscando algo de mística o de garra para enfrentar de visita a Ecuador en la tan temida altura.

He de confesar que si la historia se volvía a repetir y era Uruguay el que quedaba en el lugar de Argentina, no tenía duda que mañana le ganábamos a Ecuador. No se trata de una cuestión de fe a la garra charrúa, pero algo de eso es. Ustedes me entienden.

Pero bueno, por un tiempo dejaremos de hablar de los problemas del país y el de cada uno para estar en un estado de éxtasis que nos da esa alegría innata en cada uruguayo cuando la selección alcanza un buen objetivo deportivo.

***

2030. Nuestra clase gobernante ha aprendido leyendo algo de historia y literatura clásica, recordando en este caso al poeta romano Juvenal, cuando en una de sus sátiras proclama el famoso “panem et circenses”, como forma de mantener a cada ciudadano ocupado en el entretenimiento, que en este caso lo da el deporte por excelencia en el Río de la Plata, el fútbol.

Es así que los gobernantes de Argentina, Uruguay y el convidado de piedra de Paraguay, acaban de lanzar la postulación de esta alianza tripartita para organizar el Mundial de 2030, cuando se cumpla el centenario de esta justa deportiva mundialista.

Mientras Argentina se encuentra en pleno proceso electoral, el que en unos días dirimirá y también a punto de quedar eliminado de Rusia, Uruguay está aún en una tormenta ética y política sin precedentes tanto en el partido de gobierno como en la oposición, que le costó al Frente Amplio la renuncia del vicepresidente de la República y al Partido Nacional, tener a un intendente muy comprometido con la Justicia. Y con las disculpas del caso, de Paraguay no hay nada para comentar o que a alguien realmente le interese.

Así que nada, nos aseguramos el circo por un buen rato, y como alguien dijo, ¿y el pan? Dios proveerá. Aunque esperemos una respuesta más terrenal porque los milagros están tardando un poco más en llegar.

***

MIENTRAS tanto en Salto, los misiles pasan bajito rumbo a objetivos predeterminados por nuestra clase política. La ética parece ser un tema recurrente, aunque no excluyente en diversos ámbitos, donde la política sede su exclusividad al terreno sindical, cuando notoriamente algunos dirigentes sindicales erran la brújula y pretenden inmiscuirse en temas partidarios y de gobierno, como si alguien los hubiese elegido para eso. “Mientras la vida va” (Eleazar Silva dixit).

LEONARDO SILVA







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...