Apuntes en borrador

GOLPEADA. En una muy buena crónica de la periodista Paula Barquet de lo que sucedió durante el mes de marzo en nuestra ciudad bajo el título “Salto, la ciudad golpeada”, volvimos a ser noticia en los medios capitalinos, no por algo bueno.

En este caso, desde el diario El País, se recuerda que “las rapiñas se dispararon, los narcos tomaron los barrios, la Policía se confiesa sorprendida y, tras un mes de marzo con cuatro muertes violentas, Salto se pregunta en qué momento perdió la paz. Aún sin explicaciones certeras, intentan frenar un fenómeno desconocido”.

Agregando inmediatamente que “Salto se siente hervir. Se siente mutar, como víctima de un destino inexorable, de una sociedad tranquila y controlada a una violentada e indefensa. Sus habitantes se desesperan ante los titulares que cada semana la ponen en agenda por noticias de las que no quieren ser protagonistas. Se preguntan cuándo pasaron a integrar esta trama. Ya no se reconocen habitantes de su tierra”.

“Si tuviéramos que ponerle un comienzo a esta historia sería en octubre o noviembre, cuando los comerciantes del Centro de la ciudad empezaron a percibir ‘un malón de delincuentes’ tomando sus negocios, en palabras del presidente del Centro Comercial e Industrial de Salto, Nicolás Sant’Anna. O podría ser antes, cuando el jefe de Policía de Salto, Oldemar Avero, un hombre nacido en Pando y con experiencia en varios departamentos, confesó a unos pocos que estaba advertido de que Salto sería un destino ‘complicado’, pero no pensaba que tanto”.

Lo cierto es que algo nos pasó como sociedad, porque si bien alguien se animó a adelantar a modo de diagnóstico que vivimos en una sociedad complicada, nada pudo prepararnos para lo que venimos viviendo concretamente desde el mes de octubre del año pasado, donde el delito tomó las calles, y más allá del esfuerzo policial, que se nota, no ha podido detenerse. Muy por el contrario, en algún caso hasta parece recrudecer cuando se trata de contabilizar las vidas perdidas.

Lo que preocupa es la mirada de nuestras autoridades departamentales, que también consta en la misma nota. Ahí el secretario general de la comuna sostiene que “lo vivido en marzo puede haber sido una confluencia casual de fenómenos, pero no reniega de la inseguridad”. Por su parte, la directora de Género y Generaciones dijo que “trabaja mucho y en silencio”, eufemismo de patear la pelota para adelante mientras se espera que esa “confluencia casual de fenómenos”, de la que habla Bochia, desaparezca sola.

Parece que no se toman el problema en serio. Así será difícil trabajar para encontrar una solución cuando se niega el problema que todos ven, menos ellos.

***

DESCONFIANZA. Resulta difícil de creer que cuando las principales encuestadoras del país, entre las que se encuentra Cifra y Equipos, registran que la desaprobación a la gestión del presidente Tabaré Vázquez ha llegado a un máximo histórico, una encuestadora local diga exactamente lo contrario, vaya uno a saber con qué raro propósito. Casualmente a otro que le da un porcentaje abultado y positivo en su popularidad, casi en los mismos parámetros que a Vázquez, es al intendente Lima.

“La consultora Equipos ubica la desaprobación de los ciudadanos en 48% mientras que la aprobación apenas alcanza al 25%. La otra encuestadora, Cifra, indica la desaprobación en 50% y la aprobación en 27%” (El País, 21.3.18). La medición salteña da exactamente lo contrario. Toda una paradoja.

LEONARDO SILVA







El tiempo

Ediciones anteriores

julio 2018
L M X J V S D
« jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

  • Otras Noticias...