Apuntes en borrador

MICRO. Hay gente que pasa sumergida en los microclimas generados en las redes sociales, pareciera que no hay vida fuera de Facebook o del Twitter o de Instagram o del WhatsApp, y que si tenemos que decir algo a los demás, en vez de reunirnos como se hacía antes, directamente se anuncia en las redes… ¡Cuánta fragilidad!

Eso lleva a que las personas que bucean en las redes sociales tratando de encontrar la vida que han perdido en el mundo real, se hayan convertido en personas hipersensibles, donde una coma o un acento mal puesto, inmediatamente da lugar a interpretaciones distintas de lo que se intentó decir, llevando a exagerados conflictos de personas que han llegado a pelearse por un mala interpretación de lo que se escribe.

Luego está la gente que se desinhibe y se envalentona en las redes sociales y escribe o dice cosas que nunca las diría a la cara de otra persona. Ya no se trata de un tema de educación. Es algo mucho más complejo y que daría para varias horas de psicoanálisis.

Otros se desinhiben porque crean un perfil falso ya pensando en cometer malas acciones, algunas incluso hasta delictivas (fraudes o injurias).

Lo cierto es que ya lo dijo Joaquín Sabina, y parafraseándolo bien podríamos decir que “el mundo era mucho más ancho que” las redes sociales, porque es cierto, hay vida fuera de las redes sociales, y no es una vida virtual, quizás por eso es que la gente que vive en las redes sociales trata de vivir una ficción, donde sin ningún tipo de atadura, vive su vida virtual, que incluso suele ser más interesante que la vida que vive en el mundo real.

Esa ficción nos aleja de los afectos y de nuestra propia humanidad. Vivimos pendientes de las redes sociales y no podemos estar sin nuestra dosis diaria de horas de conexión. Ya en el Viejo Mundo se han dado cuenta del tiempo que les hace perder y que eso atenta directamente en su productividad laboral y hasta social, por lo que de a poco se están desenchufando y dejando de lado a las redes sociales, tratando de desintoxicarse de ese microclima enajenante.

***

PERSPECTIVAS. Hace unos años, debí cubrir una conferencia para EL PUEBLO referida a la utilización de las redes sociales para hacer mejores negocios. Allí se dijo que había 22 mil salteños conectados en Facebook, que sin duda, es la red social más popular.

Por más que se siga una proyección exponencial para tratar de conocer cuántos usan hoy Facebook, participar de las redes sociales quedará siempre reducido a un número reducido de habitantes. Lo siniestro pasa porque si bien se sabe eso, hay gobernantes que basan sus decisiones según cuál sea la opinión que se vierta en ellas.

Eso incluso se ha visto en Salto, y cada vez más insistentemente, lo que realmente debe preocuparnos.

Pero si sabemos que se trata de la opinión de una minoría que ni siquiera es representativa del real sentir de nuestra sociedad, ¿no se debería relativizar lo que en las redes sociales se escribe o los sentimientos que despierta?

LEONARDO SILVA







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...