- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Apuntes en borrador

DOLOR. Intenso, profundo, desde el alma… fue el que sentí (y lo escribo en primera persona) cuando leí en los diarios capitalinos del atroz ataque que una persona mayor acometió contra dos niños en una escuela.

Pero a decir verdad, no sé qué dolió más, si el ataque sexual de este execrable sujeto o la indiferencia de las autoridades escolares, fundamentalmente de esa maestra que pese a la insistente denuncia de uno de los niños atacados, siguió dando su clase como si tal cosa, lo que permitió que el atacante pudiese cumplir con la aberrante acción.

No encuentro palabras adecuadas para describir en este espacio la gama de sensaciones encontradas y que en algunos extremos radicalizados se han expresados en las redes sociales, sumado a la decisión de la Justicia de declarar inimputable a una persona que con total conciencia “encontró” una túnica tirada en un basurero cercano a la escuela, se vistió con ella haciéndose pasar por un escolar sin que nadie se percatase de la presencia de un extraño disfrazado y atacar a dos niños, lográndose escapar uno de ellos corriendo a pedir infructuosamente ayuda a la maestra.

El niño abusado quedará psicológicamente dañado de por vida y su futuro será de aquí en más, incierto.

***

VIRALES. Por otro lado, tremendas y salvajes peleas entre liceales son alentadas y filmadas por sus propios compañeros, colgándose en las redes sociales con total impunidad convirtiéndose rápidamente en virales.

Pareciera que a quienes se pelean les da cierto estatus entre sus pares. Claramente el diálogo ha sido dejado de lado como forma de resolver conflictos entre los jóvenes. La suma de adrenalina y hormonas en nuestros jóvenes son una combinación explosiva, y se nota en los videos, que se golpean de tal forma que pareciera que más que darle una lección, los golpes dados en zonas tan sensibles y frágiles pareciera que buscan la muerte del contrincante.

Ante esto, las autoridades de Secundaria salieron en un informativo televisivo local relativizando lo sucedido, diciendo que este tipo de situaciones pasan seguido y salvando su responsabilidad diciendo que estas agresiones pasan siempre afuera de los centros de estudios, dando a entender que como el tema llegó a los medios, bueno, algo tratarían de hacer.

***

EMPLAZAR. No dejó de verse un video y enseguida apareció otro con una tremenda pelea donde nuevamente las protagonistas fueron dos chiquilinas, que se dieron tremenda paliza a pocos metros de la Jefatura de Policía, en la zona de baños de la plaza.

Estas situaciones nos emplaza a todos como sociedad. Preocupa realmente la ausencia de las autoridades de la Educación tanto en una violación perpetrada dentro de una escuela a un niño como esta violencia inusitada entre nuestros adolescentes, algunos de ellos ya con antecedentes de actitudes violentas.

También preocupa el mensaje que la Justicia dio en el caso de violación y la falta del cumplimiento de algunos padres en el ejercicio de su patria potestad. No es un tema sencillo de encarar, pero la preocupación mayor pasa porque nos deja la sensación que nada se está haciendo para prevenir que esto siga.

LEONARDO SILVA