Apuntes en borrador

CHOLULEZ. La palabra “cholulo” es un adjetivo de origen argentino, que forma parte de la forma en la que nos expresamos cuando se habla de quien “manifiesta un interés o admiración desmedida por la gente del ambiente artístico”, a lo que podríamos agregar, en un concepto más vasto, a todas aquellas personas que nos merecen excesiva admiración.

En ese concepto más amplio entonces, ya no solo podemos incluir a gente del espectáculo sino que podemos tranquilamente hablar de toda aquella persona o grupo de la sociedad por la que tenemos una desmedida admiración.

De todas formas, es un contrasentido que los uruguayos pasemos hablando de las virtudes de nuestro sistema republicano y democrático de gobierno y luego, la gran mayoría esté pendiente del último casamiento de la corona británica, viendo hasta con admiración la cantidad de personajes que participaron de la misma.

Múltiples coberturas de todos los medios de comunicación sin excepción, permitieron tener una variedad de formas de ver el casamiento del príncipe Harry y de Meghan Markle, como si se tratara de una película romántica producida por Disney.

Por unos minutos pudimos dejar de hablar del mundo que nos rodea, con graves problemas de empleo y de desempleo en Salto, de las intrigas palaciegas de nuestros políticos y sindicalistas, de los líos entre gobierno y oposición, de la inseguridad y un largo etcétera de eternos problemas sin solución. Al menos tuvimos un respiro, por lo que no está mal ser cholulo por un día.

***

INMIGRANTES. Mucho se habla de una ola de inmigrantes que invaden a nuestro país, y que reciben mucha ayuda del gobierno. Se habla esencialmente de cubanos y de venezolanos. Se hacen seguimiento con filmaciones desde los teléfonos celulares que muestran a inmigrantes realizando compras en comercios de Montevideo y pagando con tarjetas del MIDES, y la gran pregunta que algunos comienzan a hacerse, ¿por qué estas personas son tratadas mejor que los uruguayos?

Pensando que se trataba de una exageración esa ola de inmigrantes en nuestro país, tuve que concurrir por trámites personales este viernes a Montevideo. Al ingresar a una sucursal céntrica del Banco República, solicito información a un guardia de seguridad que me habla en un acento caribeño. Comento a mi hermano, “¿era venezolano?”, “no –me responde-, cubano”.

Más tarde, caminando por la principal avenida, veo a una persona con un gorrito con los colores de la bandera venezolana sacando fotos como todo turista a unas bonitas macetas colgantes del alumbrado público.

No comparto posiciones xenófobas de mis compatriotas por entender que si personas de otros países necesitan emigrar del propio buscando un mejor futuro personal o para sus familias, está bien que los recibamos. Uruguay siempre ha sido un país que ha recibido a inmigrantes de todas partes del mundo, y tal crisol de nacionalidades también han contribuido a que nuestro país fuese en su momento un gran país.

De la misma forma en que en años oscuros para Uruguay, otros países recibieron a miles de uruguayos perseguidos por la dictadura recibiéndolos y brindándoles protección, hoy quizás sea la oportunidad de nuestro país de devolver ese gesto a quienes hoy necesitan de una mano tendida. Seamos generosos con quienes nos necesitan, seamos solidarios y comportémonos como seres humanos.

LEONARDO SILVA







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...