Apuntes en borrador

ARRANCANDONGA. Como dijera alguien, la mesa está servida. Ya hemos escrito en su momento sobre el calendario electoral que tenemos los uruguayos por delante. Eso nos debe poner contentos porque es cuando las urnas consultan al pueblo sobre el rumbo del país y del departamento en el que también vivimos. Gobernantes y pretendientes a serlo tanto a nivel nacional como local se ponen a consideración del ciudadano, quien tendrá la oportunidad, el derecho y por qué no la obligación cívica, de tomar decisiones pensando en el futuro.

Muchos dijeron, “después del mundial”. Bueno, pasó el mundial, y está claro que muchos dirigentes políticos han comenzado ya no solo a tomar definiciones sino a hacer coincidir las mismas con la acción.

Solo este viernes Salto recibió la visita de quien por diez años fuera presidente de la República, es decir, quien fuera protagonista de un tercio de la historia de este país una vez que salimos de la dictadura. Y también de alguien que pretende seguir los pasos de su bisabuelo y de su padre, tratando de llegar a la presidencia de la República por el partido político que según las encuestas, tiene importantes chances de alcanzar su meta. Y así seguirán viniendo todos.

Lo cierto es que deberíamos vivir todo este proceso electoral, que podemos afirmar con toda claridad que ya dio inicio, no solo con naturalidad sino además con alegría, porque así estamos hecho los uruguayos, bañados permanentemente con brisas –y también por alguna que otra tormenta de verano- democráticas.

Deberíamos, y lo pongo en condicional, debido a que la presencia muy activa en estos años de una nueva modalidad de comunicación como son las redes sociales, que podrían servir esencialmente para potenciar lo bueno de las personas; muy por el contrario, surge como una herramienta que la tecnología ha puesto a nuestra disposición para hacer aflorar en cada uno de nosotros nuestras miserias y más bajos instintos ciudadanos.

Las redes sociales han servido pues, para potenciar todo lo malo y descartar lo bueno que tenemos en nuestra sociedad. Porque tengamos claro, que no todo lo bueno está en el gobierno ni en los partidos de oposición, así como también debemos ser enfáticos al afirmar que no todo lo malo se encuentra en el gobierno ni en los partidos de oposición.

Hay políticos buenos y malos en todos los partidos políticos, así como habemos periodistas malos y buenos en todos los medios de comunicación. Porque no se trata ni de una cuestión ideológica ni de acuerdo al trabajo que se practique, sino a la condición humana. Para simplificarlo burdamente, quien nace bueno, morirá bueno. Quien nace mala persona, llegará un momento en que podrá mostrarse tal cual es ante la sociedad, y no porque el poder lo haya cambiado, simplemente le da la oportunidad de mostrarse. Por cierto que tenemos claro que el contexto social y humano que rodee a cada persona tendrá una influencia fundamental en la conformación de su personalidad, pero como dijimos, simplifiquemos.

Por eso, una vez más convoco desde estas páginas a nuestros queridos lectores a estar bien informados, no dejarse llevar por lo que se comenta en las redes sociales, que está comprobado que allí cerca del 95% de información que se maneja suele ser falsa. Y tratar de controlar los ánimos para así poder comenzar a disfrutar de una verdadera fiesta cívica que ya dio inicio y que terminará (para volver a empezar enseguida) con las elecciones departamentales del 10 de mayo de 2020.

LEONARDO SILVA







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...