APUNTES EN BORRADOR

VOCACIÓN. ¿Qué debemos entender por lo que es la vocación de servicio? Se habla mucho de ella, sobre todo se lo escuchamos en zafra electoral a los dirigentes políticos como tratando de explicar que lo que hacen no es por un interés personal de trascender y conseguir algún cargo a través del voto o de algún premio consuelo, sino de hacer algo por quien más lo necesita.

¿Es solo eso? ¿Hacer algo por los demás? ¿Hacer algo por aquellos que no pueden valerse por sí mismos? Entonces, ¿por qué solo se hace cada cinco años?

Se me puede responder con total justeza que no todos hacen eso y que hay quienes verdaderamente trabajan por los demás los 365 días del año durante el quinquenio, algunos incluso sin tener responsabilidades de gobierno.

Es verdad. Pero entonces, ¿qué es tener vocación de servicio? ¿Por qué algo que suena a frase hecha, a algo tan frío es tan importante?

***

AMOR. Cuando una persona ayuda a otra en una situación delicada, qué otra cosa es sino amor. Amor por los demás, con total desprendimiento. Un amor sincero, sin especulaciones de ningún tipo. Amor como sinónimo de solidaridad y de comprender el dolor de los demás.

La política debe ser eso, sin eufemismo. ¿Por qué se dedica a la política? “Por amor a lo que hago, porque mi trabajo como político consiste en ayudar a los demás en la búsqueda de soluciones”, sería una justa respuesta.

Si la persona no tiene trabajo, ayudarla de alguna forma hasta que lo consiga, sea en la búsqueda de soluciones alternativas hasta encontrar algo más permanente o algún tipo de ayuda de tipo social como la que los Estados de Bienestar deben dar, como algo transitorio.

Si la ayuda que se le brinda es un plan MIDES, por decir algo, de por vida, eso no es ni amor ni ayuda, es usar clientelísticamente a la persona necesitada para asegurarse una base electoral en busca de un proyecto personal y egoísta.

Amor es hacer el esfuerzo para que a través de una inversión legítima, se establezcan fuentes de trabajo genuinas y que por las vías que marca la ley, sea por concurso de oposición y mérito o por un sorteo que tenga las garantías de transparencia, consiga poder tener el orgullo de llevar un plato de comida a sus hijos con la dignidad de su propio esfuerzo.

Amor no es ayudar a uno o a unos pocos, es ayudar a todos a que puedan alcanzar sus metas más caras por sus propios medios, con un criterio de igualdad.

***

CONVICCIÓN. Cuando se le pregunte entonces a alguien por qué trabaja en política, si la respuesta no incluye al amor y lanza una frase políticamente correcta, decidiré como ciudadano mantener a ese político bajo la lupa, como deberíamos hacer todos.

Cuando cada día salgo a trabajar para ganarme el sueldo, lo hago por amor, por amor a mi trabajo y por amor a mi familia, a quienes me debo por sobre todas las cosas. Pero también por amor a nuestros queridos lectores, destinatarios de lo que hago y de lo que soy, periodista. Así de simple, así de claro.

LEONARDO SILVA







Recepción de Avisos Clasificados