Apuntes en borrador

BRASIL. A un pueblo no se lo lleva de un lado para otro como si fuese ganado. Quizás eso pueda pasar con un número reducido de fanáticos, pero no a todo un pueblo.

El pueblo brasilero decidió pasar de un gobierno de izquierda a uno de extrema derecha. Algo que no es nuevo, porque hemos podido apreciar situaciones similares aunque menos radicalizados en países del primer mundo, como España, Francia, Inglaterra o el propio Estados Unidos, hoy con un Trump que nada tiene que ver con otros presidentes Republicanos.

La rotación en el poder es algo sano para los países. Ahora bien, lo ocurrido ayer en Brasil, rompe con todos los esquemas al conocer lo que es el temple de quien terminará siendo electo presidente, Jair Bolsonaro.

Largos y sesudos análisis llegarán ahora tratando de desentrañar que más allá del aparato propagandístico del vencedor, fue el mismo pueblo brasilero quien tomó la decisión de cambiar, castigando finalmente al Partido de los Trabajadores (PT), quien habría perdido en la gran mayoría de los circuitos y gobernaciones.

Los pueblos se cansan y cambian. Los ciudadanos son eso, seres racionales que piensan qué van a votar y votan. Nadie es dueño de la voluntad popular, la que va y viene como se le antoja.

***

SENDIC. Aún recuerdo aquella vieja película de matiné de 1931, “Frankenstein”, con el gran Boris Karloff haciendo del monstruo, y del otro gran actor, Colin Clive personificando al doctor Víctor Frankenstein, quien al apreciar los primeros movimientos de la criatura tras recibir varias descargas eléctricas, comienza a gritar con los ojos desorbitados, “¡Está vivo! ¡Está vivo!”.

Quien pensó que el ex vicepresidente de la República, Raúl Sendic -quien debió renunciar a su cargo por denuncias de corrupción que hoy lo llevan a estar procesado por la Justicia- era un cadáver político, bueno, ayer recibió una descarga eléctrica y de adrenalina al recibir el respaldo del ex presidente José Mujica.

Al ver la foto del acto de cierre del Plenario Nacional de Delegados de la Lista 711 en “La Huella de Seregni”, instantáneamente se me vino a la mente la escena del actor británico Colin Clive. Es así que Sendic, y lo que representa, vuelve a estar en carrera.

***
SALTO. El gobierno departamental de Salto, encabezado por el intendente Andrés Lima, fue acusado por sectores del Frente Amplio de no cumplir con principios básicos de la izquierda uruguaya, dejando entrever la posibilidad de que existan algunos hechos reñidos con la ética y la legalidad.

Tras un Plenario Departamental, donde se antepuso la necesidad de mantener la unidad partidaria para trabajar todos juntos en busca de un cuarto gobierno nacional del Frente Amplio, se termina por barrer para abajo de la alfombra las denuncias y ahora parece que Lima es un buen intendente.
Ese tipo de maniobras son observados atentamente por el pueblo. Veremos entonces cómo se le explica a la gente que después de todo lo que se ha dicho en los medios contra el intendente Lima, no era tan así.

LEONARDO SILVA