Apuntes en borrador

CHARLAS. El pasado viernes participé de una charla dada por el Licenciado Christian Mirza, hablando de “Ideología, política y políticas públicas en América Latina. Uruguay en la región”, organizado por un sector político del Frente Amplio, la Agrupación Humanista “Armando Aguirre”.

Es buena cosa participar de este tipo de charlas organizada por el partido político que sea, sea de izquierda o de derecha, lo importante es escuchar, hacer preguntas, informarse como ciudadano, sacar sus propias conclusiones y reafirmar así las convicciones que se traen de antes o modificarlas tras recibir nueva información.

Siempre hay que tener la mente abierta con espíritu crítico, no solo de lo que le dicen sino de lo que uno mismo piensa. Manteniendo la racionalidad por encima de las posibles pasiones partidarias, es que uno puede crecer como una persona tolerante que se da la oportunidad de replantearse aquellas ideas que pudo haber llegado a creer que se trataban de verdades absolutas.

Pero lo cierto es que las verdades absolutas no existen, porque la verdad de las cosas se construye unificando el punto de vista de todos. Es que cada uno de nosotros tiene una pieza del rompecabezas, y entre todos podemos terminar de formar una imagen más completa y nítida sobre esa idea en cuestión.

Tener ese espíritu crítico nos permite alcanzar la autocrítica, porque sepamos desde ya que ninguno de nosotros tiene tal grado de perfección que le impida equivocarse. Somos humanos, personas, no solo que nos equivocamos permanentemente sino que además tenemos el derecho a hacerlo. Eso sí, a la par de tener el derecho a equivocarnos debemos enfrentar con hidalguía la obligación (que corre paralelamente al derecho) de saber reconocer nuestras equivocaciones y enmendar nuestros errores.

Podemos llegar a presumir que en nuestra concepción ideológica se encuentran las mejores soluciones a los problemas que aquejan a la sociedad, pero sepamos también que no son todas. El universo se completará con la visión de todos, de lo contrario, seguiremos manteniendo esa miopía que nos impide avanzar como sociedad.

***

EMERGENCIA. En un momento de su exposición, Mirza, ex funcionario del MIDES, dijo algo bastante ilustrativo, “las políticas sociales no sacan a las personas de la pobreza”, por entender que se trata de herramientas excepcionales en tiempos excepcionales que permiten que cierta persona o familia puedan sobrellevar el mal momento que les ha tocado vivir, pero eso no es otra cosa que una ayuda paliativa, la que no puede ser permanente porque lo que debería ocurrir es que llegue el momento en que esa familia pueda valerse por sus propios medios, saliendo ella misma con su propio esfuerzo del estado de pobreza en el que ha caído.

Ese fue uno de tantos momentos que Mirza ejerció su espíritu crítico y reclamó de las autoridades autocrítica para corregir aquello que se está haciendo mal. Una buena lección de honestidad intelectual que debemos reproducir en nuestra propia forma de ser, ya no solo como individuos, sino como integrantes de un colectivo llamado sociedad. Eso seguramente nos ayudará a avanzar como comunidad.

LEONARDO SILVA