Apuntes en borrador

LEGAL. Quienes nos conocen, saben que desde hace más de 20 años hemos abrazado al periodismo con un ojo crítico, con opinión, comprometiéndonos con la noticia y con la gente.
Eso nos ha llevado por todo este derrotero a decir lo que en verdad pensamos, en el acierto o en el error, porque como todos, podemos equivocarnos, pero luego, con honestidad, reconocer nuestro equívoco, pedir disculpas y seguir.

El ser críticos nos permite no solo criticar aquello que está mal sino también aplaudir lo que está bien, provenga la acción del gobierno o de la oposición, desde la izquierda o de la derecha, de arriba o de abajo, lo mismo da.

En este entendido y respecto a la no participación del intendente en la Junta Departamental ante el llamado a sala, debemos reafirmar lo que ayer escribimos en estas mismas páginas, al intendente Lima le asiste la razón constitucional prevista en el artículo 285 cuando claramente establece que “el Intendente podrá… hacerse representar por el funcionario de mayor jerarquía de la repartición respectiva…” sobre la temática por la cual fue convocado.

El intendente Lima no estaba obligado a asistir en esta ocasión.
Así que desde el punto de vista legal, el gobernante cumplió con el mandato constitucional, ya que los ediles querían saber y preguntar sobre temas específicos de la gestión municipal, cumpliendo con su también potestad constitucional de controlar al Ejecutivo, por eso envió al legislativo a los jerarcas entendidos en las materias de interés de los ediles para responder a todas las preguntas que se les quisieran formular.

Así que desde el punto de vista legal, lo ocurrido el pasado viernes no merece el menor análisis porque se cumplió con la Constitución de la República.

***

POLÍTICO. Otro es el análisis que puede hacerse de la ausencia del intendente en la Junta Departamental, el político, y es el que aparentemente prefirió hacer la oposición, al denunciar el desaire que el intendente hizo al legislativo al no asistir al llamado a sala, lo que nos hace formular la siguiente pregunta, ¿era realmente necesario que el intendente Lima estuviera presente en el llamado a sala?

Si la oposición pretendía realmente recibir información sobre la situación de la comuna en varias áreas, los jerarcas que concurrieron a la Junta podían proporcionarla. Claramente la oposición perdió una buena oportunidad de hacer preguntas y de recibir respuestas.
Poco interesaba entonces que el intendente estuviese presente.

Ocurre que la oposición al abandonar el recinto parlamentario termina confesando que en realidad lo que se buscaba era generar un hecho político adverso al gobierno departamental, más allá de las respuestas que se dieran sobre las preguntas que se hicieran.
Es como decir que la declaración de insatisfacción a las respuestas dadas por el gobierno ya estaba escrita antes de la sesión trunca del viernes.

El “desaire” del que se acusó al intendente, termina desvistiendo ante la ciudadanía una mala estrategia comunicacional de la oposición, y esa es también una visión política de lo ocurrido el viernes.

LEONARDO SILVA







El tiempo


  • Otras Noticias...