Apuntes en borrador

RECONOCIMIENTO. El viernes nos enteramos que la diputada salteña Cecilia Eguiluz fue elegida por la Bancada de Diputados de su partido político, opositor al gobierno, para que secunde a través de la primera vicepresidencia de la Cámara de Representantes a su colega frenteamplista y sanducera Cecilia Bottino, en el último año de esta Legislatura.

Es de destacar el reconocimiento que de esta forma realiza su partido, el Partido Colorado, a la legisladora salteña, lo que la constituye en ser la primera mujer salteña que llega a tan destacada función en la Cámara Baja. Agregar a esto que también ha ocupado en reiteradas oportunidades en lo que va de esta Legislatura el cargo de senadora y que fue también la primera mujer en ocupar el cargo de Secretaria General en la intendencia de Salto.

Sumar a esto que el año pasado logró culminar sus estudios en la Facultad de Derecho y obtener el título de abogada, mientras participaba de la investigadora del caso ANCAP que se llevó adelante en el Senado, contribuyendo con un aporte trascendental en “la pata salteña” de este caso que hoy está siendo investigado por el Juzgado de Crimen Organizado en la capital.

Con Eguiluz hemos tenido algunas diferencias públicas, que ella reconoce, pero esto no hace mella en saber reconocer lo meritorio de su trabajo donde una joven mujer se abre paso en una cultura machista por su propio esfuerzo.

Eguiluz será elegida este miércoles 6 en la Cámara de Representantes como su primera vicepresidente. Nuestro saludo y reconocimiento.

***

RECONOCIMIENTO 2. Por el mismo camino de reconocimiento, es de destacar a un sector político, que pone en práctica lo que dice, a diferencia del resto, incluso de su propia fuerza política, donde muchos se rasgan las vestiduras hablando de la igualdad entre el hombre y la mujer, etcétera, etcétera, etcétera, pero hasta el momento, el único sector político que ha puesto a tres mujeres al frente de ambas Cámaras parlamentarias ha sido el Movimiento de Participación Popular.

Nora Castro (2005), Ivonne Passada (2010) y ahora Cecilia Bottino han sido las únicas mujeres que han presidido en distintos períodos la Cámara de Representantes en 189 años de historia. A esto hay que sumar a la actual presidente de la Asamblea General y del Senado, la vicepresidente de la República Lucía Topolansky, quien como sabemos, llegó a dicho cargo por la renuncia de Raúl Sendic. Todas tienen en común ser del mismo sector político. ¿Casualidades o causalidades?

Más allá de las diferencias ideológicas que seguramente existirán, como debe ser porque una democracia se retroalimenta de las diferencias y no del pensamiento único, vale el reconocimiento al esfuerzo y mérito de estas mujeres que siguen escribiendo la historia de nuestro país.

Ojalá sea contagioso, pero no por una cuestión de género, sino de capacidades, o como bien dice nuestra Constitución, de sus “talentos y virtudes”.

LEONARDO SILVA