Apuntes en borrador

ESCATOLÓGICO. La política tiene cosas buenísimas, sobre todo cuando se ocupa de resolver los problemas de la gente, sentido primero y último de su existir.

Pero los malos políticos usan la política únicamente para disputarse el poder, no para mejorar la calidad de vida del pueblo, sino simplemente para ostentar el poder y buscar beneficios propios y personalísimos.

Estos últimos no temen cruzar la frontera de lo inmoral y rebajarse al fango donde se mueven con total naturalidad, como si allí hubiesen nacido. Promueven a sus escuderos, a quienes no les temblará el pulso a la hora de iniciar campañas difamatorias contra todo lo que se le pare enfrente.

Así, por ejemplo, hemos visto cómo algunos escuderos que trabajan en los medios de comunicación, han usado a una persona perturbada realizando denuncias a troche y moche contra la Universidad de la República y de esa manera, atacan por elevación la honorabilidad de figuras universitarias y políticas, así como también de toda aquella persona que ose decir con orgullo que la considera buena persona porque hace 30 años que la conoce. Algo que no puede decirse lo mismo de ciertos “escuderos” de la comunicación.

Son la misma calidad de individuos que también se despachan con insultos y acoso de la más baja calaña contra los hijos de un precandidato presidencial, como fue denunciado en las últimas horas por el comunista Oscar Andrade.

Esto es lo escatológico de la política, lo mismo que aleja a la gente de bien y lleva a que en elecciones no obligatorias apenas el 35% de los uruguayos habilitados para votar haya participado de las internas de los partidos políticos en 2014.

Insisto con lo que ya he escrito en otras oportunidades, es lo que las personas de bien tenemos que erradicar de la política. Pero solo participando es que sacaremos a las malas personas que usan a la política para beneficiarse.

Y a los que pretendan usar las redes sociales con perfiles truchos (aunque ya todos sabemos quiénes son) amenazando o denunciando desde el anonimato les digo desde esta, mi tribuna, a cara descubierta y con las manos libres de cualquier tipo de atadura, las personas de bien NO LES TENEMOS MIEDO!

***

TILO. Se vienen dando señales de que esta no será una campaña electoral igual a otras, y que el uso de las redes sociales no será para sumar sino para restar y dividir, intentando enchastrar a quien es visto como el enemigo, ya no como adversario, sin importar los daños directos y colaterales que puedan ocasionar a su alrededor. Las famosas “fakes news” (noticias falsas) ya están operando políticamente a mil.

Que se sepa que la gente ya está sobre aviso y da la espalda a ese tipo de campañas. Así que a todos, mucho tilo pa’la barra que será un año complicado.

LEONARDO SILVA