Apuntes en borrador

CLIMA. De a poco va tomando colorido la ciudad y entrando en el clima de esta fiesta cívica que ocurre cada vez que los uruguayos somos convocados a las urnas.

Las distintas columnas de la vía pública comienzan a saturarse de la cartelería con la identificación partidaria con gran despliegue de colorido. Esto se refuerza los fines de semana cuando en la mañana brigadas de militantes de todas las tiendas políticas visitan, por ejemplo, la feria dominical de Plaza de Deportes entregando folletería y conversando con los vecinos. Algo similar ocurre a la tarde en la costanera norte o a la altura del puerto, donde entre música y banderas, los militantes saltan de auto en auto ofreciendo su folletería.

Aplaudamos y respetemos con la debida tolerancia republicana que nos caracteriza a los uruguayos el despliegue de todos, que nos recuerdan que en mes y medio tendremos la primera convocatoria a las urnas con las elecciones internas de los partidos políticos, donde se estará eligiendo representantes a una convención nacional y otra departamental, así como al candidato único presidencial por partido, que en caso de no cumplir con los requisitos constitucionales, la misma deberá dirimirse en el organismo colegiado nacional electo en las internas.

Como sea, de a poco esa frialdad e indiferencia del pueblo comienza a fundirse en la calidez del clima electoral, y esa modorra en la que aún muchos se encuentran, se empieza a perder pudiendo observar que en los tres partidos políticos más importantes de nuestro país tienen internas muy interesantes y que vale la pena inmiscuirse con el voto en aquella que más nos represente. Sin dejar de observar, obviamente, a otras propuestas partidarias electorales que quizás nos hagan sentir más cómodos ideológicamente.

***

A VOTAR. Que sea esa la consigna, A VOTAR! Pero votemos a conciencia, y de esa manera, no solo respaldemos al candidato que creamos el más capacitado para gobernar el país por los próximos cinco años, sino que además estaremos dando un voto de confianza y apoyo a nuestro sistema político de gobierno, al llenarlo de legitimidad a quienes resulten electos, y que pasarán a la siguiente etapa el 27 de octubre, ya como candidatos a presidentes o al Parlamento Nacional, porque eso es lo que se votará dentro de 160 días.

Esperemos que mejore la asistencia de los ciudadanos a las urnas respecto a la anterior elección interna de junio de 2014, donde apenas se alcanzó a nivel nacional el 37% de concurrencia a votar. Cifra extremadamente baja que en caso de reiterarse, debería enviar un mensaje de preocupación a toda la clase política (porque si, es una clase más dentro de nuestra sociedad, con privilegios que los trabajadores comunes, seamos del sector privado o público, no tenemos).

Es hora también que nuestros políticos también comiencen a dar señales y ejemplos a la sociedad que logren refundar esa empatía con el pueblo que ya hace algunos años han venido perdiendo.

LEONARDO SILVA