Apuntes en borrador

¿NECESARIO? Muchos nos hemos preguntado si era necesario exhibir durante tantos días la maquinaria y vehículos comprados por esta administración municipal con deuda que terminaremos pagando más de una generación de contribuyentes pues la deuda se va al año 2031, con intereses y algún extra por habernos endeudado en Unidades Indexadas.

Algo parecido pasó en otros gobiernos. Recuerdo que en la intendencia de Fonticiella también se exhibió en Plaza de los Treinta Tres los ómnibus nuevos que compró su administración, así como también las ambulancias que recibía como donación para policlínicas del interior del departamento (algunas hasta sin equipar).

También recuerdo que en uno de los gobiernos del escribano Malaquina, si mal no recuerdo en su segundo mandato, desfilaron en una fecha patria del 25 de agosto dos barométricas nuevas de color verde que había comprado recientemente.

El común denominador de este tipo de acciones es que suele pasar en año electoral. Por eso uno no siempre entiende cuál es el límite entre la responsabilidad de mostrar a los contribuyentes qué se hace con su dinero o la vanidad del gobernante en campaña.

***

TURISMO. Los números y señales que provienen desde hace rato del sector turismo debería ser, a esta altura, de alarma y no de complacencia con las autoridades.

Los números que dieron algunos operadores privados, sumado a la soledad que se vio en la ciudad de Salto en estas vacaciones de julio deberían llamar a la reflexión al gobierno, máxime cuando hablamos de fuentes de trabajo de los salteños en tiempos de depresión y de achicamiento.

Hemos escuchado a algunos operadores privados resignados decidiendo que agradecen que algunos números sean similares a los del año pasado, “que si bien no fueron buenos, ya es una buena noticia mantenerlos”. Eso es conformismo, y esa es la principal condición para comenzar tiempos de decadencia.

Si aún se pretende ser una ciudad turística, tienen que empezar por sentarse las partes involucradas y luego de realizar una necesaria catarsis autocrítica, elaborar planes a corto, mediano y largo plazo, y que sea considerado por todos como políticas de Estado, que quien gobierne, sea quien sea, mantenga y cumpla con las metas que allí se impongan. Y claro, crucemos los dedos.

***

PROEZAS. Se cumplieron 50 años de la proeza más grande de la Humanidad, llegar a la Luna. Mientras tanto, en el presente, continuamos construyendo nuestra siguiente gran proeza global como Humanidad, destrozar el ambiente que nos permite vivir en este, por ahora, planeta azul, camino a cambiar pronto de color para pasar a ser gris, y con un paisaje bastante similar al de la Luna.

Da para pensar a veces si es cierto que somos tan inteligentes como para llegar a la Luna y destruir nuestro planeta en tan poco tiempo.

Hasta la semana que viene.

LEONARDO SILVA