Apuntes en borrador

SIGUE. Finalmente el pueblo se expresó. Más del 90% de los uruguayos consideró, por acción u omisión, que la llamada Ley Integral para Personas Trans debía mantenerse.

Otro tema refiere a que hay temas polémicos en la misma que deben seguir siendo discutidos por nuestra sociedad y tratar de mejorarla, lo que seguramente podrá ocurrir en la próxima Legislatura que asuma el 15 de febrero de 2020, cuando tengamos un Parlamento más dialoguista y donde las mayorías deban construirse paso a paso.

***

AVANCE. Por otro lado, no dejo de observar que la Ley Integral para Personas Trans si bien no es perfecta, no deja de ser un avance. Se logró visualizar a un grupo reducido de personas de nuestra sociedad altamente discriminada y donde el Estado se hace cargo reparando algunas injusticias generadas desde nuestra sociedad.

Algunas puertas se abren, pocas sí pero es un comienzo, donde algún día podamos ver brillar a nuestra Constitución con total plenitud, donde se cumpla aquel principio republicano de que todos somos iguales ante la ley y que lo único que debe diferenciar a las personas sean sus talentos y virtudes y no su género, color de piel, si es gordo o flaco, alto o petiso. Solo nuestros talentos y virtudes, que para que puedan desarrollarse de manera equitativa entre todos, el Estado debe torcer la balanza inclinándola en favor de las personas que viven en situaciones más vulnerables.

***

PARA ARRIBA. En estas semanas previas al pre referéndum se ha visto en las redes sociales argumentos de todo tipo, algunos egoístas y poco solidarios, de esos que han dicho que por qué los derechos de las personas trans deben estar por encima de los míos y cosas así, haciendo referencia a cuestiones netamente económicas.

En realidad, un Estado debe buscar atender a todas las personas por igual y generar las condiciones para que todos tengamos las mismas oportunidades. Nada se logra teniendo la actitud de emparejar para abajo diciendo que si yo no tengo derechos, que los demás tampoco lo tengan. ¿No sería más constructivo pensar positivamente y buscar emparejar para arriba, trabajando en las soluciones que mejoren su calidad de vida?

***

LO IMPORTANTE. Lo que pasó ayer en nuestro país no quiere decir que el 90% que no fuimos a las urnas estemos conformes en un todo con el contenido de la ley cuestionada, pero que entendemos –permítaseme la interpretación-, que es un avance y que podemos mejorarla, limando aquellas asperezas que generan malestar al 10% que concurrió legítimamente a las urnas.

Porque la democracia se trata de eso, de cumplir con los mandamientos provenientes de la mayoría que se expresa en forma organizada, pero también respetando por igual a las minorías circunstanciales. La democracia se construye cada día entre todos. Sigamos entonces por ese camino de libertad y respeto por la opinión de todos, mientras el mundo sigue girando.

Hasta la semana que viene.

LEONARDO SILVA