Apuntes en borrador

NOSTALGIA. Estamos a 76 días de las siguientes elecciones y sin embargo lo que mayoritariamente se conversa en las barras de amigos es de la próxima Noche de la Nostalgia que en 12 días estará entre nosotros. Las radios de FM acompañan con música de los 70, 80 y 90, aunque después en los bailes se pase poco de esa música y más de regatón, cumbias, plenas, etc., que de nostalgia tienen poco y nada.

Lo interesante es ver cómo algunos comercios del microcentro de la ciudad de a poco se ponen a tono con la nostalgia y adornan sus vidrieras con discos de vinilo de distinto tamaño y tapas de discos de más de 40 años con música de, por ejemplo, un irreconocible Sergio Denis, Los Iracundos, Richard Clayderman, Los Galos… y también con vidrieras acorde con el Día del Niño que tendremos cronológicamente antes.

***

KEMAYD. También el fútbol es tema de conversación. Pero en los últimos días se amplió la rama de los deportes, porque una salteña de 80 años se convirtió en “¡una abuela de oro!”, como la definió EL PUEBLO en su edición del sábado 10 de agosto, al haber conquistado una medalla dorada en el Campeonato Mundial Master FINA Gwangju.

Es así que Margarita Kemayd no solo que conquistó la medalla de oro sino que además bajó su marca personal en natación en aguas abiertas. Pero por sobre todas las cosas, conquistó los corazones de todos los uruguayos. Margarita es salteña, orgullo de su familia y de todos nosotros, porque ella sola con su propio esfuerzo vuelve a poner a Salto en el podio de los campeones. A ella, por su entrega y sacrificio, gracias!

***

DOMINGO. Recorriendo este domingo el microcentro en horas de la mañana, donde transitan pocos vehículos y hay lugar para estacionarse sin problemas, puede notarse que la inmensa mayoría de los comercios están cerrados. De todas maneras, logré contar cuatro comercios importantes abiertos, pero poca gente.

Entonces, ¿qué está primero? ¿El huevo o la gallina? Es decir, si queremos tener algún día un microcentro atractivo para posibles visitantes de otras tierras y que se transforme en un paseo más, ¿cómo lograr que más comercios se adhieran a la iniciativa y abran sus puertas, al menos, hasta el mediodía dominical? Porque claro, y es legítimo, la mayoría dirá que no vale la pena porque no anda nadie en el microcentro en las mañanas de domingo, porque antes se prefieren otros paseos, como ir a tomar mate a la costanera. Y con el hermoso día que hizo ayer, es más que comprensible.

Pero, se supone que la manera de que vaya gente a un lugar es porque se le ofrece algo. Pensando en voz alta (o escribiendo lo que pienso), se me ocurre la combinación entre las acciones públicas y privadas. Es así que vienen a mi memoria viejas ideas de hacer por algunas horas los fines de semana una peatonal en el microcentro, volviéndolo un paseo más para la familia, sumado a la apertura de más comercios.

Alguien podrá decir entonces que no se quiere competir con la feria dominical de Plaza de Deportes. Pero con una mirada más amplia, ¿si en vez de mirarlo como una competencia se observa como un complemento de propuestas para la gente? ¿Y si de a poco se suman actividades artísticas? ¿Y si se le pone un poco de pienso y voluntad de trabajar? Quizás así se podría comenzar a dinamizar un poco esta alicaída economía interna que tenemos.

Hasta la semana que viene.

LEONARDO SILVA