Apuntes en borrador

CREDIBILIDAD. Repasando las noticias de la semana, EL PUEBLO publicó el lunes una aclaración necesaria de unos audios que circulaban por las redes sociales y que se habían vuelto virales referidos a un operativo policial llamado “Operación Redes” en la zona cercana al Cementerio Central por la que 57 personas fueron detenidas, quedando finalmente 12 personas formalizadas por la Justicia (EL PUEBLO, lunes 19.8.19).

Sin entrar al tema de fondo sobre la veracidad de dichos audios, lo que deberá determinarse técnicamente tras la investigación administrativa que se dispuso desde el Ministerio del Interior, termina mostrando una estado de ánimo de la población –entre los que obviamente incluimos a los medios de comunicación, que difundieron dichos audios en los informativos capitalinos como veraces- que muestra a la gente propensa a creer cualquier cosa por encima de las versiones oficiales de las instituciones públicas.

No es la primera vez que audios, fotos, videos o textos que circulan por las redes sociales son tomados como ciertos cuando en realidad no son otra cosa que bromas de mal gusto o desquites o vendettas que se hacen contra alguien en particular o alguna institución.

En definitiva, se trata de un tema de credibilidad, de lo que cree y deja de creer la población. Nada más simple y complejo que eso. ¿Hasta dónde hemos llegado como sociedad que cualquier cosa que aparezca en las redes sociales tiene más credibilidad que la verdad? Qué sensibles y permeables que estamos que dudamos hasta cuando alguien como la Policía hace bien su trabajo.

Ahora bien, la sensación de alarma y de descrédito contra una institución quedó instalada. En cierta forma, también dicha institución tiene algo de mérito en ello, cuando termina siendo víctima de un robo perpetrado en su propia instalación y aún no se haya podido resolver el delito perpetuado. Entonces esos audios ya tenían la mitad del terreno ganado y la gente, en su buena fe, creyó por válido.

Qué cierto es aquello que la construcción de una buena obra puede tardar años pero que puede caer en cuestión de segundos cuando apenas un simple rumor la desdiga.

***

SESENTA. EL PUEBLO publicó en su edición del martes 20 de agosto que 60 policías están destinados a la custodia de víctimas de violencia doméstica. Eso demuestra que estamos ante un problema que el Estado aún no ha encontrado una solución de fondo y que nuestra sociedad convive con ciertos grados de violencia intolerables. Y esto es solo en Salto, si proyectamos al resto del país las cifras que se manejan son realmente alarmantes.

***
UNA BUENA. Uruguay y Chile son percibidos como los países latinoamericanos menos corruptos, mientras que en sus antípodas se encuentran Venezuela y Nicaragua, señaló un informe Transparencia Internacional, que se dice «preocupada» por la involución en la región. El Índice de Percepción de la Corrupción, que suspende el 67 % de los 183 países analizados, otorga 70 puntos a Uruguay (puesto 23) y 67 a Chile (puesto 27) sobre un máximo de cien, por los 18 y 25 de Venezuela (168) y Nicaragua (152). La tabla la lideran Dinamarca y Nueva Zelanda, con 88 y 87 (Fuente: EFE).

Hasta la semana que viene.

LEONARDO SILVA