Apuntes en borrador

SUSCEPTIBILIDADES. Quien quiera saber qué tan susceptibles estamos los uruguayos (o los salteños, para ir más directamente al grano), basta ver lo que sucedió con la noticia de un medio colega que manejó un incremento excesivo en los tributos municipales sin siquiera dudar de lo exagerado de la cifra publicada en plena campaña electoral, lo que implicaba una especie de harakiri político del intendente que va en busca de su reelección.

Es decir, por donde se mire la noticia, tenía un sabor a «carne podrida» o «cáscara de banana» que cuesta creer de qué forma cayeron todos en ese 28 de diciembre tardío, tanto periodistas como dirigentes políticos, sin darse cuenta que solo bastaba hacer una llamada telefónica para corroborar la noticia.

De todas maneras, aún no se entiende cuál fue la intención de difundir esa noticia a sabiendas que de ser falsa –como lo fue-, inmediatamente sería desmentida, jugándose el medio que lo difundió una parada bastante compleja en el terreno de la credibilidad, valor sagrado para el periodismo. Pero lo cierto es que saltaron las susceptibilidades de todos quienes, tomándose de la noticia falsa, se prestaron al circo de verano.

Lo ocurrido debe despabilarnos de este bochornoso verano y estar más atentos, que bolazos como estos andarán sobrevolando o subyacentes permanentemente en esta campaña electoral y no ser eternos inocentes de 28 de diciembres fuera de plazo.

***

CUESTIONADO. Quien en estos últimos días resultó elegido para ser protagonista de la noticia ha sido justamente el director de Hacienda de la comuna salteña, quien viene perdiendo su credibilidad. Todo comenzó al confesar que no pudo prever el salario vacacional de los funcionarios municipales que salían de licencia este enero.

Eso termina siendo un tiro a varias bandas contra el jerarca, porque así demuestra impericia en el manejo administrativo de la intendencia, nula planificación y poco poder de resolución.

Al mismo tiempo, el sindicato (que ideológicamente responde al mismo jerarca), emite un video por las redes sociales cuestionando la posibilidad del cobro del salario en los meses que están por delante, por lo que se pide una reunión urgente con el intendente buscando garantías. Quienes han sido socios naturales de la actual administración al menos en estos últimos cuatro años, hoy se desmarcan y toman distancia de lo que puede llegar a pasar, dejando en falsa escuadra las finanzas municipales, y por ende a quien las maneja.

Por eso a nadie extrañó esta semana cuando se informó por un medio colega que los tributos municipales se incrementarían este año casi al doble de la inflación, porque ahora se sabe que la intendencia de Salto necesita dinero. Paralelamente, esta semana en declaraciones en el programa «Cuarto Poder», quien asumirá la intendencia en menos de un mes, reafirmó las serias diferencias que tiene con quien dirige las finanzas comunales.

Así que ésta ha sido una semana negra para el director de Hacienda de la comuna, en cuyas manos queda la posible reelección o caída del actual gobierno departamental. Y esto que comentamos, solo pasó en los últimos siete días.

Hasta la semana que viene…

LEONARDO SILVA