Apuntes en borrador

ENERO. No descubriremos el agujero del mate si decimos que finalmente está terminando el mes más largo del año. Esta observación no solo se aprecia al ver el calendario sino esencialmente al observar el comportamiento del mercado interno. Aquí tampoco descubrimos el agujero del mate, pero vale destacarlo porque hemos logrado sobrevivir a un nuevo final del mundo, como solemos decir en las tradicionales fiestas.

Pasado el aguinaldo, al que hicimos cenizas en fuegos artificiales y regalos varios –en aquellos casos en que se hubiese tenido derecho al aguinaldo, pues existe mucha gente que vive de changas o de zafras o que en este momento se encuentra en seguro por desempleo o peor aún, directamente sin trabajo-, pasado el año nuevo y Reyes, comenzamos a convivir con días de calor insoportable por lo que hemos tenido que excedernos en el gasto energético, algo que terminaremos pagando (pero no lamentando) en unos días cuando venza la factura de la UTE.

Al ir a los supermercados a hacer la compra de la semana, también se nota que estamos llegando a fin de mes porque las playas de estacionamiento apenas tienen algunos autos, panorama que cambiará seguramente el próximo fin de semana.

***

FEBRERO. Se viene febrero, y con ello llega la alegría del carnaval, que por ser año electoral experimentará algunos cambios. Los más notorios pasarán porque se abandona la llamada “Avenida del Samba” y en uno de los desfiles se retornará a calle Uruguay, de donde nunca tuvo que haberse sacado. Pero bueno, se intentó experimentar y se erró feo.

Esperemos que en los próximos carnavales prime el sentido común y se deje de experimentar a costilla de algunos comercios que durante cuatro años perdieron su zafra (y no me preocupa particularmente el bolsillo de ningún comerciante, sino que eso redundaba en alguna changa extra para unos cuantos salteños).

Pero, además, con febrero también llega el día 29, como pasa cada cuatro años, así que las fábricas de pastas estarán de parabienes, y nosotros también.

***

CONCLUSIÓN. Carnaval, ñoquis y cambio de mando en la intendencia de Salto. Se trata de una renuncia obligada si el actual intendente pretende buscar su reelección. Así lo mandata la Constitución de la República. Por este motivo, tendremos nuevo intendente, quien ya adelantó que será un mero espectador de la contienda electoral, y que básicamente se preparará para realizar una correcta transición con quien sea electo intendente y deba asumir antes del 10 de julio.

Algunos también han definido el mes de febrero como el inicio de su campaña electoral, con lo cual dejarán de vacacionar, aunque eso nadie se los cree, lo de que hayan seguido desenchufados y de vacaciones, digo.

Así que la expectativa más grande que habrá en esta semana es que tenemos que esperar solo cuatro días para el cambio de mes. Así que dejemos que la inercia haga su trabajo y dejémonos llevar, haciendo los menos gastos posibles.

Hasta la semana que viene…

LEONARDO SILVA