Apuntes en borrador

LA NAVIDAD y sus múltiples festejos ya pasaron, y en una semana debemos (debimos, porque ya pasó gran parte de ella) prepararnos para otra importante festividad, la despedida del año viejo y la llegada del nuevo, pero despedidas de trabajo y con amigos nos han impedido preparar el cuerpito como es debido.
Lo cierto es que mientras tanto, hay quienes dejan de lado estar con sus familias en momentos tan importantes del año para cuidarnos de nuestros propios excesos. Es así que inspectores de tránsito tanto de la Intendencia como de la policía (caminera también), bomberos, médicos y auxiliares de medicina en su amplio sentido que incluye, obviamente, a los choferes de las ambulancias, a todos, prefectura (en su jurisdicción en la costa) y alguien más que pueda escapársenos, estuvieron en la pasada noche del 24-25 de guardia para prevenir cualquier siniestro que pudiese producirse.
Un éxito resultó el procedimiento de Navidad, que seguramente se repetirá para Año Nuevo. También vale decir que si de más de 200 espirometrías solo 8 dieron positivas, es una buena señal. Y que no hubiera un solo incidente o siniestro, es aún mejor. Lo que se dice, un festejo responsable.
Bien por todos pues al día siguiente nadie tuvo que ir a la Seccional a preguntar por su hijo o tener que lamentar algo peor. Se nota que de a poco vamos entendiendo que las autoridades solo colaboran, pero que la responsabilidad es nuestra. ¡Felices Fiestas y a seguir festejando que se termina el año!
***
COHETERÍA multicolor iluminó la noche del 24-25. Lo mismo ocurrirá en la medianoche del 31. Es impresionante pensar en qué pocos segundos se hace humo un aguinaldo, porque ese espectáculo nocturno no es nada barato.
Pero saliendo del terreno material, es de preocupar el maltrato voluntario o no al que sometemos a nuestras mascotas con tanto ruido. Estos simpáticos y queribles animalitos que nos acompañan y nos hacen mimos todo el año, verdaderamente sufren con esta orgía de decibeles alterados. Si a veces estas bombas o cohetes de luces nos parecen ruidosos a nosotros, imaginemos cómo ha de afectar a los perros y gatos, por citar a los más comunes, cuyos oídos son mucho más sensibles que los nuestros.
Sugerencia de amigo, consulte a su veterinario (si ya no lo ha hecho) y encuentren juntos alguna solución para que nuestros bichitos no sufran las consecuencias de nuestra exagerada alegría.
***
MOVIMIENTO importante fue el que se vivió previo a la Navidad en los distintos comercios locales, donde los salteños copamos las calles buscando y encontrando buenas ofertas.
Pero no solo el comercio formal respiró en estos días, también se notó la presencia de múltiples puestos informales con variada mercadería (parece que seguimos teniendo una frontera abierta al contrabando, pese al cero kilo y al MERCOSUR, que en esta ni pincha ni corta). Así que más de un salteño hizo su zafra, que antes que alguien se moleste y diga algo, no olvidemos que esa misma “competencia desleal” al comercio legalmente establecido, luego vuelca sus ganancias en el mercado local.
Así que en esta lógica inversa, podemos afirmar que todos ganamos, compradores y vendedores, porque todos somos parte de todo. Hasta el año que viene. ¡Feliz 2015!
LA NAVIDAD y sus múltiples festejos ya pasaron, y en una semana debemos (debimos, porque ya pasó gran parte de ella) prepararnos para otra importante festividad, la despedida del año viejo y la llegada del nuevo, pero despedidas de trabajo y con amigos nos han impedido preparar el cuerpito como es debido.
Lo cierto es que mientras tanto, hay quienes dejan de lado estar con sus familias en momentos tan importantes del año para cuidarnos de nuestros propios excesos. Es así que inspectores de tránsito tanto de la Intendencia como de la policía (caminera también), bomberos, médicos y auxiliares de medicina en su amplio sentido que incluye, obviamente, a los choferes de las ambulancias, a todos, prefectura (en su jurisdicción en la costa) y alguien más que pueda escapársenos, estuvieron en la pasada noche del 24-25 de guardia para prevenir cualquier siniestro que pudiese producirse.
Un éxito resultó el procedimiento de Navidad, que seguramente se repetirá para Año Nuevo. También vale decir que si de más de 200 espirometrías solo 8 dieron positivas, es una buena señal. Y que no hubiera un solo incidente o siniestro, es aún mejor. Lo que se dice, un festejo responsable.
Bien por todos pues al día siguiente nadie tuvo que ir a la Seccional a preguntar por su hijo o tener que lamentar algo peor. Se nota que de a poco vamos entendiendo que las autoridades solo colaboran, pero que la responsabilidad es nuestra. ¡Felices Fiestas y a seguir festejando que se termina el año!
***
COHETERÍA multicolor iluminó la noche del 24-25. Lo mismo ocurrirá en la medianoche del 31. Es impresionante pensar en qué pocos segundos se hace humo un aguinaldo, porque ese espectáculo nocturno no es nada barato.
Pero saliendo del terreno material, es de preocupar el maltrato voluntario o no al que sometemos a nuestras mascotas con tanto ruido. Estos simpáticos y queribles animalitos que nos acompañan y nos hacen mimos todo el año, verdaderamente sufren con esta orgía de decibeles alterados. Si a veces estas bombas o cohetes de luces nos parecen ruidosos a nosotros, imaginemos cómo ha de afectar a los perros y gatos, por citar a los más comunes, cuyos oídos son mucho más sensibles que los nuestros.
Sugerencia de amigo, consulte a su veterinario (si ya no lo ha hecho) y encuentren juntos alguna solución para que nuestros bichitos no sufran las consecuencias de nuestra exagerada alegría.
***
MOVIMIENTO importante fue el que se vivió previo a la Navidad en los distintos comercios locales, donde los salteños copamos las calles buscando y encontrando buenas ofertas.
Pero no solo el comercio formal respiró en estos días, también se notó la presencia de múltiples puestos informales con variada mercadería (parece que seguimos teniendo una frontera abierta al contrabando, pese al cero kilo y al MERCOSUR, que en esta ni pincha ni corta). Así que más de un salteño hizo su zafra, que antes que alguien se moleste y diga algo, no olvidemos que esa misma “competencia desleal” al comercio legalmente establecido, luego vuelca sus ganancias en el mercado local.
Así que en esta lógica inversa, podemos afirmar que todos ganamos, compradores y vendedores, porque todos somos parte de todo. Hasta el año que viene. ¡Feliz 2015!

LEONARDO SILVA