Apuntes en borrador

CORRUPCIÓN. Es muy fuerte cómo se coló este tema en la agenda política de nuestro país. Contagiados, seguramente, con las múltiples noticias que todos los días llegan de los dos gigantes que nos rodean, Argentina y Brasil, alguien dijo, ¿y en Uruguay?

Ya lo dijo el presidente Vázquez en algún momento de su primera presidencia, nadie está vacunado contra la corrupción. No se trata pues de ideología, no es que la derecha o la izquierda sean más proclives a ser corruptos. Se trata de personas y de sus acciones, no de lo que piensan en temas ideológicos.

No es como dijo alguien del gobierno departamental recientemente, “como el edil Godoy votó el presupuesto en la Junta, demostró que es un buen tipo”, y hacía un par de semanas que lo habían denunciado ante la Justicia Penal por adulterar una boleta y quedarse con dinero mal habido (apropiación indebida, hurto, en fin, la Justicia definirá cuál es el delito).

Como un connotado periodista argentino dijo, “no existe la corrupción grande y la corrupción chiquita. No importa, la corrupción es siempre corrupción”.

La semana que pasó un funcionario de particular confianza del actual gobierno denunció en las redes sociales que “alguien” cercano al gobierno le había hecho firmar un papel en blanco a una señora y que luego lo habrían rellenado poniendo su nombre en ese papel, lo que constituiría una prueba contra él. Según este funcionario, la señora ya salió en televisión advirtiendo de la maniobra.

¿Cómo debe definirse esta supuesta maniobra denunciada en las redes sociales por un funcionario del gobierno? El mismo que viene denunciando persecución de su propia fuerza política, acusado de andar cambiando cortes de rancho a cambio de votos para la interna del Frente Amplio.

De ser cierto lo denunciado por este funcionario que ingresó como cargo de particular confianza del intendente Lima -y sin dejar de lado de lo que a él se lo acusa-, se abre una pregunta tan grave como la que acabamos de referir. Pregunto, si alguien “adulteró” un papel con la firma de una señora acusando a un funcionario, ¿no habría podido también adulterar las famosas boletas de los ediles acusados en conferencia de prensa por el intendente el 9 de marzo?

Esto termina generando una “duda razonable”, como se diría en la justicia anglosajona, donde no se puede condenar a nadie cuando la misma se presenta. Sin embargo, se sabe que se están cometiendo en el gobierno situaciones irregulares, por lo menos.

Lo mejor que podría –debería- hacer el gobierno departamental, ante tanto entrevero debido a las denuncias cruzadas, es transparentar urgente su administración y dejar de andar haciendo algunas cosas reñidas ya no solo con la ley, sino también con la ética política que debe tenerse en el gobierno, de ser cierto de lo que se lo acusa.

La política no es esto, no debe ser esto… no puede serlo.

Nota: Todo lo antes escrito se encuentra a la vista de cualquiera en las redes sociales; ni siquiera se debe a investigación o especulación periodística alguna…

LEONARDO SILVA







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...