Apuntes en borrador

¿AUSTERO? Uno lo entiende, los políticos viven de su propia imagen. El problema está cuando la imagen que pretenden vender al votante no condice con la realidad. Y si se trata de copiar, menos.

A Mujica le funcionó. Siendo presidente de la República donó un importante porcentaje de su sueldo para construir viviendas para los pobres, tratando infructuosamente que su ejemplo se repitiera en otros integrantes de su gobierno cosa que los dineros que pudiesen juntarse fueren suficientes para poder dar una verdadera solución al acuciante problema habitacional que hay en el país. Donaba cerca del 80% de su sueldo.

Esta historia que recorrió el mundo, sobre que en Uruguay teníamos al presidente más austero del mundo, aparentemente se intentó repetir en Salto con nuestro intendente, hablando que apenas ganaba $40 mil por mes de sueldo y que por eso, al comprarse una bicicleta, debió pagarla en cuotas. Pucha, si hasta hubo más de uno que quiso hacer una colecta para ayudar a que nuestro intendente pudiese llegar a fin de mes.

Lo cierto es que quien fue el presidente más austero del mundo recibía en mano más de $500 mil por mes de sueldo, destinando el 80% a su plan de vivienda. Lo cierto es que Lima recibe en mano, hoy, por concepto de sueldo, $233.308. Acá hay una diferencia con los $40 mil declarados mediáticamente por el intendente de Salto, una diferencia de $193.308 con la realidad, que hasta donde sabemos, no son donados a ninguna causa social como en cambio hizo el presidente Mujica.

Lo cierto es que el pueblo de Salto le paga de salario al intendente $233.308, no $40 mil como informó, y esa cifra que gana de sueldo, lo coloca como el 4° intendente mejor pago del país. Es decir que sobre el sueldo del intendente Lima solo se encuentran los intendentes de Maldonado ($347.997), Colonia ($250.000) y el de San José ($245.077).

Lo que también es cierto es que el intendente Lima no es responsable del sueldo que gana. En rigor constitucional, el sueldo del intendente lo fija la Junta Departamental del período anterior previo a las elecciones, cosa de no fijar un sueldo con nombre propio.

En el caso de Salto, mucho se habló del sueldo del intendente durante la campaña. Incluso hubo quien dijo que su partido plantearía en la Junta una rebaja del 30% de su salario, cosa que nunca ocurrió. Antes de las elecciones de mayo de 2015 la Junta debió fijar el sueldo del intendente que sería elegido ese mes, pero ningún edil, ningún partido político, planteó el tratamiento de ese tema en la Junta Departamental.

Por tanto, el sueldo del intendente por el período 2015-2020 es el mismo del período 2010-2015, con los ajustes correspondientes.

Así que, cuando se intenta copiar la imagen exitosa (al menos a nivel internacional, porque lo que es en Uruguay, desde Tabaré Vázquez para abajo todos hablan de la herencia maldita que a nivel económico dejó el gobierno de Mujica-Astori), al menos debería coincidir con la realidad.

Deja de interesar qué hace Lima con su sueldo, con los $233.308 que el pueblo de Salto le paga todos los meses. Lo que no se puede tolerar es que nos trate de nabos diciendo que el intendente de Salto solo gana $40 mil por mes por concepto de sueldo y por tanto es el intendente más austero del país. El intendente Lima podrá tener una vida austera, pero su sueldo no lo es. Son dos cosas distintas.

Estos datos surgieron a raíz de una investigación realizada por Montevideo Portal a raíz de la discusión que se dio recientemente en el Senado tratando de topear todos los salarios públicos al 60% del sueldo del presidente. Lamentamos tener que recurrir a estas herramientas, porque de los sueldos que se pagan a los cargos de particular confianza en la Intendencia de Salto no existe información.

LEONARDO SILVA







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...