Apuntes en borrador

SEGURIDAD. El otro día bajé del Cerro por calle Julio Delgado, caminando como siempre. Lo bueno de caminar y no andar en vehículo es que uno puede ver.
Una cosa es que en las casas pongan rejas en las ventanas o rodeando la casa para tratar de tener mayor privacidad o mayor seguridad. Otra cosa es lo que vi, auténticas fortificaciones, casas enjauladas en hierro. Gran trabajo de los herreros en los últimos años, que cuando terminan de poner una reja en las ventanas o puertas, ya le piden que cierren un poco más y más hasta parecer esas jaulas de aves que vemos en el zoológico, auténticas cúpulas de hierro.
Una vez más decimos, con preocupación, que la gente de bien termina presa en su propio domicilio mientras que los delincuentes andan tranquilamente por las calles, estudiando las debilidades de cada familia para ver por dónde van a entrar y robar.
Esto pasa en Salto y en el resto del país. Ver jaulas que protegen a las casas ya deja de ser una sensación térmica. ¿Cuál es el siguiente paso ante la ausencia del Estado en cumplir con sus obligaciones básicas de dar seguridad a sus ciudadanos? ¿Qué le queda por hacer a la gente cansada de tanta anomia estatal? ¿Volver al estado de naturaleza y sálvese quien pueda, donde solo sobrevive el más fuerte? Y eso, ¿qué significa?
Tengo la clara convicción que aún se está lejos de romper nuestro contrato social, pero la piola se sigue tensando y en algún momento se cortará. Trabajemos entre todos para evitarlo y que el Estado deje de hacer la del tero.

***

OTRO TEMA. Como decimos en la radio, “¿con qué necesidad?”. Y es tal cual, porque no queda más que preguntarnos, ¿con qué necesidad alguien necesita grabarse en video cuando mantiene relaciones sexuales, mantener ese video en su celular, que se lo roben y pasar a ser el protagonista de un video viral en las redes sociales?
Esto le puede pasar a cualquier persona que se grabe o que se deje grabar en momentos tan íntimos y que solo al morbo de la gente pueda interesarle ver ese video. O sea, acá es difícil que se salve alguien.
Esa moda retorcida de violar uno mismo su propia intimidad parece que ahora la estamos importando de la vecina orilla. Esta semana se hizo público que a uno de los periodistas más cuestionadores de los valores, la ética y la moral de nuestra sociedad, se filmó con una señorita teniendo relaciones sexuales, y el tipo con total descaro afirma que eso le puede pasar a cualquiera.
Error, eso solo le puede pasar a un pel… como él que se filma y se queda con ese video en su celular para que en cualquier descuido, lo pierda o se lo roben y termine pasando lo que le pasó.
Pero ese es un tema. El otro es que muchos se han “solidarizado” con lo que le pasó (sic). Pero qué sociedad más hipócrita y enferma que somos.

***

PSICOANÁLISIS. Va llegando la hora que la sociedad uruguaya deba necesariamente recurrir al psicoanálisis. Para eso, primero que nada tenemos que reconocer que no estamos bien.
Ya no solo por esto que acabo de comentar, sino además porque una sociedad que manda presos a los policías y los malvivientes andan tranquilos por las calles, donde también disparan a los policías por cumplir con su deber, es una señal grandota que no puede dejarse pasar por alto.

LEONARDO SILVA







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...