Apuntes en borrador

¡¡BASTA!! Ya no se trata de hablar de deporte, no se puede, se hace imposible. Ver imágenes de cómo impacta una garrafa de 13 kilos arrojada desde la altura de la tribuna Ámsterdam contra un grupo de policías con la esperanza de que impactase en algún Policía o en el peor de los casos que la garrafa explotase y matase a alguien, es lisa y llanamente, criminal, y demuestra lo enferma que está parte de nuestra sociedad.

Tampoco se trata de decir que es toda la sociedad la que está enferma, no se puede generalizar, pero no deja de ser una muestra de lo mal que estamos, unos por acción y otros por omisión.

De esta manera gana el caos y la delincuencia que se ha enquistado en el fútbol uruguayo. Y de nada sirve señalar para un lado e ignorar el resto. Parafraseando al presidente Vázquez, nadie está vacunado contra este tipo de delincuentes. La violencia se ve en varios lados, donde la dirigencia del fútbol con cierta apatía de las autoridades del orden, terminan promoviendo, de una forma u otra, a los violentos dentro de sus hinchadas.

Por estos insucesos, la hinchada de Peñarol no es la mejor ni la peor, pero reconozcamos que tanto en la hinchada de Peñarol como en la de otros cuadros, hay manzanas podridas que terminan pudriendo al resto.

Las imágenes que se emitieron por los informativos de lo que ocurrió ayer en el estadio Centenario, que se llevó a un grupo importante de policías de Salto dejando a nuestra ciudad en una zona liberada para el delito e impidiendo tener una vida deportiva normal, demuestran una vez más que cantidad de efectivos no implica un operativo correctamente realizado.

La Policía debe estar para evitar que lo que pasó ayer ocurra, de manera preventiva, no puede estar únicamente para reprimir desmanes. Ahí estuvo, una vez más, el error en el planteo de nuestros gobernantes.

Pero sin duda que no está ahí el origen de lo ocurrido ayer. Se trata de un tema sumamente complejo que duele porque por más que todos expresen su voluntad de trabajar para resolver el problema de la violencia en el deporte, se quedan en anuncios y las decisiones que se toman son las equivocadas. Para muestra de ello basta volver a ver las imágenes de lo que pasó ayer y que ya recorren vergonzosamente el mundo.

Hay gente bien intencionada en todos lados. Como dicen, el camino al cielo está lleno de buenas intenciones. Pero con eso no basta.

Esto no es más que un capítulo de un extenso libro de equívocos en el gran tema de la seguridad ciudadana. Siempre se dijo por parte de la fuerza política de este gobierno que para prevenir el delito hay que implementar políticas sociales en lugares sensibles de nuestra sociedad para erradicar la violencia y el delito como un modo de vida.

Ya casi a cumplirse 12 años de oportunidades que ha tenido este pensamiento de poder llevarse a la práctica, se está cada día más lejos de erradicar el delito y la violencia de nuestra sociedad.

Sin el ánimo de criticar por criticar ni pasar factura al gobierno de turno, pregunto, quizás ingenuamente pero tratando de utilizar el sentido común, si ya probaron con sus teorías 12 años y a las pruebas está que se vienen equivocando lejos, ¿no será hora que cambien algo de lo que están haciendo?

LEONARDO SILVA

 







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...