Apuntes en borrador

POR LA VIDA. El pasado jueves en nuestra columna de opinión escribimos sobre lo que llamamos la “insensibilidad gubernamental”, en clara referencia a las equivocadas decisiones que ha tomado INAU sobre Aldeas de la Bondad.

Allí hicimos referencia al fallecimiento de dos internas de Aldeas trasladadas compulsivamente a la capital. También escribimos que “los funcionarios de Aldeas nos informaron que en este momento hay un tercer paciente en estado grave y otros cuatro pacientes cuya salud se viene deteriorando rápidamente”, por lo que podíamos seguir esperando malas noticias.

Ayer nos encontramos con la triste novedad que el joven de 27 años de iniciales R.T. había fallecido, también en la madrugada.

Pese a las advertencias que los funcionarios de Aldeas realizaron previo al inicio de los traslados de los pacientes, INAU no solo desoyó la voz de la experiencia sino que siguió adelante. Casi 24 horas después de los dos primeros fallecimientos, INAU se acordó de emitir un comunicado explicando que no eran responsables de tales muertes (sic).

Producido el tercer fallecimiento, trataron de encontrar una explicación médica a las mismas y ahora resulta que se dieron cuenta que ya venían enfermos desde Salto (sic bis), cuando horas antes, el mismo encargado departamental del INAU de Salto, dijo a un informativo de televisión de cable que todos los internos trasladados se encontraban en Montevideo en perfectas condiciones sanitarias (sic tris).

Claramente hay responsables de estas muertes, y cada vez que repaso los hechos las palabras “eutanasia” y “ahorro de presupuesto” me vienen a la mente.

Pero no es momento de buscar responsables, es momento de preocuparnos por los exinternos de Aldeas de la Bondad trasladados de Salto que aún están vivos. Son personas, tienen derechos, pero el Estado impuso su voluntad y los arrastró fuera del entorno en el que han vivido felices (a su manera) durante tantos años.

Es momento de hacer respetar los derechos de estas personas que nacieron con patologías severas. Y el primer derecho que debe ser garantido, tal como lo mandata la Constitución de la República, es el derecho a la vida.

***

PISA. Que la Educación de nuestro país esté tan torcida como la Torre de igual nombre que las pruebas que califican el nivel de nuestros estudiantes y sistema educativo, no deja de ser una paradoja.

***

PISA DOS. Que el presidente del CODICEN, Wilson Netto, salga despavorido a responder el titular de un medio de prensa, que tuvo acceso al documento donde las Pruebas Pisa confirman una nueva caída en algunas áreas importantes de nuestra Educación, y que desmienta el mismo omitiendo leer el documento que sale a defender es, más que una paradoja, toda una confesión de cómo está la educación de Uruguay.

Netto no sabrá leer, pero al menos es educado, pues no le quedó otra que reconocer su equivocación, aunque se olvidó de pedir disculpas.

LEONARDO SILVA







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...