APUNTES EN BORRADOR

ESTATUS. Una vez más se volvió en estos días a hablar de la intención del Ejecutivo de comprar un avión al presidente de la República, a través de un negocio no solo cuestionado en su forma por el Tribunal de Cuentas sino también por el sentido común.

Salgamos de los aspectos formales y preguntémonos si es realmente necesario que nuestro presidente, sea Vázquez o quien sea, tenga su propio avión, como ya supo tener el entonces presidente de ANCAP y hoy vicepresidente de la República. Hemos visto recientemente fotos del avión de ALUR abandonado y sin uso tras el cambio de trabajo de Raúl Sendic, y es cuando recordamos el derroche de dinero que ha sido ANCAP en los últimos años y que lo de Sendic no fue más que un capricho pagado por el pueblo.

Cuando se pregunta a alguien del gobierno cuál es la importancia de que el presidente Vázquez tenga su avión, se responde que eso eleva el estatus de Uruguay.

¡Cómo cambian los tiempos! Siempre pensé que el estatus de un gobierno lo elevaban sus acciones en procura de superar las desigualdades llevando a cabo estrictas políticas de justicia social, siempre pensando en mejorar la calidad de vida de sus compatriotas.

***

LA NOCHE. En menos tiempo del pensado, parece que se le viene la noche en materia financiera al gobierno departamental. Parece un comentario sacado de contexto una vez anunciado por el intendente que a fin de mes se pagará a sus acreedores y otras deudas contraídas por su propio gobierno (¿unos 600 millones?).

Pero la pregunta es, una vez agotado el llamado fideicomiso Daymán por casi 1.200 millones, ya que por lo visto no le alcanza su propia recaudación por la exorbitancia en el crecimiento de su plantilla de funcionarios con grados altos, compensaciones y viáticos varios, ¿se recurrirá a generar más deuda y déficit?

Porque veamos, ¿dónde se produce el déficit del gobierno departamental? Tras echar de la Intendencia a 249 funcionarios con los grados más bajos del escalafón por el solo pecado de pensar distinto, se ingresó en los últimos 17 meses otro tanto pero con grados superiores, pese a haber rebajado el sueldo y beneficios varios en algunos sectores.

Por otro lado, se ha sustituido el trabajo del funcionario en varios rubros contratando para ello a empresas privadas para realizar sus tareas (y no solo en recuperación de calles, también en poda, arreglo de veredas, etc.), que está claro, hay que pagar.

Y más recientemente ha tomado estado público la contestación a un pedido de informes realizado para conocer los viáticos del intendente y de su secretario. La respuesta fue sorprendente, pues se sumó a otros 13 cargos de particular confianza y entre todos ellos cobraron un millón y medio de pesos. Solo 500 mil fueron al bolsillo del intendente, mientras que el millón de pesos restante se dividió entre 14 funcionarios. Dicho informe omite explicar qué pasó con los otros 40 cargos de confianza. Así que siga sumando.

La frutilla sobre la torta, la reciente conferencia de prensa de ADEOMS que ahora reclama aumento y ajuste salarial a través de los convenios colectivos. La paz que el intendente firmó con ADEOMS para tener aumento salarial recién en enero de 2018, tirando así la pelota para adelante, se terminó.

Este gobierno departamental logró en menos de un año y medio de ejercicio ponerse en serios problemas financieros. Esto ya lo vio venir el primer director de Hacienda y he ahí también la explicación de por qué el Frente Amplio no pudo encontrar a una persona idónea (contador público) que aceptara sustituir a Víctor Invernizzi en dicho cargo.

LEONARDO SILVA







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...