- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Apuntes en borrador

LAICIDAD… las derivaciones que ha tenido este tema durante la semana que pasó mantienen a Salto en el centro de la escena nacional.

Tras la confesión -a través de un comunicado de prensa de quienes dieron la charla contra el aborto en el Liceo IPOLL- de que efectivamente habían violado la Laicidad en dicho centro de estudios al distribuir entre los estudiantes material con claras referencias religiosas, la discusión pasó a otro eje, de si la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñóz, violentó o no la autonomía de las autoridades de la Enseñanza.

Resulta un argumento menor que en un país donde cualquier ciudadano puede presentar una denuncia de violación a la Laicidad ante las autoridades de la Enseñanza, la única persona que no pueda hacerlo sea justamente una ministra o una diputada. ¿Por qué todos podemos presentar una denuncia de violación a la Laicidad menos ellas?

Tengo claro, porque tampoco soy tan ingenuo, que la fuerza de la denuncia que pueda tener si la hace cualquier vecino de que la haga una ministro de Estado no tendrá la misma fuerza. De todas formas, ¿por qué no puede solicitar una ministro que se investigue lo denunciado por un grupo de estudiantes del Liceo IPOLL? ¿Dónde se violenta las garantías del debido proceso administrativo en el sumario que se viene instruyendo a la directora del Liceo 1?

***

LAICIDAD 2. Ahora aparecen miembros de un partido político defendiendo a la directora del liceo acusando a los denunciantes de persecución política por tratarse de alguien identificado con el Partido Colorado.

Acaso pertenecer a algún partido político, ¿la inhibe de poder violar tranquilamente preceptos constitucionales como el de la Laicidad?

La persecución política se constituiría -de acuerdo a quienes pretenden denunciar a los denunciantes, admitiendo así que violar la Laicidad es bueno si lo hacen ellos- porque la denuncia la presentó una ministro de Estado y la diputada Manuela Mutti.

Veamos, tanto la ministro Muñóz como la diputada Mutti hicieron bien. Como funcionarias públicas que son, recibieron la denuncia de una violación a la Constitución de la República e hicieron lo que debían hacer, trasladar la denuncia ante quien correspondía.

Tampoco podemos pedirle a la ministra Muñóz o a la diputada Mutti que también denuncien todo acto de violación a la Laicidad que perpetren allegados al Frente Amplio o a los sindicatos del PIT CNT, desde el momento que hay un artículo en el Código Penal que permite a no acusarse a sí mismo.

Para eso están diputados de otros partidos políticos, lo que a raíz de lo ocurrido en Salto, terminan siendo emplazados por la sociedad uruguaya de no haber cumplido con sus obligaciones, tal como en cambio hicieron la diputada Mutti y la ministro Muñóz.

***

LAICIDAD 3. Finalmente, para quienes aún sostienen que en el liceo de Salto no se violó la Laicidad, que aparezcan Obispos de todas partes justificando la charla dada en el IPOLL contra el aborto, no es otra cosa que una soberana contradicción, confirmando de una manera tangencial lo denunciado. Esto nos genera alguna duda si en realidad lo que aquí pasó, no se trató de un trasfondo más profundo que aún no ha logrado salir a luz.

LEONARDO SILVA