Así combaten sus inseguridades las personas exitosas

«Lo que separa a las personas exitosas del resto, es cómo aprovechan su inseguridad», es la conclusión principal de una serie de entrevistas que hizo el científico de comportamiento, Jon Levy, a figuras ganadoras de Premios Nobel, medallas olímpicas y ejecutivos, entre otros. ¿Quiéres saber cómo logran combatir sus inseguridades las personas exitosas? Presta atención a la explicación de este científico que publicó en redacciones como The New York Times o Forbes, a la cual sumamos algunos consejos para que pongas en práctica su teoría.
Gestión de los defectos
La investigación de Levy derivó en que las personas exitosas comprenden que ocultar sus defectos no hace que desaparezcan, ni siquiera al ganar más dinero o conseguir prestigio. En lugar de excusarse con las inseguridades y esconderse en el ego, las aprovechan para motivar a otros o superar sus miedos. Por ejemplo, la fashionista norteamericana Stacy London sufrió de psoriasis en todo el cuerpo, una enfermedad cutánea que mancha la piel con escamas provocando ardor, picor y lastimaduras. Eligió abrazar su inseguridad física para ayudar a los demás a sentirse bien con su apariencia, buscando un estilo que se ajuste a la personalidad de cada participante en sus programas «No te lo pongas» o «Estilo S.O.S».
Los defectos físicos o personales – que son defectos en la medida que tú los consideres como tales- te impulsan a mejorar para continuar aprendiendo, conocerte a ti mismo y saber hacia dónde quieres ir.
Alejar las inseguridades
Pensamientos positivos: quizá tu primera reacción sea «un cliché inútil», sin embargo, hay mucho de verdad en cómo cambia nuestro entorno cuando lo miramos con buenos ojos.
La vergüenza, la rabia o la inferioridad provocadas por una inseguridad solo nos hunden en un pozo sin salida: no desaparecerá por más fastidio que te dé.
¿Qué ganas autocastigándote con energía negativa?
Fracaso: no es la contrapartida del éxito, sino parte de él. Todas las personas exitosas tuvieron que pasar por algún proceso de frustración para levantarse, perderás unas cuántas batallas antes de lograr lo que te propones, pero no debes desanimarte porque la práctica y la perseverancia desarrollan tu resiliencia.
Intelectualidad: muchos compartimos el temor a «meter la pata» cuando nuestro intelecto está en juego. No obstante, debemos aceptar que no somos eruditos y equivocarse es humano, de modo que las ridiculizaciones o escandalizaciones ante los errores solo reflejan falta de humildad. Las ganas de aprender son más importantes que saber la respuesta.
Autoestima: la fijación por compararse con los demás es una fuente de frustraciones, porque somos diferentes, tenemos distintas condiciones y nos rodean entornos particulares. Incluso un par de gemelos desarrollan capacidades variadas porque cumplen distintos roles en su hogar o con sus amigos, formándose así diferentes personalidades. Decir que «no» es un derecho implícito que debemos ejercer, deja de hacer cosas que te disgustan por complacer a los demás.
Valores: ante cualquier debilidad, lo mejor es resaltar las fortalezas. Funciona en una entrevista laboral, en un examen universitario y en la vida cotidiana. Piensa en cuáles son tus valores más destacados por las personas que te conocen, focalizándote en ellos para reducir las inseguridades.
Todos somos buenos en algo y malos en otros asuntos, ya sea por genética, aprendizaje, interés, motivación o gustos, desplegamos alguna parte de nuestra personalidad en mayor medida
http:/noticias.universia.es/







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...