“Como Centro Comercial estamos preocupados y ocupados en defender las fuentes de trabajo de los salteños”

Entrevista LINK: Atilio Minervine

LINK dialogó la semana pasada con Atilio Minervine, presidente del Centro Comercial e Industrial de Salto, debido a la preocupación que la cámara empresarial local demostró tener sobre distintas informaciones negativas que se han estado difundiendo a nivel nacional que terminan perjudicando directamente al turismo salteño e indirectamente al trabajo de los salteños. Esto debido, por ejemplo, a que poco menos que se ha informado que todo el departamento de Salto estaba bajo agua debido a una nueva creciente del río Uruguay, lo que provocó que muchas reservas en hoteles locales cayeran.
Si bien la realidad de hoy muestra que la lenta bajante del río lo irá devolviendo a sus cauces normales –vale la aclaración para poder entender así el tono de la conversación mantenida con Minervine la semana pasada-, nuestra ciudad se encuentra en pleno operativo retorno de las familias evacuadas, que no será pronto ni fácil, y en plena crisis por la aparición de un nuevo caso de Leishmaniasis en una persona. Sobre cómo tratar que el árbol de estas malas noticias no impidan ver que el resto de nuestro departamento continúa su vida y trabajo con el mismo empeño y sacrificio de siempre y que continúa –pese a estas complicaciones- siendo una buena opción para visitar, fue de lo que LINK comenzó hablando con Minervine.20181112_183412

– Uno ve a Salto hoy y parece una zona de guerra: Leishmaniasis en personas, problemas de recolección de la basura, inundación, problemas con la limpieza e higiene de la ciudad, pozos en las calles, tasa de desempleo que superan ampliamente la media nacional. ¿Qué visión tiene el Centro Comercial sobre lo que está pasando en Salto?

– Estamos muy preocupados, y así lo hemos expresado a quienes corresponden esto, relacionado con todo lo que usted acaba de enumerar. Llevamos nuestra visión y nuestro punto de vista, y así lo hemos expresado porque somos una caja de resonancia de nuestros socios. Indudablemente que esto ha perjudicado todo, causa perjuicios a la sociedad desde el punto de vista de la vida y también perjuicios económicos, que al final termina constituyéndose un círculo vicioso que nos afecta a todos.

– Le preguntaba porque lo que acabo de enumerar, son justamente parte de las noticias que trascienden las fronteras de nuestro departamento y que se brinda a la gran parte de los uruguayos. Entonces, uno se imagina que si hay alguien preparando sus valijas para hacer turismo y observa estas noticias, puede complicarse que opte por Salto como destino de sus vacaciones.
– Somos conscientes de esa realidad, y si bien tenemos todos esos problemas, sumado a muchas otras carencias que también tenemos, debemos trabajar en las cosas que podemos, como comerciantes, como gremial empresarial, cuidar a nuestros socios y a sus trabajadores que dependen de ese ingreso, y aclarar como mínimo que lo que están viendo por televisión, si bien es una realidad social y económica que está afectando a muchas familias, en el tema turismo, los operadores turísticos y todos los empresarios y trabajadores relacionados con el turismo están preocupados y ocupados en dar su mejor servicio y que quienes vengan pasen lo mejor posible.
Indudablemente que tenemos una realidad que hay que mejorar y perfeccionar muchas cosas, pero queremos contarle a quienes están afuera que lo que vende Salto hoy, y está en el tapete, es que mientras tenemos casas bajo agua, las termas de Daymán están a nueve kilómetros de la incidencia del río, las del Arapey a noventa y el parque acuático y las termas de Salto Grande a quince kilómetros. El parque acuático que está en las termas también está funcionando, el shopping no tiene problemas, el centro está bien. Y si miramos como si fuera una foto aérea, tenemos una zona de influencia del río y de algunos arroyos efluentes que ingresan a la ciudad y que es ahí donde tenemos problemas. Es cierto entonces que Salto podría estar mucho mejor, pero eso no es algo que el Centro Comercial pueda trabajar, más allá de poder hablar con quienes están a cargo de los organismos que realmente pueden solucionar esos temas y pedirles que esto se revierta.

– ¿Se está informando o comunicando mal lo que pasa en Salto? ¿Como si se estuviera haciendo mala propaganda de nuestro departamento?
– Pienso que la prensa está contando la realidad que tenemos. Cuando mostramos imágenes de la ciudad donde hay casas bajo agua, están siendo objetivos. En eso no tenemos nada para cuestionar.

– Y el papel que deben cumplir las autoridades en materia de comunicación, ¿es el adecuado tratando de controlar y contener el daño que la información pueda hacerle a la economía del departamento?
– En ese sentido lo que se comunica genera alarma porque quienes hoy ven los informativos ven a Salto bajo agua. También tenemos que entender que mucho del turismo es termal y de salud de adultos mayores, que son a quienes más impacta y se preocupan por las noticias que están viendo, y que quizás tienen menos posibilidades de la que puede tener un joven que entra por internet, mira y se informa de otra manera. Entonces a veces ese turismo también resulta impactado en forma negativa…

– ¿Cayeron reservas en la hotelería local por esto?
– Mucha gente está llamando para anular o cancelar sus reservas, de todas formas siempre se les consulta el motivo de la cancelación de la reserva, y nos están diciendo que se debe a la inundación y que Salto está bajo agua, y quienes están del otro lado del teléfono les explican que eso no es tan así. Pero mucha gente que de pronto tiene libre un fin de semana y tenía desde antes pensado venir, ahora ya no viene porque está crecido el río, o es como cuando a veces se dice que tenemos una ocupación casi total y tampoco vienen, cuando en realidad la ocupación que hay suele ser la normal para la época del año.
Hay muchos beneficios, por ejemplo, ahora pagan dos noches y se quedan tres, tenemos el precio del combustible que es un buen gancho para venir, que vienen desde el sur, llenan el tanque acá con un 24% más barato y se vuelven con ese combustible. El extranjero comprando con tarjeta, tienen un 18% menos en los restaurantes, tenemos también el Tax Free que es la devolución de impuestos. Hay herramientas, además que los privados buscan también dar otros beneficios para que el turista nos elija.

– La buena noticia en este momento es que el río está bajando. Pero el inconveniente que se tiene al vivir en la frontera es la diferencia de precios. ¿Cómo incide eso entre las ciudades de Concordia y Salto?
– Hay mucha diferencia. Nosotros tenemos con el Campus Salto de la Universidad Católica los indicadores de precios, y siempre hay diferencias. El tema es que hay cosas que benefician más, o hay rubros que son más baratos de un lado o que son más baratos del otro. El tema de poder tener la diferencia en el IMESI de los combustibles ya es un incentivo para de repente no ir, porque antes el combustible estaba más barato y ya que se iba, se traía algún producto. Pero en el tema del turismo, eso no nos afecta mucho, aunque obviamente al momento de elegir, el turista elige a veces por precio o a veces por otras condiciones como cualquier consumidor, que no siempre busca el precio más barato sino también el mejor servicio o propuesta turística. Pero es cierto que hoy también tenemos esa desventaja.

– El Centro Comercial ha mostrado su preocupación en estos temas, y su Comisión de Turismo ha trabajado con la intendencia de Salto buscando armar paquetes que atraiga la atención de los turistas. Usted mencionó algunos de rango legal como el Tax Free o del IMESI en los combustibles, ¿cómo ha sido el trabajo en este sentido con la comuna?
– Una de las cosas que le comenté y que se trató fue la de pagar dos noches y quedar tres, fue un trabajo que se hizo. Sobre esto estamos buscando poder trabajar todos en conjunto, intendencia, Comisión de Turismo del Centro Comercial, los empresarios de termas del Daymán, también la comisión de termas del Arapey, buscando entre todos porque sabemos que estamos todos involucrados y en el mismo barco. Seguimos trabajando en ese sentido en la búsqueda de más beneficios tangibles para los turistas. Para poder vender termas, para vender agua caliente, hoy por hoy tenemos que sumarle algunas cosas más, porque el turista busca muchos más beneficios, y en eso se está trabajando. Hoy los beneficios que tenemos son básicamente los que ya mencioné.

– Por último, ¿cuál es la principal preocupación de la institución que usted preside?
– Como Centro Comercial estamos preocupados y ocupados en defender las fuentes de trabajo de los salteños. De esa manera defendemos a nuestros socios y a todos, porque estamos muy preocupados con el tema de la desocupación que se está generando. Siempre destaco que cuando cualquier ciudadano pasa y nos comenta que se cerró tal o cual comercio, no se piensa que para llegar a eso, pasaron muchas cosas antes. Los números no dieron, se perdieron fuentes de trabajo de a poco hasta que un día se cierra.
Turismo es una de las cosas que nos ocupa, como nos ocupan otras áreas, recordemos que tenemos funcionando ocho comisiones de trabajo referentes a muchas actividades del Centro, y en eso estamos trabajando.
Somos una institución de puertas abiertas, recibimos planteos y reclamos, esta directiva trabaja luego en eso, tratando de alguna manera ser una caja de resonancia para así poder llevar información de primera mano a los gobernantes del departamento y también de los que están en Montevideo, a quienes no solo les estaríamos planteando los problemas, sino que también vamos con propuestas posibles de solución, porque de lo contrario, terminaríamos siendo parte del problema.

PORTFOLIO DE ATILIO MINERVINE
Casado. Tiene 4 hijos (Felipe, Andrés, Guadalupe y Antonio), y Rafaela que falleció. Es del signo de Cáncer. De chiquito trabajó mucho con su padre en las actividades del campo. Es hincha de Salto Rugby.
¿Una asignatura pendiente? Aprender a nadar. ¿Una comida? Toda aquella que comparta con la familia y con los amigos. ¿Un libro? “No más pálidas” de Enrique Baliño. ¿Una película? La Lista de Schindler. ¿Un hobby? Me gusta sentarme a pensar, si es en el campo mejor, porque así puedo mirar lejos. ¿Qué música escucha? Rock de los 80. ¿Qué le gusta de la gente? Que sea sincera. ¿Qué no le gusta de la gente? En verdad tolero, si algo no me gusta lo dejo pasar porque todos tenemos mochilas diferentes y no todos tienen que mirar las cosas igual que yo.