“Desde el punto de vista de la conectividad, Uruguay está mucho mejor que Argentina y que Brasil”

Entrevista a Leonardo Loureiro

La semana pasada estuvo en nuestra ciudad el presidente de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI), Leonardo Loureiro, con motivo de una visita a la empresa “Abstracta” y de una charla que realizó en las instalaciones del Centro Comercial e Industrial de Salto sobre “la industria que está cambiando el mundo”. LINK dialogó con Loureiro, quien se mostró optimista por los avances que se han registrado en nuestro país en materia tecnológica.

- ¿Cómo incide la tecnología en la vida de los negocios?
– En realidad ya está metida en la vida cotidiana, y en la vida de los negocios ya es parte desde hace muchísimo más tiempo. Una cosa que estamos viendo, y el otro día teníamos un evento en Montevideo donde comentábamos que ya no es parte por sí sola de algo sino que ya son las propias industrias que están cambiando. Una expresión que hizo hace un tiempito el número uno del BBVA en España, donde dijo “nosotros a partir de ahora vamos a dejar de ser un banco para ser una casa de software”. Eso ya marca un poco la diferencia de cómo están pasando las cosas ahora en el mundo.Leonardo Loureiro
Pero lo que está sucediendo ahora es que la tecnología de la información en particular se está enrabando con otras áreas del conocimiento y otras industrias o áreas de la economía, y las está cambiando radicalmente. Pasa como en el caso de Netflix, las nuevas generaciones no miran cable, si usted agarra las gráficas de Estados Unidos, el cable desde hace ya año y medio se ve menos que los programas de Netflix. Y ya Netflix dejó de ser lo más visto.

- ¿La tecnología puede colaborar con cualquier tipo de negocio?
– Está cambiando todo. Pasan cosas del estilo de hablar de la pérdida de las fuentes laborales pero que en realidad lo que sucede es que se están cambiando las fuentes laborales, y está mutando la necesidad de las personas. Acá en Salto están más cerca del tema del agro que mucha gente de las ciudades capitales, donde ya la tecnología está hace muchísimo más tiempo que en otros sectores de la actividad económica, incluso, ya hay maquinaria que se maneja sola.
Con el auto autónomo está todo muy bien, todo muy cool como se dice popularmente en inglés, pero en realidad los vehículos autónomos ya existen en el agro hace muchísimo tiempo en Uruguay. O sea, ya hay máquinas que miden un predio donde hay que hacer una actividad agrícola.
Entonces, ¿cuál es la necesidad hoy? ¿Necesito un peón rural para que haga algo en el campo o necesito a una persona que sepa manejar una computadora? Y hoy ya capaz que necesito más la habilidad del joystick para jugar, como escuché a un colega decir hace unos días en otra actividad, porque así se maneja hoy un avión, y así se maneja hoy un tractor.

- Hablando con algunos mecánicos nos han contado de la necesidad de su actualización tecnológica debido a que los nuevos autos vienen con su propia computadora, y ya no alcanza con los arreglos que se hacía antes, tienen la necesidad de saber de informática.
– Tal cual. Lo mismo con el ejemplo que ponía recién me acaba de agregar otra industria, y si seguimos buscando ejemplos vamos a encontrar otros tantos donde sucede lo mismo.

- Como con los bancos, que ahora uno puede hacer casi todos los trámites desde su casa…
– Desde mi casa, desde el celular, desde donde esté. En realidad la multicanalidad logra hacer eso. Eso es lo interesante, todo lo que estamos hablando ahora implica que también tengo que tener dispositivos conectados, tengo que tener una cantidad de cosas, lo que implica servicios de otro tipo, implica testing, seguridad.
El año pasado estuvimos en Estados Unidos con Matías Reina de “Abstracta”, y veíamos que se van a necesitar solo en Latinoamérica más de 600 mil personas especializadas en ciber seguridad. Esa es una oportunidad.

- Pero nuestro sistema educativo, ¿acompaña estos cambios que ya se están operando en el mundo?
– Está acompañando, porque al mismo tiempo que estamos viendo todos los cambios revolucionarios en Estados Unidos, hablábamos con la gente de Cisco, una multinacional americana que está trayendo la Cisco Academy, y de las tres carreras que se van a enseñar, una es la de ciber seguridad.

- Pero esa es una empresa privada, la consulta era por la educación pública.
– Pero es en acuerdo con la UTU. O sea, la empresa privada pone el contenido, pero los docentes, la infraestructura, todo lo pone la UTU. La ministra Carolina Cosse y Wilson Netto hicieron el acuerdo en Estados Unidos cuando fueron con nosotros. Así que este tipo de cosas está pasando. Así que el contenido existe. Recién hablaba con un colega de “Abstracta” que hizo 8 o 9 cursos por internet que le dan una certificación de una terminología nueva que se usa hoy llamada “data science”, en español sería –una mala traducción- “cientista de datos”. Es un especialista que entiende cómo procesar la información, y eso hoy se está usando mucho.
O sea, la educación es un tema que hay que trabajar. Desde la Cámara estamos trabajando muy fuerte en eso, desde las empresas que pertenecen a la Cámara también están trabajando en eso, y por suerte tenemos mucha receptividad. Por eso con el Plan Ceibal hicimos el proyecto “Jóvenes a Programar”, donde hay una cantidad importante de personas que están certificadas en determinado tipo de tecnologías.

Acá en Salto los cursos fueron principalmente de testing. Después está la INEFOP que nos aprobó un proyecto que se llama “b_IT”, que es para capacitarse a distancia en lo que vendría a ser una carrera de dos años de analista, con todo lo que es un conjunto de materias que le permiten a la persona ser empleable. Pero todo esto es de capacitación constante. Soy ingeniero en computación y sin embargo tengo que estudiar cada 2 o 3 años cosas nuevas.

- ¿Cómo está hoy el tema de la conectividad en nuestro país? Algunas empresas que querían establecerse en Uruguay terminaron recalando en los países vecinos aduciendo problemas.
– En realidad la decisión de ese tipo de empresas muchas veces no es por la conectividad, es por la cantidad de gente. Ese tipo de empresas, como Google, necesitan mucha cantidad de personas, y no las podía conseguir en territorio uruguayo. Desde el punto de vista de la conectividad, Uruguay está mucho mejor que Argentina y que Brasil, y más ahora con la conectividad del nuevo cable submarino que entró por Maldonado. O sea, nos está conectando en un primer punto con San Pablo, y como segundo punto con Estados Unidos, pero para que tenga una idea, puedo tener un centro de cómputos en Montevideo o en Salto o en Bella Unión, que es como si estuviera instalado en San Pablo.

Sin ir más lejos, ustedes acá en Salto tienen “Abstracta”, “Fx2”, que trabajan principalmente para Estados Unidos. Andrés Roig que trabaja con su empresa fundamentalmente con Estados Unidos, y GSOFT que tiene sus negocios acá pero que tiene la mayor cantidad de clientes en todo el país. Eso lo pueden hacer por la conectividad, si no la tuviéramos no se podría hacer. Yo puedo estar en este instante con mi teléfono celular y sin la conectividad de aquí de Salto sino la que me provee Antel por tener un servicio nacional, y podría estar haciendo una conferencia con alguien en cualquier parte del mundo a través de Skype.

- Entonces, en materia de conectividad, ¿cómo está Uruguay respecto a los demás países?
– Siempre digo que en algunos puntos capaz estamos abajo, pero en otros lados… mire, viajo mucho por Estados Unidos, y tengo mejor conectividad en Uruguay.

- En materia de negocios, ¿qué pasa con aquellas empresas que no se logran adaptar a estos nuevos tiempos?
– Desaparecen, y cada vez más rápido. O sea, el que no se aggiorna a los nuevos tiempos, la queda.

- Pensando en Salto que hoy se la reconoce por el turismo termal, ¿las nuevas tecnologías pueden colaborar en mejorar su potencial?
– Sí, siempre. En esto se trabaja mucho en equipos multidisciplinarios. Los que saben de tecnología se tienen que juntar con los que saben de turismo en Salto, y quizás hasta sumar gente de otras áreas que puedan ayudar a dar vuelta la forma de mirar las cosas. Y saliendo afuera de la caja, como se dice, surgen ideas nuevas que permiten dar vuelta planteos clásicos.
Venía en el auto para acá escuchando una charla “TEDx” del director de un aeropuerto sin pasajeros de España. Ellos encontraron un nicho de mercado en donde construyó un aeropuerto donde podían recibir aviones grandes para arreglarlos, porque ese avión grande si se tenía que arreglar en un aeropuerto de alta rotatividad como puede ser el de Barcelona o el de Madrid, la espera que puede tener para que sea arreglado ocupa un espacio físico que debería ser ocupado por algún avión que está cambiando pasajeros. Entonces, encontraron todo un modelo nuevo de negocios, hacen muchísima plata sin tener pasajeros, lo que hacen es tener aviones vacíos.

Entonces, en el tema del turismo, hay que ver qué y cómo, y seguramente se pueda aplicar la tecnología a cosas distintas o a la combinación de cosas.

- Si uno leía a Toffler en los ochenta pronosticando el futuro, parecía que leía ciencia ficción, pero bueno, todo lo que predijo se cumplió o se está cumpliendo, la ciencia ficción alcanzó la realidad, ¿qué es lo que viene después? Porque me da entre un “Terminator” o “Minority Report”.
– Es una buena pregunta para filosofar, no sé si tengo la respuesta. Hay dos líneas de pensamiento, los tecnopositivistas y los tecnonegativistas. Estos últimos te llevan hasta “Terminator” (risas), porque en breve capaz que tenemos la tecnología que nos llevará a “Terminator”, pero no sé si pasará lo mismo que con “Skynet”.

- ¿La inteligencia artificial?
– Sí. Se está metiendo mucho el tema de la ética a través de este tipo de cosas, hay todo un movimiento. Nosotros en la Cámara promovemos no perder de vista la ética dentro de todo lo que es la incorporación de la tecnología en la inteligencia artificial, no solo por lo que puede implicar las pérdidas laborales o los cambios de trabajo. Voy a ponerle un ejemplo bien claro, hay una técnica que se llama de aprendizaje automático, que lo que hace es aprender sobre los datos históricos. Entonces, si soy un banco y le enseño a mi sistema para que aprenda sobre los datos, pero mis datos son discriminatorios, porque como banco nunca le presté a alguien afrodescendiente, entonces seguramente el sistema de inteligencia artificial nunca le preste dinero a los afrodescendientes. Eso es lo que hay que tener en cuenta, porque al final aprende de datos, ahí hay que meter ética, trazabilidad (para entender cómo el algoritmo tomó esa decisión). Hay un movimiento internacional que está obligando a que por lo menos se entienda cómo fue que el sistema hizo esa propuesta.
¿Cómo se viene el futuro cercano? Hay una convergencia entre 9 y 10 tecnologías que se están potenciando mutuamente. Entonces, si ya vimos un proceso de cambios acelerados, en los próximos años va a ser peor, porque está convergiendo la inteligencia artificial con la bioingeniería, con la computación cuántica, con las impresoras 3D, etc., y todo eso junto van a producir cambios muy muy grandes.

PORTFOLIO DE LEONARDO LOUREIRO
Casado, tiene 3 hijos. Es del signo de Sagitario. De chiquito quería ser ingeniero. Hincha de Nacional.
¿Una asignatura pendiente? Dice no tener.
¿Una comida? El asado.
¿Un libro? El legado.
¿Una película? Pescador de Ilusiones.
¿Un hobby? Correr.
¿Qué música escucha? Toda. ¿Qué le gusta de la gente? Cuando son alegres.
¿Qué no le gusta de la gente? La soberbia.

 







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...