APTITUD Y CONDICIONES

Entrevista a James Souto

Con 18 años de labor en La 2000 Pizzería. Pizero y cortador

En realidad, la trayectoria de James se inicia junto a Jorge Paulsen principal de Pizzería 2000, en Pizzería Las Mil y Una en el año ´93.
Cuando la 2000 abre sus puertas en Gobernador de Viana y 19 de Abril, fue para exitosamente llevar adelante uno de los restoranes más concurridos que tiene Salto, con James como pizzero.
Agasajando a turistas y salteños, con la más esmerada atención y exquisiteces a la orden, estando a la altura del turismo en la ciudad.
Hoy, a tantos años de aquel ´93, dialogamos con James sobre su trayectoria de vida y laboral:
«Conocí a Jorge Paulsen, porque era amigo de mis viejos.
En esa época contaba yo con 15 años, era un sábado y quería salir.
Mamá me dice que si la ayudaba en la limpieza de la casa, me podía ir a bailar.
Limpiando la cocina, Jorge estaba en casa, me ve lavando platos y me invita a trabajar con él. Hoy Jorge ya es mi segundo padre».
¿Conocías algo del rubro?
No, no conocía nada. ¡Y en aquel tiempo había que trabajar!
Estaban Las mil y una, La Cervecería, La Tuerca y Abarno. Era el trabajo de lunes a domingos.
Yo ingresé el 1º de febrero del año ´93, el primer lunes que abría las Mil y Una.
Seguí allí por mucho tiempo, hasta que Jorge decide irse a Lagomar, para instalarse allí, estando unos años.
Cuando vuelve es para abrir la 2000 y me voy inmediatamente con él.
¿Cómo fue ese comienzo en la 2000 Pizzería?
Muy bueno.
Recuerdo que comencé ganando un sueldo y al mes, me subió, al mes volvió a hacerlo y así sucesivamente por un buen tiempo.
Nunca escatimó en el sueldo. Por ello es que yo hacía de todo, acarrear leña, lo que fuera y lo hacía corriendo, porque era un buen incentivo, como para tener ganas de hacer lo que me correspondía, con gusto realmente.
¿Cuál fue tu primera tarea allí?
Comencé lavando platos en las Mil y Una.
Hoy por hoy, mi fuerte es hacer y cortar pizza, fainá, etc. Uno va conociendo y cambiando de rol.
Ahora soy pizzero y cortador. Pero si tengo que trabajar en la plancha, también lo hago.
También me tocó hacer milanesas, así como chivitos.
Está buenísimo porque la mejor manera de agasajar es cocinando y con cada cosa al comienzo, iba experimentando.
¿Qué es lo que te entusiasma del trabajo?
¡Es que Jorge te incentiva!
Es una persona que no es solo patrón, es un líder.
Es un comerciante innato. Así como sabe vender, porque le gusta atender cada mesa, cuando el cliente está sentado disfrutando de su cena o almuerzo y preguntarle si necesita algo o si está todo bien y además con su forma de ser te compra como empleado para que labures.
Tiene calidad para hablarte, nunca te va a decir algo de malos modos, ni exigiéndote nada.
Suele decirte: «¿si arreglamos eso un poquito?
Tiene mucho respeto por las personas y una forma especial de hablarte, entonces uno hace con gusto todo lo que haya para hacer.
Irradia esa buena calidad en el ambiente, tiene como un imán para hacer las cosas bien.
Lo comento a veces con mi familia de que Jorge está tocado por una varita mágica.
Es un placer trabajar con él.
Es un hombre muy generoso. Todavía guardamos una tapa de EL PUEBLO con la Peluffo en la Primera hamburguesa amiga, que fueron cinco mil.
Todos lo hacíamos de corazón. Comenzábamos a las seis de la mañana y él ponía toda la infraestructura para realizarla.
¿Con qué expectativa entraste a trabajar?
En aquel entonces era mi primer trabajo, mi platita, una salida laboral con 15 años.
A los 17 sentía un gran orgullo, porque ya estaba trabajando como chivetero.
Era una enorme responsabilidad.
Y además, las papas no venían congeladas, había que pelarlas a mano, no venían las hamburguesas congeladas, había que hacerlas a mano. Al hielo había que hacerlo, las choperas había que llenarlas de hielo. Todo casero y artesanal.
Mucho más trabajo.
¿El público ha variado en cuanto a concurrencia?
Cuando comenzó la 2000, era de lunes a lunes.
Actualmente ha bajado porque hay muchos locales.
Hemos logrado pasar la crisis del 2002 y si existiera ahora, seguro la pasamos por la cabeza de nuestro líder. Es impresionante.
¿Cuál ha sido un día difícil en cuanto a tiempo?
Es que estás siempre «rallando a la locura», en mi caso mucho más, porque ya soy una persona nerviosa y tengo que hacerlo rápido y bien a todo.
Hay veces que pienso que tengo que sacar este trabajo en dos horas, ponerme el propósito y hacerlo.
Cuando hay una comanda que por lo general es urgente y uno parece que va a enloquecer, ya que es mucha la variedad de gustos y algunas sin algún ingrediente, es increíble que podemos acordarnos de todo.
Pero Jorge nos ha enseñado a trabajar con la memoria y en parte es truco, que está basado en repetir en voz alta el pedido.James Souto
Y es ahí cuando increíblemente te queda en la mente sin olvidarte de ninguno, haciéndolo más fácil que trabajar con comanda (escrito en papeles).
¿Y un día difícil en general?
Sin dudas que el caluroso.
El calor del horno me descomponía. Hasta que me fui acostumbrando. Es mi trabajo, pero antes que nada me tiene que gustar mucho.
¿Qué debe tener el cortador para ser bueno?
Rapidez y precisión.
Me encanta cuando estoy a full cortando y alguien me mira y me halaga con alguna frase.
¿Qué cantidad de pizzas se puede sacar en una camada?
Diez. De un metro de largo por el ancho del plato.
Cuando El Pueblo organiza el Faz Quinceañeras, la 2000 se encarga de su cena.
Son aproximadamente cien en total y soy yo el encargado de servirles a todas ellas.
Nos preparamos porque en su mayoría, comen pizza y algo de fainá.
¿Qué te ha enseñado la 2000?
Un oficio principalmente.
Me ha dado la oportunidad de mantener a mis hijos y a mi esposa.
El estar al lado de Paulsen y no se lo digo de zalamero por ser el patrón, que con él hemos pasado las buenas y las malas y aprendí mucho de él.
Me enseñó que el estar en movimiento y con la cabeza ocupada, te da la vitalidad de llegar a mucho más.
La persona que se estanca y se queda, la queda.
¿Cómo está compuesta tu familia?
Por mi esposa Jéssica y mis hijos, María Victoria, Jazmín y Ezequiel.
Los cuales me han apoyado siempre.
¿Cómo toma la familia a tu trabajo por el hecho de ser por las noches?
Para Jéssica, muy difícil.
Es un horario complicado, porque todo el mundo duerme o los domingos descansan y nosotros, laburando. Es carnaval, turismo o días de paseo y no podemos estar con la familia. Es la contra que tenemos y yo me adapto fácil. Pero la persona que está conmigo es la que tiene que adaptarse a mis horarios y días libres.
Ahora lo logró, pero nos costó acostumbrarnos. Ella me tuvo mucha paciencia, por eso logramos sobrellevar con entusiasmo el hogar que forjamos.
¿Con qué disfrutas?
Disfruto mucho mi tiempo libre, dedicándolo a mi esposa, mis hijos.
Jugar con ellos. Como que todavía no maduré en cuanto a eso. Me encanta ser padre y esposo, disfrutando el momento.
¿Qué te han dejado tantos años en la 2000?
Una gratitud enorme, mucha enseñanza en cuanto a lo laboral.
Es como mi segunda familia.
¿Cuál fue la pizza más rara que hiciste?
La de anchoas y ananá.
Hasta ahora la piden.
Pero difícil no es ninguna, porque como los productos están ahí a la mano, no hay problemas.
¿Cocinas en tu casa?
Sí, cocino.
Se dice que el hombre que cocina, atrae. (Sonríe).
¡Y yo incluso lavo los platos!
¡O sea que en este caso, enamora!







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...