Comercio fronterizo con Brasil advierte del serio riesgo de la inminente pérdida de miles de puestos de trabajo y cierres de empresas y comercios uruguayos

Entrevista a Alfredo Freitas y Nicolás Sant’Anna

Los Centros Comerciales uruguayos y argentinos están movilizados ante el inicio de un nuevo sistema comercial en Brasil conocido como “lojas francas”, por el que las economías de los departamentos uruguayos y de sus vecinos inmediatos, entre los que se encuentra Salto, se verían duramente resentidas. EL PUEBLO dialogó con los presidentes de los Centros Comerciales de Bella Unión, Alfredo Freitas, y de Salto, Nicolás Sant’Anna, para comenzar a conocer y tratar de comprender las implicancias económicas que traería aparejada la implementación de este nuevo sistema tributario brasilero.

- Hay importantes proyectos de inversión en Brasil en la frontera con nuestro país que podría incidir en forma directa con nuestra economía, ¿de qué se trata?
Freitas- Se trata de una ley brasilera que se planteó en el 2012, fue aprobada en el 2014 y ahora en marzo de este año se reglamentó. O sea, es algo que ya existe y que está en vigencia. No empezaron a funcionar aún las “lojas francas” porque dentro de los requisitos, todas las empresas necesitan tener un software que todavía está en etapa de prueba.Alfredo Freitas y Nicolas Sant Anna

- ¿Qué es una “loja franca”? Literalmente sería una “tienda” libre.
Freitas- Eso se vendió a Uruguay como free shops espejo del lado brasilero, ¿por qué digo que se vendió? Porque nuestras autoridades se preocuparon por lo que le podía afectar a nuestros free shops, pero en ninguna parte de la ley brasilera dice free shop, dice “loja franca”, que es un nombre que ellos utilizan para permitir impositivamente que empresas queden libres de impuestos municipales, regionales y nacionales.

- ¿Serían como unas pequeñas zonas francas como las que tenemos en Uruguay?
Freitas- Sí, pero son empresas individuales que van a poder acceder a eso. O sea, cualquier empresa que esté hoy o que quiera hacerlo, pasaría al régimen de “loja franca”, no pueden convivir los dos regímenes, y pasaría a tener muchos beneficios tributarios. Para que se entienda, ellos van a poder vender todo tipo de productos, exceptuados los que tienen en lo que se llama una lista negativa, que son autos, motos, casas rodantes, barcos, aviones, repuestos para los mismos y lubricantes.

- Salvo eso, todo…
Freitas- Todo. Desde armas, remedios, electrodomésticos, bienes de primera necesidad…

- ¿Y a quiénes les pueden vender?
Freitas- Le pueden vender a cualquier brasilero que tenga documento o a cualquier persona que haya entrado a Brasil con un documento hábil. Eso quiere decir, los del MERCOSUR con el documento nacional nuestro o si es de afuera del MERCOSUR, con un pasaporte.

- También se habla de la instalación de hoteles con complejos termales en, por ejemplo, Santana do Livramento, pero ¿ la ley habilita a la instalación de estas “lojas francas” en toda la zona fronteriza?
Freitas- Están habilitadas 32 ciudades, de éstas, hay seis que están en el límite con Uruguay, como la que está frente a Bella Unión, Artigas, Rivera, Yaguarón, Rio Branco y al Chuy.
Después cada ciudad brasilera tiene que decir que está interesada en ingresar a este sistema.
Esas son las seis ciudades que van a poder tener “lojas francas”. Las inversiones de las que usted habla en Santana do Livramento, se da porque es la ciudad más grande. Estamos hablando de que ya hay presentados proyectos de 40 mil metros cuadrados, que son cuatro manzanas para un solo local…

- Lo que sería un shopping con un tratamiento tributario distinto, mucho más benigno para ellos y que bajaría sustancialmente los precios de los productos y servicios que estarán ofreciendo.
Freitas- Eso hace que los productos que se vendan no tengan impuestos, como ya le comenté, o, para ser específico, los productos nacionales brasileros tendrán apenas un 3% de impuestos y los importados un 6%.

- ¿Y eso cómo nos afectaría?
Freitas- Nuestra preocupación referida a eso es que a diciembre del año pasado, según el BPS, en los cuatro departamentos de frontera donde se van a encontrar frente a estas ciudades que son Artigas, Cerro Largo, Rivera y Rocha, hay 50 mil personas en forma legal que trabajan en comercios. Son 10 mil empresas. Hoy tenemos frente a Brasil una diferencia de precio en el conjunto de la canasta básica, de un 25%. Eso implica que hay productos donde tenemos un 60% de diferencia a favor de Brasil, y hay productos donde también puede estar más barato en Uruguay. El promedio es un 25%…

- La última información que teníamos es que estaban viniendo a Uruguay muchos brasileros a comprar porque éramos más baratos, ¿esto se revirtió?
Freitas- Esas son versiones históricas que hay que hablan de la frontera de que a veces conviene en un lado y a veces conviene del otro lado. La realidad es que de cada diez años, hay un año o hasta dos que es más barato Uruguay, y ocho o nueve que es más barato Brasil.

- ¿Y ahora con este nuevo sistema de “loja franca”?
Freitas- Con este sistema se abarataría mucho más y tendría un triple efecto.
Primero, a las empresas que están en esos departamentos que le mencioné, donde le estoy hablando de 50 mil puestos de trabajo, los afectaría en forma inmediata, por lo que estaríamos hablando, con propiedad, de la pérdida de miles de fuentes de trabajo uruguaya. Pero al mes siguiente, esta diferencia de precio llegará a los departamentos fronterizos de estos cuatro departamentos, estamos hablando de Salto, Tacuarembó, Durazno, Treinta y Tres en forma inmediata…

- ¿Por qué repercutiría acá en Salto también?
Freitas- Facilísimo. Si hoy decimos que tenemos una diferencia de un 25% y le podemos bajar un 40% de impuestos, pasaríamos a tener un 65% de diferencia. En Salto se cobra el 1º de cada mes y el primer fin de semana se irían a hacer el surtido en el lado brasilero, cosa que ya se hace hoy con una diferencia del 25%. Pero lo que complicó es que Uruguay hace muchos años tiene un acuerdo que es que cuando vos viajás por más de 24 horas o pernoctas en otro país, si es por mar, por río o por tierra, tenías un permiso de traer 150 dólares por persona por mes de productos que no sean ropa de uso personal, libros y diarios.
El 24 de marzo Uruguay aumentó ese límite a 300 dólares, o sea que una familia tipo de cuatro personas, podrá ir y traer 1.200 dólares en forma legal por mes estando más de 24 horas.

Eso implica que los 50 mil puestos de trabajo que mencioné, en forma inmediata se multiplica por dos y algo al atacar las ciudades que le acabo de sumar a esta ecuación.
Independientemente del turismo que hoy tiene Salto, terminará siendo afectado porque solo una empresa de las que se va a instalar, tiene planteado hacer un hotel con complejo termal.
Los brasileros inteligentemente fueron al congreso más grande que hay en el mundo de free shops que es en Orlando, y presentaron su ley diciendo que necesitaban inversores, ¿quiénes fueron los primeros en interesarse? Las mismas multinacionales que están hoy en Uruguay.
Eso también va a tener un costo en mano de obra de los mismos free shops, porque tienen una tasa más barata que acá.
El efecto que va a tener esto en forma inmediata va a ser el cierre de muchas empresas y el lamentable pasaje a seguro de paro y desempleo de miles de uruguayos.

- A esta situación, se agrega la información brindada recientemente por la Universidad Católica que la diferencia de precios en la canasta básica es un 17% menor en la ciudad de Concordia que la de Salto. El comercio salteño está rodeado por Brasil y Argentina. ¿Cómo observa la institución que usted preside este panorama?
Sant’Anna- Como siempre, que la corremos de atrás. Los Centros Comerciales estamos tratando a los gritos de prevenir y de llamar la atención a esta realidad sobre esta cosa que se viene, y cuando queramos acordar, la vamos a seguir corriendo de atrás, y en este caso con los puestos de trabajo que se van a perder. El caso que decía, por ejemplo en nuestro caso, de 10 años hay 8 que son favorables a Argentina, y 2 favorable a Uruguay en promedio.

- Siempre perdemos…
Sant’Anna- Y si estuviera (Diego) Lagos (presidente del Centro de Comercio, Industria y Servicios de Concordia), diría que “últimamente les convino a ustedes”, y es cierto. En 2016 y 2017 fue bastante así. Incluso con Brasil la última década, estuvo bastante light la cosa.

- Pero este último trimestre los precios vuelven a ser favorables para Argentina…
Sant’Anna- Claro. Entonces, nuestra desesperación pasa por plantear este tema en Uruguay y miles de puestos de trabajo que están en riesgo.
Estamos como que se viene un gran cambio, porque habrá un antes y un después de esto en el comercio en el norte del país, y nos vamos a dar cuenta cuando ya estemos todos tapados de esta situación. Así que tenemos ciudades de primera línea fronteriza, y luego estamos los que estamos en segunda línea. Estos números que daba Freitas, de 1.200 dólares de posibilidad de comprar en Brasil por familia generará un gran daño.
Hay que tener en cuenta también que cuando las diferencias están a favor de los países limítrofes, en Salto particularmente, las cosas son inmediatas, porque está desde la persona que tiene un Impala con un tanque de 400 litros que hace rato que no lo usa, ni bien esté la posibilidad estará pronto, está la clientela hecha. Hay una cultura de esto, lamentablemente. Pero esto fue toda la vida así, fue y vino. Pero esto que se plantea, lo de las “lojas francas”, es una realidad totalmente distinta. El brasilero va a pagar 3% de su propia mercadería y un 6% por la importada, contra un promedio de 45%. El comercio que está en Santana do Livramento paga un promedio de 45% de impuestos, cuando pase esto, las “lojas francas” van a pasar a pagar solo un 3 o 6%, imagínese la diferencia entre ellos mismos. A su vez el brasilero permite, cosa distinta al régimen de free shop, que el propio brasilero compre en la “loja franca”…

- Eso quitará motivación a que el brasilero cruce la frontera a nuestro país.
Sant’Anna- Claro. Y entre free shop y free shop, le va a convenir estar en el lado brasilero. Eso generará incluso un daño en los propios comercios brasileros, porque habrán comercios que deberán pagar ese 45% de impuestos y el de al lado pagará apenas el 3 o el 6%. Las actuales realidades de Artigas y Rivera es una cosa bien complicada hoy, si le sumamos este problema, será más complicado. Y los que estamos en segunda línea, nos va a pegar muchísimo, y con la estructura de contrabando que tenemos nosotros, va a ser una cosa impresionante por el volumen que pasará a haber.

- Ustedes se movilizan ante esta situación, ¿el gobierno no lo ve igual que ustedes?
Sant’Anna- Estamos tratando de mover en este tema a nuestros políticos para que estén al tanto. Nosotros mismos estamos yendo también.
La semana pasada estuvimos en Montevideo escuchando una conferencia, porque estamos tratando de entender bien qué es lo que va a pasarnos y lo que está ocurriendo para poder transmitirlo. Lo que estamos viendo es que va a haber una historia totalmente distinta después que aparezcan estas “lojas”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...