“Después de la experiencia que tuvimos con Mujica, en Uruguay hay una cosa que debe quedar claro, y es que el gobierno no es para improvisados”

Adrián Peña es diputado por el departamento de Canelones electo y hasta hace pocos días fue el secretario general del Partido Colorado. Hoy integra el sector “Ciudadanos” que postula a la presidencia de la República al Economista Ernesto Talvi. De visita a Salto, conversó con EL PUEBLO.

– ¿Cómo encontró a Salto?
– Se da esta circunstancia particular de la inundación, es una situación terrible para muchísima gente que como hablábamos hoy con Miguel (Feris) más temprano, es lamentable que estas cosas se repitan periódicamente y no se haga lo suficiente para tratar de adelantarnos a estas cosas. Pero bueno, naturalmente uno no ve a Salto en su esplendor, esa es la primera sensación que uno tiene cuando anda recorriendo la ciudad, y cuando lo hacía antes, más con una visión de turista, de visitante. Pero esa es la sensación con la que se queda, uno en la retina tenía la idea de otro Salto como una ciudad fulgurante y hoy lo vemos un poco más apagada. Pero nada que no se puedan recuperar.

– Salto está inserta en una región bastante golpeada, del río Negro al norte es una zona complicada en materia de inversión y empleo. Eso será un problema para el gobierno que venga.
– En realidad, le diré que la situación está complicada en todo el país. Quizás haya grados de mayor complejidad, lo entiendo aquí en el norte, pero en verdad uno advierte que las complicaciones están con los cierres de fábricas en muchos lugares, el turismo está afectando a la baja en los departamentos del Este, hay departamentos que no logran su desarrollo. Durazno, por ejemplo, es un departamento que le ha costado mucho generar puestos de trabajo y calidad de empleo. La semana pasada estuve en Colonia, y en la misma ciudad se está viviendo mucho los efectos del tipo de cambio que afecta terriblemente la cantidad de gente que venía desde Argentina porque hoy les resulta muy caro, y se nota. Ni hablemos de Juan Lacaze que está viviendo un Adrian Peñaproblema tremendo donde ya prácticamente no quedan fuentes laborales. O sea que esta situación complicada se da en todo el país. Indudablemente quien venga a asumir en el año 2020 tendrá que hacerse cargo de una situación que no digo que es de crisis, no me gusta tampoco decir lo que no es, pero sí es una situación que tiene muchas luces amarillas prendidas. Es una situación donde el crecimiento se ha enlentecido tremendamente, el crecimiento económico es dispar, se da en sectores que no generan empleo, que no permea mucho hacia la sociedad, por ejemplo en sectores de desarrollo tecnológico como el software, donde hay un crecimiento importante, eso mueve los números del país pero no genera hacia la interna de Uruguay puestos de trabajo. Hay complicaciones en el sector primario, en el sector manufacturero y también en el sector servicios. Se salvaba el turismo pero este año tenemos la complicación de lo que ha pasado en Argentina. El comercio, por ejemplo, con una carga impositiva elevadísima, está muy complicado, y así se la vieron los comerciantes al pagar los medios aguinaldos sobre finales del año, en algunos casos incluso lo fueron pagando en cuotas.
La situación es compleja y ese es el escenario que va a recibir el próximo gobierno, con un déficit fiscal heredado de la gestión de Mujica básicamente, que no ha podido ser corregido por la actual administración, de un 3.7% que hereda, andará en los 4 puntos o quizás un poco más cuando entregue el gobierno, dependerá de lo que pase en este 2019, pero esa diferencia entre lo que generamos y lo que gastamos, anda en el orden de los dos mil millones de dólares por año, que se consiguen a través de impuestos que se fueron aumentando paulatinamente, de tarifas que también se han aumentado, y en los últimos dos años, fundamentalmente a través de endeudamiento.

– Los economistas sostienen que cuando se desborda el déficit fiscal, repercute en el bolsillo de la gente a través de la inflación. Sin embargo, el gobierno mantiene controlada esta variable económica por debajo de los dos dígitos.
– La inflación se ha mantenido en esos niveles razonables, y digámoslo entre comillas, son niveles altos pero no son niveles que justamente lleguen a los dos dígitos como en Argentina ni mucho menos lo que pasa en otros países donde la inflación se está quedando con parte del sueldo de las personas. Sin embargo, hay otras cuestiones que son importantes. La economía en su complejidad no se puede ver a través de sus variables estáticas, entonces, la inflación parece estar relativamente contenida pero hay otros indicadores que son preocupantes. Por ejemplo, el tipo de cambio. Hay que ver hasta qué momento el gobierno puede mantener el equilibrio entre este tipo de cambio y la inflación. Es decir, un tipo de cambio bajo, como está hoy, que es un tipo de cambio que perjudica a los sectores productivos, fundamentalmente a los sectores exportadores.
Existe presión para que el dólar pueda subir de forma tal que ayude a que la economía mejore y que se pueda permear sobre el resto. Si el dólar sube, generará movimientos en los precios, por tanto generará un alza en la inflación, lo que puede generar algún tipo de repercusión también en la cláusula gatillo de los diferentes acuerdos. Es decir, ese equilibrio es muy difícil de mantener. El punto es que el déficit fiscal seguirá aumentando porque Uruguay se está endeudando y el endeudamiento está siendo más caro porque las tasas de interés vienen subiendo. La Reserva Federal de Estados Unidos ha marcado pautas de aumento en la tasa de interés, eso hace que lo que Uruguay está pidiendo lleve a que los costos de financiamiento sean cada vez más caros. Ahora está anunciando una colocación de bonos en dólares, supuestamente exitosa, pero ya en moneda extranjera. Uruguay había logrado colocar deuda en Unidades Indexadas, en moneda nacional, ahora estamos volviendo a colocar todo en dólares y las tasas no son las mismas. Todo eso complica porque lo que se va a necesitar para poder pagar ese financiamiento es cada vez más, y va a presionar cada vez más también. Entonces, el panorama es, sin duda, manejable pero complicado, porque ese déficit es muy difícil de bajar.

– En el terreno político, a usted como secretario general del Partido Colorado le tocó bailar con la más fea…
– Sí, estoy acostumbrado a eso de chico (risas).

– Me refería a cuando el Partido Colorado estuvo tocando su piso, y luego del mundial de Rusia comenzó una recuperación a partir de la aparición en la escena política de Julio María Sanguinetti y de Ernesto Talvi. Algunos analistas se animan a decir que si esto sigue así, podrían llegar a ser los colorados quienes definan el balotaje con el Frente Amplio, lo que hoy parece ser un exceso de optimismo, ¿qué opina usted?
– Me encantaría, y como es gratis soñar. Es verdad que cuando me tocó asumir en junio de 2017 la situación era muy compleja porque Pedro Bordaberry había anunciado su retiro de la política activa y que no sería más candidato, era quien había ganado legítimamente las últimas dos elecciones internas. Era, además de nuestro candidato, el líder del Partido Colorado. En ese marco, que además se dio la renuncia del diputado Germán Cardozo a la secretaría general, nos tocó asumir y encaramos ese desafío, e iniciamos una serie de acciones tendientes a recuperar al partido. Cambiamos la imagen corporativa del partido, multiplicamos por 40 nuestra presencia en las redes sociales, cambiamos la página web, y generamos una serie de cambios que también pasaron por el trabajo orgánico. Tuvimos en este año y medio que me tocó ser secretario general, más de 60 reuniones del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), tuvimos seis convenciones, una agrupación ampliada de gobierno donde fueron los directores colorados de las empresas públicas a rendir cuentas. Es decir, generamos una utilidad importante en todo el país, el que recorrimos con el CEN. Generamos la elección juvenil colorada que además venía siendo postergada por dos años porque no había ánimo para hacerla. En ese momento decido encarar las elecciones juveniles y generamos además, el primer congreso nacional de la juventud, se formó la primera coordinadora nacional de la juventud y generamos el Instituto Batlle y Ordóñez, que es el primer instituto de la historia del partido, aunque parezca mentira, de formación de cuadros políticos, que está coordinado por el profesor Manuel Flores Silva, donde se realizaron jornadas de formación que culminaron en diciembre. Digamos que en todo ese marco, se fueron generando una cantidad enorme de nuevas agrupaciones, que se fueron escindiendo de diferentes sectores que existían, y esa atomización terminó confluyendo en tres corrientes, “Uruguay Batllista” liderada por Amorín, “Ciudadanos” liderada por Ernesto Talvi y “Batllistas” liderada por Sanguinetti.
Esas tres corrientes hoy tienen un trabajo intenso en todo el país. Nosotros creemos mucho en el trabajo que ha desarrollado “Ciudadanos” desde el mes de agosto, cuatro meses que nos han posicionado para hoy poder ganar esta interna del Partido Colorado, pero creo que todos los sectores han hecho un trabajo interesante, que terminan siendo tres motores que han impulsado al crecimiento del partido. Nosotros vamos con mucha fuerza a la elección interna, nos parece que si Ernesto es el candidato del partido, tendremos chance de meternos en la conversación de octubre, y de poder empezar a soñar.

– ¿Por qué eligió a Talvi?
– Porque es la persona mejor preparada. Después de la experiencia que tuvimos con Mujica, en Uruguay hay una cosa que debe quedar claro, y es que el gobierno no es para improvisados. No tengo gran simpatía por Astori ni soy fan de Tabaré Vázquez, pero le dejaron un lío al actual gobierno. Es decir, las decisiones tomadas por el presidente Mujica y el carnaval que hubo en el gobierno en un momento en que Uruguay nadaba en plata, son las cosas que estamos pagando hoy. Por eso pienso que para estar al frente del gobierno, hay que estar preparado. Creo en la formación y en la preparación, Ernesto es un tipo preparado en las mejores universidades del mundo, que conoce y sabe de políticas públicas, y quiere aplicar en Uruguay todo eso que sabe. Eso es un diferencial con todos los demás candidatos, es la persona por lejos con mayor preparación desde el punto de vista técnico para gobernar. Así que traer a la política a alguien con las condiciones que tiene Talvi, para el Partido Colorado y para el país ha sido algo muy positivo. Nosotros estamos en la organización política de esta propuesta. Tenemos más de 200 técnicos trabajando con las propuestas de gobierno que se presentarán en marzo.

PERFIL DE ADRIÁN PEÑA

Divorciado. Es del signo de Capricornio. De chiquito quería ser intendente de Canelones. Es hincha de Nacional.

¿Una asignatura pendiente? Muchas.

¿Una comida? Todas, pero no hay como un buen entrecot a punto.

¿Un libro? Martín Fierro.

¿Una película? La vida es bella.

¿Un hobby? Leer.

¿Qué música escucha? Folklore y canto popular.

¿Qué le gusta de la gente? La autenticidad.

Leonardo silva