EL PUEBLO dialogó con José Díaz, presidente de la Asociación de Profesionales de las Comunicación, en vísperas de un nuevo Día del Periodista

Entrevista a Juan José Díaz

Juan José Díaz, periodista y presidente de la Asociación de Profesionales de la Comunicación (APC), nos recibió minutos antes de salir al aire en su programa en radio Tabaré (lunes a viernes de 18 a 19.30 horas) para hablar de la comunicación salteña, pensando en un nuevo Día del Periodista, que será este miércoles 23 de octubre.

– ¿Cómo está hoy APC?
– Pasamos momentos muy difíciles, que no conviene ni recordar, incluso se habló de la posibilidad de cesar la actividad de la agremiación, pero se empezó a trabajar en una renovación que tantas veces habíamos anunciado e intentado pero que recién ahora la venimos haciendo. Estamos trabajando bien, estamos muy conformes. Se pudo organizar todo el tema interno de APC, ya sea el tema cobranza y de la masa social, hemos recuperado algunos socios que habían salido del padrón por problemas nuestros administrativos.

Se hizo la entrega del Fausto, que incluso fue más numerosa que otros años, todo muy bien. Para algunos fue experiencia nueva, para otros hacía siete años que no lo hacíamos, por eso fue como un empezar de nuevo. Cayó muy bien en la sociedad, hasta el día de ayer me encontré con una señora en el centro cuando venía para la radio, que me llamó para saludarme y felicitarnos porque había visto todo por televisión. Los medios de comunicación colaboraron, los directores de los medios, de los programas, se utilizó nuevas técnicas para las transmisiones en vivo, la verdad que estamos muy conformes.

– ¿Y cómo se tomó que APC organiza una actividad para reconocer el trabajo de los salteños y termina siendo reconocida por varias instituciones por su trabajo en la apertura del IMAE Cardiológico para Salto?
– La verdad que eso fue muy bueno, emotivo y sorprendente incluso, porque nunca habíamos pensado que pasara algo como eso. Incluso estuvimos trabajando pensando en cómo achicar algunas cosas, porque gente que sería reconocida quería incorporar en los Fausto algunas cosas. Teníamos muchas cosas, como el homenaje a algunos socios y colaboradores que habían fallecido y queríamos que el tiempo nos diera bien. Pero bueno, surgió eso y verdaderamente fue muy lindo, y está bien, porque nosotros nos 70041405_10217519991010427_5363596910621884416_ndedicamos a reconocer cosas de los demás y a veces la gente no reconoce la tarea que APC ha hecho a lo largo de su historia. Por ejemplo, las grandes patriadas que nos mandamos con las jornadas solidarias para obtener recursos para que ciudadanos nuestros pudieran ser operados en el exterior. Recuerdo una de las más grandes que hicimos que se precisaban 100 mil dólares y se consiguió, lo que te habla del apoyo de la gente.

– ¿Lo que sigue en la agenda de APC ahora es el tradicional acto por el Día del Periodista?
– Este año no nos dio el tiempo para hacer algunos talleres que teníamos pensado hacer, nos llevó más de cuatro meses organizar lo del Fausto y las últimas semanas fue impresionante cómo se trabajó, hubo muchos detalles que debimos resolver. Y ahora estamos preparando lo del 23 de octubre, el Día del Periodista, que como todos los años en que el río lo permite, lo hacemos en la Plaza de la Comunicación, que tenemos que arreglar un poco, que es donde la gente se sienta para ver el atardecer, compartir algún mate y conversar.

– Este año, ¿habrá también algún invitado por APC para que haga uso de la palabra?
– Si, hicimos gestiones y José Luis Guarino, con la humildad que lo caracteriza dijo que tendría que ser otra persona, que él hacía tiempo que había dejado la comunicación. Pero finalmente aceptó y vamos a tenerlo participando del acto. Con Guarino fuimos compañeros en diario EL PUEBLO hace muchísimos años. Yo trabajé casi veinte años en EL PUEBLO, donde se hacía escuela, los periodistas y cronistas más viejos te enseñaban, te educaban, te permitían desarrollarte pero eran muy estrictos en la corrección, en los estilos, en la gramática…

– Dicen que Cesio y Arizcorreta eran bravos en ese sentido…
– Cesio, Arizcorreta, Carlos Díaz, mi hermano, Guarino mismo, eran varios los que estaban ahí que nos corregían. Guarino era uno de los modelos que teníamos, lo leíamos todos los días para ver cómo se debería escribir en un diario.

– ¿Qué podemos esperar este año de la palabra del presidente de APC?
– No podemos escapar de la realidad que estamos viviendo. Nadie puede desconocer que hemos ido decayendo en la familia, en la sociedad, a pesar de los adelantos tecnológicos, la comunicación, los celulares y todo eso la gente está cada vez más absorbida en sus cosas y no hay tanta comunicación. Hay problemas en difundir las cosas bien. Tenemos problemas como sociedad con la droga, anda un grupo de madres pidiendo que les demos una mano para tratar de conseguir un centro para recuperar a los hijos adictos de la pasta base y otras drogas. Vamos a ver si podemos darles una mano porque se nos va terminando el período y tenemos otras cosas en mente, pero hay otras instituciones que están también en la misma que APC y que hemos trabajado juntos por el IMAE, por ejemplo, y que están dispuestos a darles una mano para encontrar alguna solución. Es un tema difícil, pero nos habían dicho que el IMAE era imposible para Salto y sin embargo salió. Pero bueno, la droga es un tema que nos golpea todos los días.

Otro tema, la pobreza. Se ha empobrecido la sociedad, prácticamente ha desaparecido la clase media, la clase trabajadora se ha ido deteriorando, vemos a la gente hurgando en los contenedores no ya en horas de la noche sino durante el día, buscando algo para comer, y viene gente de Montevideo, del gobierno y hacen declaraciones como que está todo bien, que han bajado la pobreza, que esto y lo otro, y vemos incluso que está en decadencia la comunicación porque no hay quien se le enfrente de los comunicadores y les diga que lo que nos dicen no es cierto, porque vemos gente que revisa los tachos de basura para comer.

Quizás ahí fallamos nosotros en preparar a la gente joven. Pero también quizás por ahí hay compromisos publicitarios también, porque no hay que descuidar la situación económica, y por ahí su jefe le dice que no pregunten esas cosas. Se ve que en las conferencias de prensa eso no se pregunta, van, meten los grabadores o los celulares que graban y escuchan lo que dicen y hacen alguna pregunta y ta, pasó.

– ¿Se puede hablar entonces de la independencia y objetividad del periodismo?
– Y hoy en día es medio bravo, es muy difícil. Difícil por cómo se ha ido cambiando. Ya te digo, yo pertenezco a una generación de comunicadores que trabajábamos de otra manera. En radio Tabaré, por ejemplo, Arizcorreta trabajaba acá, él redactaba todas las notas que salían al aire, pero hoy en día agarran el diario y lo leen como está, y el diario está escrito por lo general por un periodista, pero a veces está escrito por una persona que solo ingresa el texto o que saca del grabador como está y lo escribe, y se pueden encontrar problemas en la redacción y lo leen tal cual está y no está escrito para ser leído en radio. No hay gente en las radios que redacten, salvo alguna excepción, para que los locutores o quienes dirigen determinados programas o informativo, lo lean.

– Esa es parte de la realidad económica que golpea a los medios de comunicación.
– También. Por eso digo, ha cambiado muchísimo y a veces es bravo hablar así acusando a alguien porque ya te digo, ha ido cambiado y hemos sido testigos de esos cambios.

– Eso te hace un poco prisionero de tus auspiciantes, no solo los públicos sino también de los privados.
– También, exactamente. Incluso hay gente que está paga por determinado grupo político, que trabajan en determinados medios y hacen su tarea. Algunos tratan de ser los más objetivos posibles, pero hay otros que van con la camiseta puesta.

– En tiempos donde además pululan las noticias falsas, donde la gente termina creyendo más esas mentiras que a los periodistas.
– Es una realidad también que la gente cada día trata de mirar la televisión o en el celular o en el Facebook para ver algunas cosas y no compra el diario como se compraba antes, donde en casas humildes, también se compraba cada tanto el diario, uno de Salto y otro de Montevideo los fines de semana porque querían estar bien informados. Eso se ha ido perdiendo y buscan en el celular o en los medios digitales y sabemos bien que no todos son correctos y no todos dicen la verdad.

– Y en estos tiempos de inmediatez, donde si pasa un accidente, por ejemplo, las redes sociales la publican al instante, ¿cuál pasa a ser entonces el trabajo del periodista que con sus publicaciones, sean en diario o en televisión, llegarán al día siguiente?
– La seriedad, el compromiso con la verdad y difundir las cosas tal como son, porque a veces te pasan una foto, una grabación o un video y no dicen ni donde fue, y luego termina sabiéndose que ni siquiera es de acá. Y preguntás, ¿quién te mandó eso? y te dicen que se lo mandó una amiga, de una amiga, de una amiga, y quizás la situación era de otro país y no de acá. Que la gente confíe en los medios que son serios, que están comprometidos, que tienen su historia y trayectoria.
– Así que veo que nos espera un Día del Periodista… intenso.
– Intenso, pienso que sí, sin ser tan ofensivos, porque hay cosas buenas y malas. Dentro de las cosas buenas que vamos a mencionar está lo del Fausto, la reorganización de APC, el trabajo que hicimos ante el planteo que Salto sea declarada Ciudad Universitaria. Como integrantes de la intergremial participamos y planteamos soluciones para Salto al 2030 para no esperar que llegue ese año y nos encuentre en plena crisis económica, productiva y todo lo que se dice que viene mal para esta parte del país.

– Después de tantos años de trabajo se acerca el tiempo del descanso, ¿cómo le gustaría que fuera el periodismo salteño?
– Me gustaría que la gente que trabaja en los medios se siguiese formando como pasaba antes. Quizás APC tiene en ese sentido un compromiso muy importante, que en un principio se cumplió con talleres, cursos, que lamentablemente la mayoría de los que participaban no eran socios, los socios que tenían que estar no iban. Pero tengo en mi mente que cuando me retire de las actividades y si APC me deja, poder canalizar organizando actividades de capacitación, invitando a otras personas como docentes y gente que está en el tema, incluso hemos hecho algunos cursos con la Universidad que anduvieron muy bien, para buscar mejorar nuestra comunicación, porque todos tenemos algo para mejorar, incluso yo.

Perfil de
Juan José Díaz

Casado. Tiene 5 hijos y 4 nietos. Es del signo de Aries. De chiquito quería ser maestro. Es hincha de Almagro y Nacional.

¿Una asignatura pendiente? Aprender a tocar el piano. ¿Una comida? No hay como un buen asado, y si es de cordero mejor.
¿Un libro? “El hombre que calculaba”.
¿Una película? Me gustan las antiguas, como “El último mohicano”.
¿Un hobby? Pescar.
¿Qué música escucha? Principalmente folklore, pero escucho de todo, incluso he escrito alguna letra para canciones de grupo de rock.
¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad, la sencillez y la honestidad.
¿Qué no le gusta de la gente? Los que andan hablando por atrás.

Leonardo silva