Entrevista a Juan Romero ¿Cuáles son los modelos de país que están enfrentados en la elección presidencial del 24 de noviembre?

En el marco de una campaña electoral por la que este próximo domingo 24 de noviembre estarán en pugna dos fórmulas presidenciales, las de Daniel Martínez y Graciela Villar por un lado y la de Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón por el otro, cabía preguntarse si se trata en definitiva que lo que están enfrentados son dos modelos distintos de ver el país y la forma de encarar las soluciones a los problemas que Uruguay tiene según los diagnósticos que se ha venido haciendo por parte de los distintos partidos políticos durante estos largos meses de campaña proselitista.

Se podrá compartir o no el análisis o las opiniones que se vienen escuchando en estos días por parte de los distintos actores políticos, pero para tratar de simplificar las argumentaciones de uno y de otro lado, EL PUEBLO recurrió una vez más al doctor Juan Romero, sociólogo, docente e investigador de la Universidad de la República, para que grafique para nuestros lectores qué visiones de país estarán en juego en esta segunda vuelta presidencial o balotaje. Compartimos a continuación parte de lo conversado con el doctor Romero.

– Unos días antes de las elecciones del 27 de octubre, llegó hasta nuestra ciudad el economista y senador electo Daniel Olesker a presentar su último libro, “Dos modelos en pugna”, ¿podría graficar cuáles son esos dos modelos de país que están enfrentados?
– En síntesis sobre esos dos modelos que están en pugna este próximo domingo 24, podemos observar que uno de los ejes vertebrales refiere a la distribución de la riqueza que se genera. Entonces, tú tenés que en los 90 la economía creció un cincuenta y pico por ciento pero los salarios bajaron en términos reales un ocho por ciento. O sea, creció la economía pero bajaron los salarios. Y en este período o en este ciclo, que veremos si continúa o se inicia uno nuevo a partir del 24 de noviembre, la economía también creció un sesenta y pico por ciento pero los salarios también crecieron en torno del cincuenta y pico por ciento de crecimiento real, es decir, por encima de la inflación.juan romero

Entonces, para mí una de las síntesis es esa, un modelo hace crecer la economía pero no distribuye, ejemplo de eso es Chile. Y el otro modelo hace crecer la economía y distribuye. Esa es una de las patas fuertes, me parece a mí, que están ahí y que veremos qué es lo que pasa.

– ¿Se trata de dos modelos ideológicos los que están enfrentados? Le pregunto porque traer a colación la década del 90 cuando gobernó el padre del hoy candidato de la oposición, Luis Lacalle Pou, cuando en esos años él era un niño, solo se justificaría si hablamos en término de planteos ideológicos, no personales.
– Y sí, yo te diría que va acompañado lo ideológico con propuestas de cómo desarrollar esas visiones de país. O sea, hay uno que te dice que la solución para este problema pasa por determinada propuesta, por ejemplo, importar petróleo, que está en el programa de gobierno del Partido Nacional, aunque ahora te dicen que no es todo el programa del Partido Nacional, pero bueno, un programa va a haber y con el que se va a gobernar. Una propuesta es esa. Así que tenemos una propuesta que te dice que hay que abrir la economía, lo del petróleo es un ejemplo, y otra que te dice que hay que tratar que haya un ente regulador para cuidar el mercado interno, regulemos estos mercados. O sea, son visiones diferentes sobre el mismo problema. Después las personas le suman el carácter propio de cada candidato, esas diferencias personales que son naturales. Más allá de eso, estamos hablando de diferencias en propuestas, que es lo que uno observa que luego incluso se plasma en la acción.

– ¿Cómo ha analizado lo que ha sido hasta ahora la campaña electoral a nivel nacional? Le pregunto porque me llamó la atención que el mismo día de la elección del pasado 27 de octubre, tuve la oportunidad de dialogar con dirigentes y candidatos de todos los partidos políticos y todos coincidían en lo pacífico y tranquilo de la jornada. ¿Notó eso mismo o hubo dos planos diferenciados de la campaña si sumamos a la ecuación a las redes sociales?
– Esta campaña está marcando lo que van a ser las próximas campañas porque hay generaciones nuevas que están comenzando a desarrollar su ciudadanía, y las campañas van a ir marcándose por ese estilo en diferentes planos. El plano visible y el plano, no digo invisible pero sería el plano no tangible. Se van a ir sustituyendo los muros pintados, la cartelería que forma parte del folklore por la llegada por redes, los trolls, gente que se va a contratar para armar determinada noticia, las noticias falsas, etcétera.

Entonces, por el lado, diríamos, tangible, será o es muy tranquila, te diría que entrando en una etapa de desuso, pero necesaria para estar visible. Mientras que por otro lado, la campaña fue descontrolada, absolutamente descontrolada, me refiero a lo que son las redes. Absolutamente descontrolada, diría incivilizada.

– ¿Debido solo a la aparición de las “fakes news” que usted mencionó o debido a un estado de ánimo de la gente?
– No solo “fakes news”, también se ha visto ofensas, mentiras, idas de boca, amenazas, persecuciones, acoso. O sea, absolutamente incivilizada, te diría acivilizada. Muy cavernícola, por decirlo de alguna manera y para que se entienda. Muy poco republicana. Entonces, creo que las próximas campañas serán un elemento que hay que comenzar a, sobre todo desde los partidos políticos, porque en Uruguay nunca hay que dejar a los partidos políticos de lado; por eso digo, desde los partidos políticos y desde su dirigencia, comenzar a educar en ese tema, porque luego se generan heridas y hasta te diría que se terminan generando falsas contradicciones, porque no existen los buenos y los malos, pero se generan los buenos y los malos. Es difícil al otro día en la calle verte con la persona que el día anterior le dijiste de todo por la red y al otro día “hola, ¿qué tal?”, como si lo anterior no hubiese existido. Es difícil.

– ¿Eso no está generando una “grieta”, como se habla en Argentina?
– Bueno, yo no sé qué es lo que definen por grieta. Lo que este tipo de situaciones acivilizada lo que genera es conflicto y lamentablemente, dependiendo de cómo se regule ese conflicto puede llegar a la violencia. Pasa acá y pasa en cualquier tipo de sociedad occidental.

– Pero si se compara nuestra forma de encarar la política a cómo se hace en Argentina, y me refiero a los grados de violencia, ¿cómo la evalúa? ¿Es igual o hay diferencias?
– No, no, no, absolutamente distinta, acá es absolutamente mucho más civilizado. Primero porque la sociedad y la configuración política argentina y uruguaya son muy diferentes, estamos cerca pero estamos lejos.

– ¿Cómo observa lo que va a pasar el domingo 24 proyectando al país por los posibles cinco años que va a vivir si gana una u otra opción?
– En términos de campaña, creo que Luis Lacalle Pou no va a hacer nada, o sea, va a dejar todas las fichas como están porque apuesta a ganador. Es decir, no va a hacer nada más de lo que ya hemos visto para ganar. Y del otro lado, Daniel Martínez va a tratar de mover todas las piezas que pueda para tratar de ganar, o sea, está mostrando un gabinete, y en cierta manera está apretando al adversario para emplazarlo a que muestre lo que sería su gabinete en caso de ganar.

En términos de lo que puede pasar, si gana el oficialismo, podemos esperar la profundización de algunas políticas porque, por ejemplo, en el tema seguridad tiene tremendo llamado de atención. Y si no ganara el oficialismo, se abre una interrogante, porque es evidente que no va a gobernar el Partido Nacional, va a tener que gobernar con otros, y acá el gran convidado de piedra es Cabildo Abierto. Entonces, se abre una gran interrogante a ver cómo se llegan a acuerdo con socios tan dispares.

Por ejemplo, sobre el tema salud reproductiva ya se vio que hay opiniones muy encontradas. Entonces bueno, ahí se abre una gran interrogante.

Perfil de
Juan Romero

Casado. Tiene 3 hijos. Es del signo de Tauro. De chiquito quería ser camionero, como BJ. Hincha de Peñarol, “hasta la muerte”.

¿Una asignatura pendiente? Finalizar sus estudios en inglés.

¿Una comida? Asado con un buen vino.

¿Un libro? Hay muchos, pero cito tres, la Biblia, “Viven” y “El enigma Spinoza” de Irvin D. Yalom.

¿Una película? Cualquiera de “Star Trek” o de “Star Wars”.

¿Un hobby? Jugar al basquetbol.

¿Qué música escucha? “En general, toda, pero te diría la que no me gusta, la que agrede los oídos” (risas)

¿Qué le gusta de la gente? La honestidad y la lealtad.

¿Qué no le gusta? Los corruptos y los traidores.

Leonardo silva