“Estamos construyendo esperanza, discutiendo propuestas, reflexionando, y la gente me devuelve afecto”

Entrevista a Carolina Cosse

“El gobierno tiene que gobernar y el Frente Amplio tiene que hacer política”

La ingeniera Carolina Cosse, con experiencia en cargos ejecutivos al haber estado al frente de la presidencia de ANTEL en el gobierno de José Mujica y hasta hace poco como ministra de la cartera de Industria, Energía y Minería, hoy es la única mujer que se postula para alcanzar la presidencia de la República. A un mes de la elección interna que puede ponerla en la fórmula presidencial del Frente Amplio, estuvo en Salto y dialogó con EL PUEBLO.

– Es la única mujer que se postula a la presidencia del país, ¿siente el peso de eCosse en Salto (4) sa mochila?
– No lo siento como una mochila, lo siento como una gran responsabilidad y también al mismo tiempo como una fuente de energía muy importante. La gente comparte conmigo una gran cantidad de cosas, creo que estamos construyendo esperanza, estamos discutiendo propuestas, reflexionando, y la gente me devuelve afecto. Hay que seguir transformando a Uruguay, lo que me propongo es transformar Uruguay.

– Usted es una frenteamplista independiente que tiene el respaldo de varios sectores del FA. En caso de llegar a la presidencia de la República, ¿cómo piensa ejercer el poder?
– Primero, como tú dices, hay una cantidad de grupos que me respaldan, hay una enorme cantidad de independientes también que me respaldan, y hemos generado, incluso en acuerdo con los sectores políticos que me respaldan, una lista independiente, la 42020 a nivel nacional, para que quien quiera votar mi candidatura y no quiera votar a un sector, lo pueda hacer. Esto es una interna para la candidatura a la presidencia por el FA, gane el que gane, todo el FA se va a encolumnar detrás de la persona que gane estas internas. El próximo gobierno tiene que ser del FA para todos los uruguayos, por supuesto, no para los frenteamplistas. Tengo antecedentes que me respaldan, soy una persona que cuida la unidad, soy cuidadosa con mis declaraciones, no me ando peleando con mis compañeros nunca, eso sí, discuto, converso, reflexiono, formo equipo.

– Le preguntaba por el ejercicio del poder, ¿cómo se ejerce el poder desde una fuerza política que es muy discutidora y que a veces tranca lo que propone el Ejecutivo? Un claro ejemplo de esto fue cómo el FA trancó el TLC con Chile.
– Mirá, creo que la renovación del FA está en su esencia. El propio FA al nacer fue algo muy innovador, y ha sido siempre un proceso de renovación, y en esta nueva época del mundo y de Uruguay, la renovación es mucho más que cuatro personas que son precandidatos. Por lo tanto, hay que renovar también la forma de trabajar, y espero realmente a un FA activo, promoviendo la participación de la gente, porque a veces, discusiones como las que tú plantCosse en Salto (1)eas, se resuelven mal porque queda limitada a pocas personas. Cuanta más gente participe profundamente en la discusión, trascendiendo la anécdota, más fácil será resolver los temas. Entonces, espero como gobernante que el FA sea activo, con comités que salgan para afuera, que promueva la discusión de los temas y no que los temas lo discutamos dos o tres. El gobierno tiene que gobernar, llevando adelante el programa, y el FA tiene que hacer política.

– ¿Plantea entonces ampliar el Plenario Nacional del FA que fue el que trancó el TLC?
– No, lo que estoy hablando es de que la gente maneje los temas y haga la presión social que tiene que hacer sobre los temas con conocimiento y con fundamento. Estoy hablando que el FA construya política y no que las cosas se resuelvan en un ámbito cerrado. Eso es lo que quiero, a gente participando. El FA está donde están los frenteamplistas, es mucho más que los sectores, mucho más que los legisladores, mucho más que los líderes. Realmente somos todos el FA.

– Al inicio de este segundo gobierno de Tabaré Vázquez se declaró la esencialidad de la Enseñanza cuando sus sindicatos estaban implementando medidas de lucha, teniendo Vázquez que desandar luego ese camino. Siendo presidente, ¿piensa ejercer el poder en toda su magnitud o será tolerante con algunos sectores de nuestra sociedad?
– Primero, me baso en la experiencia que he tenido. Fui presidenta de ANTEL cinco años y no hubo ningún conflicto, y eso, ¿por qué fue? Porque había un diálogo constante, porque había un compartir cuál era el rumbo estratégico de la empresa. Como ministra, no sé cuántas veces generé mesas de diálogo entre distintos sindicatos o porque me lo pedían los trabajadores que generara una mesa de diálogo por algún tema complejo o porque me lo pedían empresarios en la propia ANCAP, en la propia UTE. Me he pasado generando y promoviendo espacios de diálogo con fundamento. O sea, cuando uno establece una mesa de diálogo, si vos decís una cosa y yo digo otra y nos quedamos ahí, no sirve para nada. Si fundamentamos lo que decimos, empezamos a encontrar puntos de contacto. En una negociación siempre se encuentra algún camino. Así que esa va a ser lo que siempre ha sido mi manera de trabajar.

– ¿Una forma distinta a la planteada en este caso por Tabaré Vázquez y la ministra María Julia Muñóz?
– Cada cual tiene su impronta, y son situaciones que en ese momento no viví directamente porque no era la ministra de Educación. Siempre hay que tratar de evitar llegar al conflicto. Cuando es inevitable, hay que informar a la población qué es lo que está pasando, eso también lo he hecho, porque también me tocó pedir medidas de declaración de esencialidad en algunos temas energéticos porque entendía que se afectaba a la población. Voy a ir como siempre por el diálogo.

– Desde que el FA asumió el gobierno hace 14 años, se comenzó a trabajar en el cambio de la matriz energética, ¿cuándo se verán esos cambios en el bolsillo de la gente?
– Desde 2015 empezamos un proceso de vincular los beneficios energéticos a la producción de las empresas para las cuales la energía representaba un costo. Fuimos avanzando en los años siguientes, y a diciembre de 2018, este gobierno generó un descuento del 20% para 115 mil comercios. Creo que con una buena planificación, se puede manejar una devolución de excedentes, una o dos veces al año, con una aproximación a devolver parte de esos beneficios a toda la población. Eso lo plantee como ministra y creo que es un proceso que se puede llevar adelante.

– ¿Cuál es su principal preocupación, esa que le quita el sueño?
– No hay una principal o única preocupación porque nuestra propuesta es transformar Uruguay, y eso va a requerir trabajar mucho en muchas áreas y haciendo cosas nuevas. No solo hacerlas mejor, no solo empujar o impulsar cosas que anden bien sino plantear cosas nuevas y aproximaciones nuevas a los temas para resolver desafíos y aprovechar oportunidades.

– El 18 de Julio del año pasado usted hizo un discurso en el Parlamento que fue bastante removedor al hablar de los cambios que se vienen en las nuevas relaciones laborales con la tecnología. A raíz de ese discurso consulté a un miembro del CODICEN si nuestro sistema educativo estaba preparado para enfrentar ese desafío de capacitar a la nueva mano obrera tecnificada del país y me dijo que no. ¿Hay que trabajar mucho en educación para poder llegar a tiempo con esas metas que usted planteó en su discurso?
– No sé quién se lo dijo pero no estoy de acuerdo…

– El doctor Robert Silva.
– Le falta información al señor porque le voy a contar algunas cosas que están pasando en Uruguay…

– Le estoy hablando de un integrante del CODICEN.
– Bueno, pero no estoy de acuerdo. Pero le voy a dar fundamentos. En la Universidad de la República hay un grupo importante de docentes que están trabajando hace tiempo en inteligencia artificial. Hay cursos de inteligencia artificial que el año pasado se levantó el cupo que tenían y se duplicó la matrícula. Hay empresas de software uruguayas que están vendiendo productos de inteligencia artificial al mundo. O sea, Uruguay está en la parte más alta de la educación y en la producción en inteligencia artificial. En la escuela están pasando cosas alrededor de las Ceibalitas en nuevas técnicas de enseñanza que llevan adelante los docentes. Por ejemplo, en aprendizaje profundo, que está basado en la solución de problemas y en la colaboración y no en la clase magistral que está muñendo a los niños y niñas con elementos para poder adaptarse en un mundo que va a cambiar.

Están pasando fenómenos en UTU, en la UTEC. O sea, hay una cantidad de cosas que están pasando que lo veo, por ejemplo, cuando el 30 de mayo se haga la primera competencia mundial Open de robótica en el mundo, que se va a hacer en Uruguay, en el ANTEL Arena. Como ves, hay cosas que se están realizando y que son poco conocidas y que están preparando a los niños y a la juventud para ese mundo. Hay que hacer mucho más, pero no estamos partiendo de cero.

– De todas formas, hay cifras que preocupan. Por ejemplo, solo el 24% de los jóvenes de 18 años logran terminar el liceo, cifra que alcanza al 43% en jóvenes de 24 años de edad, la mitad de los que terminan el liceo en Chile, que pasa del 80%. Eso debería preocupar al gobierno.
– Sí, estoy de acuerdo con eso. Me preocupa el abandono, y el problema está fundamentalmente en Secundaria, porque UTU se ha desarrollado en una formación de calidad. Tenemos propuestas para tratar el tema del abandono…

– No dejaría de lado en el análisis a la escuela, porque el porcentaje de repetición en 1º año de liceo es del 36%, lo que muestra que ya se trae una mala base de la escuela…
– Sí, tiene razón en que es un tema que tiene conexión con la escuela. Hay algunas experiencias muy buenas que se están haciendo en Uruguay de coordinación, incluso de quienes abandonan, tomarlos y proponerles una forma de educación absolutamente distinta, y eso está funcionando. Esas formas que son poco conocidas y que se están dando, hay que generalizarlas. Nosotros tenemos un esquema educativo que corresponde a un pacto intergeneracional de nuestros abuelos, que centra la atención en el acceso universal, y como tú decís, tenemos que renovar ese pacto intergeneracional y preocuparnos por el egreso también. Van a haber muchas cosas que habrá que cambiar.

Los docentes necesitan formación universitaria, no me cabe duda, y tampoco me cabe duda que aunque no salga la Universidad de la Educación, tenemos los medios para ayudarlos con formación universitaria porque ya hay universitarios ayudando a docentes, y eso es fabuloso, también está pasando ahora pero tampoco se sabe.
Además, todos decimos que la educación es mucho más de lo que pasa en el aula, bueno, hay que poner eso en práctica. Por ejemplo, alrededor de los centros educativos secundarios, en los barrios, suceden experiencias educativas, como la formación en deporte, en música, tenemos que empezar a hacer acuerdos para generar una red de contención educativa en cada centro educativo.

Perfil de Carolina Cosse

Divorciada, tiene dos hijos. Es del signo de Capricornio. De chiquita quería ser arquitecta. Hincha de la Celeste, “no sé nada de fútbol”.

¿Una asignatura pendiente? Seguir aprendiendo. ¿Una comida? El asado.
¿Un libro? “La plenitud de la vida”, de Simone de Beauvoir.
¿Una película? 2001, odisea del espacio.
¿Un hobby? Nadar y leer.
¿Qué música escucha? Popular, candombe, salsa, rock, clásica.
¿Qué le gusta de la gente? El corazón.
¿Qué no le gusta de la gente? La intolerancia.