“Estamos trabajando por una renovación partidaria y la defensa de los valores del interior”

Entrevista a Enrique Antía

Enrique Antía es intendente de Maldonado e integra el llamado “grupo de los intendentes” del Partido Nacional, quienes han conformado el sublema “Mejor País”, postulándolo como uno de los precandidatos presidenciales blancos. En Salto es respaldado por el veterano dirigente César Panizza con su histórica Lista 3.

– ¿Por qué decidió salir de su zona de confort, como es la intendencia de Maldonado, para recorrer el país y tratar de conquistar votos para su causa?
– Primero, soy militante histórico del partido y nunca pensé en ser candidato a nada, siempre fui militante de abajo, y me tocó la responsabilidad de encarar ya ahora varios espacios en el partido, y vimos en este grupo nuestro que era momento de jugar fuerte e involucrarse para cambiar, y que los dos principales referentes que tenía el partido dejaban espacio para que hubiera otra corriente importante. Había un 65% afín al partido o que podían votar al Partido Nacional que encontraban como buena o muy buena una tercera opción. Cuando lo estudiamos, muy buena un 38%, quiere decir que ya estaba el espacio para generar otra cosa, porque el tipo de enrique antiaconducción que había no era el que nosotros pretendíamos. De hecho, varios intendentes pensamos lo mismo, y llegó un momento que teníamos que decidir si encarar o no encarar, y cuando juntos como equipo resolvimos que había que encarar para ayudar a ganar el gobierno, porque tenemos que cambiar el país, bueno, todos sabíamos que alguno iba a tener que encarar, ninguno hizo nada por ser candidato, créame, y vi que como venía la mano me iban a ensartar a mí…

– ¿Perdió el sorteo?
– (Risas) Perdí el sorteo, porque Maldonado es más conocido en todo el país, hay más acceso a medios de prensa, la gestión que hacemos en Maldonado ha trascendido más, y los compañeros vieron en nosotros la persona que sabe trabajar en equipo y que los puede representar. Y para mí fue una enorme responsabilidad y honor que otros compañeros de alta experiencia y de éxito en la gestión de gobiernos departamentales o en municipios, se apoyaran en nosotros. Entonces, no pudimos eludir la responsabilidad y bueno, salimos de la zona de confort. Pregúntele a mi señora que está furiosa por qué tenemos que andar por todo el país y robándole horas a la familia.

Pero lo hacemos con gusto, sabiendo que podemos aportar a nuestro partido experiencias de gobierno, porque al estar haciendo gestión, al estar gobernando, mucha experiencia de gobierno podemos aportar, sobre todo, cuando una de las críticas que vimos que le iban a hacer al Partido Nacional era que no estaban gobernando y que no estábamos preparados para gobernar, que es lo que muchos dirigentes de otros partidos dejaban deslizar. Y nosotros creemos que desde nuestro humilde espacio de gestiones departamentales y locales, tenemos mucha experiencia para extrapolar al gobierno nacional.

– En ese caso, la única persona que no tiene experiencia de gobierno es Lacalle Pou, Larrañaga tiene diez años de experiencia como intendente de Paysandú. Por tanto, ¿usted hace referencia concretamente al precandidato Lacalle?
– No, yo me refiero a la experiencia de gobierno porque las cosas en los últimos veinte años han cambiado, y una cosa es tener experiencias anteriores y otra cosa es la actual, saber qué está pasando ahora en un gobierno donde estuvo gobernando también el Frente Amplio, ahí tenemos también alguna diferencia con Larrañaga en materia de gestión. Yo personalmente voté un par de veces con Larrañaga, en otra oportunidad voté con el doctor Lacalle, pero no pertenezco al grupo del cerno de Larrañaga, nosotros éramos de Correntada Wilsonista, que era un grupo independiente del partido y que siempre supo mantener su independencia. Con Larrañaga la principal diferencia que tenemos es que nosotros sabemos trabajar en equipo, y que confiamos que el trabajo de equipo es la manera en serio de gobernar.

– Mi primera pregunta refería a su causa, ¿cuál es esa causa por la que trabaja?
– Estamos trabajando por una renovación partidaria y la defensa de los valores del interior del país, históricamente postergado, dejado de lado y no tenido en cuenta para la toma de decisiones como en el presupuesto, en las obras, en la inversión pública, que se precisa, y como dicen, en este país el que no llora no mama…

– Y “el que no afana es un gil”, sigue la letra del tango.
– Bueno, usted lo dijo (risas). Tenemos la oportunidad de marcar un espacio de defensa del interior dentro del partido y también en el gobierno nacional. Y hay ejemplos suficientes de buenas gestiones que podemos aportar con experiencia a nuestro partido.

– ¿Cuáles son esas causas que no son atendidas en la capital y que ustedes plantean que hay que cambiar?
– A la hora de definir un presupuesto nacional, primero que nada hay un desconocimiento de lo que pasa realmente. Le voy a poner un ejemplo. ¿Cuántos años hace que el interior del país, tanto Salto como Maldonado, tienen las condiciones para tener un Centro de Emergencia Cardiológica? ¿Cuánta gente del interior se muere por no acceder a tratamiento rápido de una tecnología que se conoce en el mundo y que perfectamente se puede aplicar en Uruguay? Y no le dan la autorización ni a Salto ni a Maldonado…

– Mire que Salto ya tiene el IMAE Cardiológico.
– Ahora, ¿cuántos años demoró en llegar el IMAE?

– Casi veinte años desde que se pidió.
– Ahí tiene. Maldonado, Rocha, Lavalleja tienen las mismas condiciones en población, aparte de la cantidad de turismo internacional que viene, y sin embargo Montevideo tiene seis o siete IMAE, para poner un ejemplo. Importante es la salud, pero si hablamos a la hora de la inversión pública, ¿le parece que el país esté pobre, con las dificultades que tiene, puede darse el lujo que un organismo público como ANTEL gaste cien millones de dólares en un gimnasio o en un local de eventos cuando hay tantas necesidades de escuelas, de Centros CAIF, de escuelas de tiempo completo para cambiar el sistema educativo? ¿Qué hacemos con esas decisiones que se toman en Montevideo?

Le voy a pasar otro dato. ¿Sabe cuánto pagan los chacreros de Salto, los productores de Tacuarembó o los tamberos de Florida o los transportistas de Salto, Tacuarembó y Florida, en el litro de gasolil para financiar el boleto de Montevideo como subsidio? $4 por litro. Cada litro de gasoil que pone un chacrero de estos departamentos o del país, en su producción paga $4 de más para bancar la ineficiencia del boleto de Montevideo. ¿Y eso por qué es? Porque el gobierno mira a Montevideo porque ahí están los votos, o como también la llaman a la zona metropolitana junto a Canelones. ¿Eso es justo? ¿No sería más justo reordenar el boleto y los circuitos del transporte en el área metropolitana para así no tener que subsidiarlo?

Mire, cuando llegué a la intendencia de Maldonado, estaba el mismo manejo político del transporte que hace Montevideo y Canelones. O sea, había dos millones y medio de dólares por año de subsidio al boleto a las empresas. Cada vez que hubo un aumento de boleto, fui achicando el subsidio, para no hacerlo de golpe y no armar lío. Y logramos en tres años eliminar ese subsidio, y no hubo un cristiano ni una empresa que se quejara. Es decir que esa plata estaba de más, porque si no las empresas hubieran quebrado. Fuimos ordenando las líneas volviéndolas más eficientes, controlando el boleto gratuito que había para los amigos, y logramos eliminar el subsidio, sin que hubiese trauma. Entonces, es un problema de gestión que lo paga el país. Por eso creemos que el interior tiene que estar presente.

– Estamos a un mes y medio de las internas, ¿cuáles son sus expectativas?
– Nosotros, como grupo nuevo, vamos a votar muy bien y vamos a marcar un espacio importante en el partido. No sé si ganamos la interna, pero que vamos a ayudar al partido a ganar y a generar un espacio importante, sí. Todos saben en el partido que somos gente de unidad y responsabilidad, y que vamos a apoyar al que gane, sin duda. Si otro gana, ahí estaremos nosotros apoyándolo con nuestra gente, con nuestras ideas y propuestas. Y si gana el partido, el plan de seguridad que en Maldonado estamos desarrollando seguramente formará parte del plan de seguridad del partido, porque no hay otro plan que se haya presentado tan completo como el que nosotros hemos presentado.
Para poner un ejemplo de cuál es nuestro aporte. Son nuestros hombres y nuestras ideas, y el compromiso de controlar después que con el interior se haga justicia, para eso vinimos a la interna. No venimos para ocupar cargos sino que vinimos a la interna para ocupar espacios y para ayudar a ganar el gobierno. Salimos de esa posición de comodidad, como usted dijo, por el país, y estamos dispuestos a hacerlo porque tengo un compromiso grande con mi barrio, con mi gente, con los uruguayos, tengo hijos, tengo nietos, quiero un país diferente.

– Y en ese camino que inició ya hace unos meses, recala hoy en Salto, ¿quién lo representa en nuestro departamento?
– Tengo el honor de hacer política del brazo de un vecino popular, que la comunidad lo ha valorado y lo quiere, que es un poco el estilo que queremos para los gobiernos, es la gente comprometida con la base de la sociedad. No lo conocía a (César) Panizza. Cuando vine a Salto ya como precandidato, en una reunión en la departamental, estaba sentado al lado mío. Le pregunté a cada uno de los que estaban qué hacían, a qué pertenecían y cuando le tocó a él, fue el último que habló, me dice, yo estoy acá porque estuve en Maldonado por temas familiares y me gustó mucho verlo en la campaña, vi lo que usted estaba haciendo y quería decirlo.

Pregunté quién era y cuando vi que había tenido una trayectoria como docente vinculado al deporte y al servicio, ahí le llevé la carga para también sacarlo de esa posición de comodidad e invitarlo a esta patriada para cambiar.
Y tengo el honor de que me lo hizo fácil, porque enseguida prendió, y si bien estoy seguro que debe haber dudado porque estaba en otra etapa de la vida y cómodo, decidió jugarse, y me parece que eso es algo bueno que merece destacarse en este momento porque para mí, llegar del brazo de alguien que fue integrante del último gobierno exitoso de Salto, como secretario general, me parece muy importante, después de tantos gobiernos fracasados.

Perfil de Enrique Antía

Casado hace 43 años, tiene 5 hijos y 6 nietos y tres cuartos, “el próximo mes viene Amalia”. Es del signo de Sagitario. De chiquito quería ser futbolista. Es hincha de Nacional y de Deportivo Maldonado.

¿Una asignatura pendiente? Me hubiera gustado tocar guitarra.

¿Una comida? El guiso de arroz o de porotos.

¿Un libro? “Viven”, es un libro que me marcó porque en esa caída del avión en la cordillera murieron varios amigos.

¿Una película? La vida es bella.

¿Un hobby? Caminar por la costa y mirar a lo lejos.

¿Qué música escucha? Me gusta todo, en especial el folklore y la música clásica.

¿Qué le gusta de la gente? La comunicación.

¿Qué no le gusta de la gente? La envidia.