“Queremos que las empresas aprendan a gestionar la innovación”, dijo la entrevistada quien brindó detalles

Con la licenciada en Economía María José Medín

La Licenciada en Economía María José Medín, forma parte de un equipo de trabajo que constituye el Centro de Apoyo a la Innovación Empresarial que desde el año pasado viene trabajando en la sede Salto de la Universidad Católica. Para conocer detalles de qué se trata esta novedosa propuesta empresarial, EL PUEBLO dialogó con la Lic. Medín en los siguientes términos.

- ¿Qué es el Centro deApoyo a la InnovaciónEmpresarial (CAIE)?

– Es una institución que empieza a funcionar en Salto a partir del año pasado y que está apoyado por la Agencia Nacional de la Investigación e Innovación (ANII). En el marco del objetivo de la ANII, que es apoyar a las empresas para que incrementen y fortalezcan sus capacidades internas de innovar, hicieron un llamado a cuatro instituciones que se localizaran en diferentes departamentos, en Montevideo y en el interior, para brindar este servicio de apoyo a la innovación para las empresas.Maria Jose Medin

- Este Centro en Salto, ¿está conformado por un equipo de trabajo?

– Así es, y está formado por el Ing. Álvaro Sorondo, que es el responsable principal y técnico del programa, después está el Ing. Ind. Emilio Oteiza, la Lic. en Economía Gimena Abreu y yo, que también soy licenciada en economía.

- ¿Brindan asesoramiento a empresas que buscan cambios a través de la innovación para mejorar su producción?

– Exactamente. Lo que buscamos es un determinado perfil de empresas, este programa no está enfocado a emprendedores -personas que tienen ideas de desarrollo o de negocios- sino que es para empresas establecidas. Las características de las empresas que pueden participar en este programa es que tengan como mínimo una antigüedad de tres años, que tengan una plantilla de personal de entre ocho y diez personas aproximadamente, que tengan un nivel de facturación alrededor de dos millones de Unidades Indexadas al año.
También la ANII nos pide que en la empresa existan por lo menos dos personas que tengan formación terciaria. Esas son básicamente cuáles son las condiciones que tienen que tener las empresas para participar de este programa. Hablamos de medianas y pequeñas empresas.

- ¿Cuáles son los beneficios que tendrán las empresas que participen de este programa?

– Los beneficios pasan porque la ANII va a financiar el 70% del costo de la actividad; es decir, aquellas empresas que tengan interés en innovar, ya sea en proceso, que quieran largar un nuevo producto al mercado, que quieran mejorar la gestión interna de la empresa, todo eso forma parte de la innovación, no solamente tiene que ver con aspectos que sean tecnológicos ni de innovación disruptiva, ni mucho menos, podrán ser financiadas por la ANII hasta en un 70% de su costo. Muchas veces, simplemente puede tratarse de algún proceso interno de mejora en la gestión de las empresas que lleve a que sean más productivas, o sea, que se trate a la innovación en ese sentido.
Básicamente lo que queremos es dejar que las empresas aprendan a gestionar la innovación, a entender el concepto de la innovación desde el inicio. Por eso también estamos enfocados a empresas que alguna vez hayan desarrollado algún pequeño proyecto de innovación, pero que tampoco esté en una etapa donde permanentemente estén innovando. Ese es el segmento al que nosotros apuntamos.

- ¿Cuál sería el tipo de perfil o rubro de la empresa al que estarían dispuestos a asesorar?

– No tenemos impedimento en ningún rubro, o sea, puede ser una empresa agropecuaria, una empresa relacionada al comercio, a la industria, a los servicios, cualquier tipo de empresas que cumplan estas condiciones que acabo de decirle y que nos pide la ANII.

- Mencionó que la empresa que se presente a este Centro debe tener al menos dos personas dentro de su personal con formación terciaria, ¿por qué?

– Eso es para que después ellos funcionen y generen la gestión de la innovación al interior de la empresa porque este programa lo que también puede financiar es capacitación para la empresa en innovación. Entonces, que después queden instaladas las capacidades para seguir innovando. Por eso es que la ANII pide que haya este requisito.

- ¿Cuál sería entonces el trabajo concreto que ustedes realizan con la empresa?

– En una primera aproximación a la empresa, nos cuentan a qué se dedica la empresa, en qué etapa de maduración de la empresa se encuentra, es decir, si se trata de una empresa que ya tiene cierta trayectoria o no. Y después hacemos un diagnóstico de cuáles son las necesidades que tiene la empresa actualmente, y ahí empezamos a trabajar para conocer en qué parte, sector, área o en qué tema podemos empezar a gestionar los procesos de innovación de la empresa.

- Una vez que se han realizado todos los procedimientos y logran la aprobación de la ANII y comienza a trabajar esta empresa con estas modificaciones, ¿ustedes hacen un seguimiento o ya a partir de ahí la dejan a la empresa manejarse sola?

– No, nosotros tenemos un período que son cinco meses de trabajo con la empresa en donde se hace como una especie de diagnóstico, se determina en qué área vamos a trabajar, se formula un plan de trabajo y después ese plan de trabajo se tiene que cumplir. A lo último, la ANII verifica que todo lo determinado en el plan de trabajo y en el plan de acción realizado para trabajar con la empresa, se cumpla. Y a lo largo de esos cinco meses, nosotros acompañamos al empresario.

- ¿Eso es antes o después del otorgamiento del crédito de la ANII?

– No, eso es después, una vez que la ANII le otorgó el financiamiento del 70%, que como máximo la ANII financia 320 mil pesos. Por lo tanto, lo que debería pagar la empresa serían alrededor de 51 mil pesos, a lo largo de cinco meses.

- Entonces, una vez que comienza a andar con esta modificación, ¿ustedes acompañan a la empresa cinco meses más?
– Sí, y después la dejamos seguir su camino, porque se supone que ya se crearon las bases para que la empresa pueda seguir su propia gestión de innovación.

- Me comentó el director de la sede, el Mag. Emilio Silva, que llama la atención la alta mortalidad existente entre las pequeñas y medianas empresas en Salto. ¿Esto pudo haber determinado la instalación del Centro de Apoyo a la Innovación Empresarial en nuestra ciudad como forma de respaldo al fortalecimiento de las PYMES?
– Fíjese que estas empresas a la que nosotros apuntamos ya pasaron esa etapa en la que mueren, porque uno de los requisitos es que deben tener un mínimo de tres años de antigüedad. Entonces, el tema de la mortalidad pasa al principio de las empresas, cuando no hacen, de repente, una buena validación de la idea, que son empresas que se instalan y mueren en el tiempo pero que es normal en muchos emprendimientos. Nuestro trabajo no está enfocado a nuevos emprendimientos sino que está enfocado a empresas ya establecidas, con un monto de facturación relativamente importante, con diez personas a cargo, es decir que definitivamente esa empresa ya no murió y por tanto no forma parte de esas estadísticas.

- Cuando el empresario presenta la propuesta de innovación de su empresa, ¿podría ser tal el grado de cambio sugerido que podría llevarla a cambiar de objeto del negocio?
– Pueden pasar varias cosas. Puede ser que la empresa quiera innovar en su propio sector y en la propia actividad que ya tiene, o puede ser que la empresa quiera buscar alguna otra línea de negocio. Entonces, eso también es parte de la innovación. Ya con los recursos que ya tiene la empresa, ya sea de personal, infraestructura o lo que sea, que los utilice para innovar y ampliar una línea de negocio, por ejemplo.

- Este Centro de Apoyo a la Innovación Empresarial está instalado en Salto desde el año pasado, ¿o sea que ya mañana mismo podría venir a la Universidad Católica cualquier empresario que llene los requisitos que ha mencionado buscando su asesoramiento luego de leer hoy esta entrevista?
– Sí, claro. Nosotros tenemos un número de contacto, que es el celular 099 590 124, donde pueden solicitar una entrevista o pequeña reunión, donde se verá si la empresa cumple con las condiciones para que nosotros podamos empezar a trabajar con ellos.
El año pasado hicimos una serie de talleres relacionados a la innovación, porque buscábamos un poco desmitificar el tema de la innovación asociada a cuestiones más tecnológicas y más de recursos importantes. Uno puede gestionar la innovación desde pequeñas cosas, como desde cambiar el software del sistema, cambiar el mismo sistema con el que se ha venido trabajando, gestionar la relación con el personal, etcétera, lo que todo eso termina llevando a ser más productiva a la empresa. Una consultoría en costos para ver dónde se podría disminuir los costos y ahí innovar, bueno, en eso también. O sea, no tiene por qué ser una innovación para afuera, puede ser también una innovación para la propia empresa.

Perfil de María José Medín

Es Licenciada en Economía egresada de la Universidad de la República en 2003, realizó luego un posgrado en Dirección y Administración de Empresas en la Universidad Católica en 2015. Ha realizado múltiples cursos de actualización y publicaciones. Desde 2004 ha sido docente en la Universidad Católica del Uruguay con alta dedicación en la Facultad de Ciencias Empresariales dictando las asignaturas de Entorno Económico Nacional, Microeconomía, Macroeconomía y Análisis Económico para los Negocios.
Está casada, tiene dos hijos. Es del signo de Sagitario. Es hincha de Nacional.
¿Una asignatura pendiente? Todo el tiempo trato de estudiar, de especializarme y de seguir avanzando. ¿Una comida? El pescado y la carne.
¿Un libro? Me gustan las novelas históricas.
¿Una película? Prefiero series, ahora miro “Sobreviviente designado”.
¿Un hobby? Viajar.
¿Qué música escucha? Escucho de todo, pero prefiero pop y rock argentino.
¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad, la honestidad.
¿Qué no le gusta de la gente? La hipocresía.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...