Sobre la eutanasia: «Me parece una obscenidad y una calamidad que un país que no presta una adecuada atención a sus pacientes que necesitan cuidados paliativos, legalice alguna forma de acabar con ellos»

«Morir en paz» : Conferencia de prensa de Marcos Gómez Sancho y Gabriela Píriz

En el marco del Plan Nacional de Cuidados Paliativos, llevado adelante por el Ministerio de Salud Pública, se realizó la conferencia sobre «Morir en paz» a cargo del referente mundial de la medicina Paliativa, el Prof. Dr. Marcos Gómez Sancho, quien concurrió hasta nuestra ciudad con la Dra. Gabriela Píriz, asesora referente del Programa Nacional de Cuidados Paliativos del Ministerio de Salud Pública. Ambos realizaron una conferencia de prensa previa a la charla que fue acompañada por un salón lleno en el Hotel Salto.

- ¿Cómo se viene trabajando en nuestro país sobre los Cuidados Paliativos?
Píriz- Desde el año 2013 venimos desarrollando en el Ministerio de Salud una política de Cuidados Paliativos. Hicimos un diagnóstico inicial, teníamos una cobertura muy baja, muy despareja, muchos departamentos no tenían nada de Cuidados Paliativos, no había prácticamente nada de Cuidados Paliativos Pediátricos, y comenzamos a desarrollar una estrategia con varias líneas. Una de ellas es visitar todos los departamentos con el Prof. Marcos Gómez Sancho. Los visitamos además reuniéndonos con las autoridades muy periódicamente de todos los departamentos, y lo que hacemos es mostrar el Plan Nacional a los profesionales pero sobre todo al público y a la gente común que tiene que saber de este derecho, y luego el Prof. Gómez Sancho da una conferencia muy reflexiva sobre cómo vivimos y cómo debemos morir.

- ¿Por qué se daba esa escasa cobertura?
Píriz- Por muchas cosas. En primer lugar, por falta de formación profesional, porque loGabriela Pirizs prestadores no estaban obligados a tener esta cobertura. Y hoy Cuidados Paliativos es una prestación más como es cualquier otra especialidad, y está a lo largo de toda la vida, es para los niños, es para los adultos, para los adultos mayores, para todas las patologías y lo que se trata es que aquellas personas que tengan enfermedades avanzadas, graves, incurables, puedan tener una calidad de vida hasta el último día de sus vidas. Se trata de morir en paz, como dice el nombre de la conferencia del Prof. Gómez Sancho, pero se trata de vivir con buena calidad de vida todo lo que le queda al paciente y que esto involucre también a la familia y a los cuidadores. Entonces es algo muy específico que se trabaja en equipo interdisciplinario, trabajan médicos, enfermeros, psicólogos, trabajadores sociales, voluntarios, nutricionistas, fisioterapeutas, muchos profesionales para mejorar la calidad de vida de estos pacientes que tienen muchos problemas y de sus familias también.

- ¿Hay alguna estadística a nivel país?
Píriz- Estamos en este momento en un 50% de cobertura, ha crecido en forma muy importante. Uruguay está en un lugar destacado en Latinoamérica, pero nos queda muchísimo por trabajar, y ese es el desafío que con todas estas actividades y con la ayuda de todos ustedes, comunicadores, todos los uruguayos se enteren qué son los Cuidados Paliativos, puedan reclamarlos y se vaya generando una cultura diferente donde la muerte no sea una palabra excluida sino que sea parte de la vida y de lo que todos vamos a poder transitar.

- ¿Cómo debe abordarse este tema tan difícil?
Gómez Sancho- El primer objetivo es eso, desdramatizar un asunto que generalmente se trata como un drama, que es la muerte de las personas, y eso es algo que nos espera a todos nosotros. Es el precio que paga todo ser desde el mismo momento de nacer. Entonces nuestro trabajo no es como la gente cree, ayudar a morir, sino ayudar a vivir bien hasta el último instante de la vida. Y en este sentido, es el paciente el que nos dice qué necesita para estar a gusto y tener buena calidad de vida. Hay una serie de palabras que suelen ser universales, como por ejemplo morir sin dolor, es algo que muchos pacientes le tienen más miedo, al dolor que a la propia muerte, y nos lo dicen todos los días. «Mire doctor, sé que voy a morir, sé que no me puedo curar pero por dios, no me hagan sufrir, no me dejen sufrir, quítenme el dolor, no quiero tener este dolor tan tremendo».
La mayoría de la gente también prefiere morir en su casa, entonces potenciamos la asistencia domiciliaria. Y hoy estamos en condiciones, sin lugar a dudas, de prestar a los pacientes en sus casas la misma atención, o mejor, que en un hospital, y sin los efectos secundarios de estar en un hospital. Procurar que no esté solo, y si no tiene familiares o amigos, pues a través de los voluntarios que haya una presencia humana al lado de la persona que va a morir. Desde ahí hay una serie de principios que son bastantes universales y que a la mayoría de las personas les gustaría que fuese así al final de su vida.

- Se habla del paciente, ¿pero también hay que preparar al entorno familiar?
Gómez Sancho- El entorno familiar se encuentra totalmente involucrado, de hecho el objetivo no es solo para el enfermo sino para el enfermo y los familiares. Y los familiares tienen una doble misión, porque son cuidadores del enfermo, y son los mejores cuidadores porque nadie conoce y nadie quiere al enfermo tanto como sus propios familiares. Además, el enfermo va a estar la mayor parte del tiempo en su casa, es decir que los familiares son los mejores cuidadores del paciente. Pero para eso hay que enseñarles cómo dar la medicación al paciente, cómo hacerle la higiene corporal si está encamado, cómo hacerle o darle la comida. Es decir, enseñarle a cuidar a su ser querido.

Pero además de cuidadores son necesitados de cuidados, porque muchas veces hay algún familiar que la pasa peor que el propio enfermo, y necesita los cuidados del equipo de Cuidados Paliativos. Es más, esos cuidados muchas veces tienen que extenderse incluso después de fallecer el enfermo, porque a sus seres queridos les corresponde afrontar un doloroso proceso de duelo que es inevitable cada vez que perdemos a un ser querido. Y que eso si se desarrolla adecuadamente, no es una enfermedad, pero si no se desarrolla adecuadamente, y hay problemas que dificulten la elaboración de ese duelo, existe el riesgo de que haga un duelo complicado e incluso que degenere en una enfermedad psiquiátrica. Por eso, incluso después de morir el enfermo, tenemos que seguir cuidando a los familiares y estar atentos a que elaboren su pérdida adecuadamente.

- En otros países, en otras culturas, ¿se aborda este tema de manera diferente?
Gómez Sancho- El hecho de morir es algo que trasciende los aspectos clínicos o profesionales o sanitarios, es algo que tiene mucho que ver la cultura, la religión, la antropología, la sociología. La muerte es algoMarco Gomez Sancho que toca muchas vertientes de la sociedad. Por eso a los Cuidados Paliativos hay también que entenderlos desde la cultura, la religión que profese el enfermo, el medio cultural en el que se desenvuelve, etc., porque varía mucho de unos sitios a otros de cómo se muere la gente en China, en el Tibet a como se muere la gente en Paysandú. Pues claro que hay muchísimas diferencias, de ahí es que hay que tener muy en cuenta esta cuestión porque ahora mismo hay un fenómeno migratorio donde hay gente de todos los sitios en todos los sitios. Entonces hay que estar muy atentos a la cultura, a la procedencia, a la religión, a las creencias de cada paciente para adecuar nuestros cuidados a su realidad.

- ¿Cuáles suelen ser los errores más comunes que cometen quienes están al cuidado de la persona enferma?
Gómez Sancho- Bueno, por ejemplo, no controlar bien el dolor. Afortunadamente ahora mismo ya en la mayoría de los países están disponibles la morfina o analgésicos similares, y se ha facilitado mucho su prescripción, porque hasta hace no tanto, había muchos sitios que no estaba disponible la morfina, y es un analgésico imprescindible para algunos enfermos de cáncer que tienen un dolor intenso y necesitan o bien morfina o un analgésico de potencia similar, que hay cuatro o cinco, pero la morfina es el estándar digamos. Entonces, un error es no disponer de morfina o no tener un talonario de prescripción de morfina y que no se le suministre al enfermo los analgésicos potentes que están necesitando.
Luego, una atención deficiente por una capacitación y formación deficiente de los profesionales. No todo el mundo está formado y capacitado para atender a un paciente al final de la vida, y deberían estar realmente capacitados. Ya desde la universidad deberían salir los médicos con una formación básica pero con un mínimo de conocimiento, y muchas veces no es así. Es decir, hay alguna serie de errores que se pueden cometer basados casi siempre en una deficiente capacitación y una deficiente organización y en la escasez de recursos, que muchas veces vemos en todos los sitios.

- La comunidad internacional siempre ha mostrado su preocupación por el respeto a los derechos humanos y a la vida, ¿se ha tenido la misma preocupación por la muerte?
Gómez Sancho- Hay directrices internacionales tanto de la Organización Mundial de la Salud como de la Sociedad Médica Mundial. Por cierto, una declaración que presentó España en la Sociedad Médica Mundial y se aprobó en la Asamblea General de Montevideo, y se llama así, Declaración de Montevideo, y que es una declaración sobre la atención médica al final de la vida. Entonces, no hay tanta legislación sino orientaciones porque la ONU no puede hacer una ley de cómo hay que atender a los enfermos en España o en Uruguay, pero sí que hay orientaciones y una serie de indicaciones de cómo hay que hacer las cosas. Luego cada país tiene que hacer sus propias leyes que garanticen que todos los ciudadanos tienen acceso a un buen servicio de Cuidados Paliativos con toda equidad, que no importa que tenga un cáncer o una cirrosis hepática, que tenga 40 años o que tenga 9. Que viva en Montevideo o que viva en una aldea pequeñita en el campo, porque hay mucha inequidad al acceso a los Cuidados Paliativos. Muchas veces la atención sanitaria y de Cuidados Paliativos que recibe una persona va a depender más del Código Postal que del código genético.

- ¿Qué postura tiene respecto a la eutanasia?
Gómez Sancho- Creo que eso no es prioritario. Lo estamos analizando en España porque ahora mismo hay un proyecto de ley presentado en el Parlamento por el Partido Socialista Obrero Español para despenalizar y legalizar la eutanasia. Sin embargo, hay 75 mil españoles cada año que se mueren con un sufrimiento intenso porque necesitan la atención de un sistema de cuidados paliativos y no lo tienen. Me parece una obscenidad y una calamidad que un país que no presta una adecuada atención a sus pacientes que necesitan cuidados paliativos, legalice alguna forma de acabar con ellos. Me parece absolutamente inaceptable e inadmisible en un país desarrollado y avanzado.
Digamos que lo mínimo que podemos hacer es que el enfermo pueda elegir entre ser bien cuidado por un equipo de Cuidados Paliativos o la eutanasia. Y ahora mismo, como no hay Cuidados Paliativos para todos los españoles, lo único que le vamos a poder ofrecer al enfermo es la eutanasia, y esto me parece absolutamente frívolo.

Leonardo silva