“Uruguay no es el mismo país luego de tres gobiernos del Frente Amplio, está en un escalón más alto en términos de bienestar, de equidad y de derechos”

Mario Bergara fue hasta hace poco presidente del Banco Central del Uruguay, fue ministro de Economía, pero recuerda que viene de una familia trabajadora, dice que ha sabido compatibilizar el esfuerzo con la suerte, lo que le ha permitido estudiar y estar en los lugares adecuados que le han permitido trabajar en los temas que importan. Hoy es uno de los precandidatos presidenciales del Frente Amplio (FA) y dialogó con EL PUEBLO de los temas que están en juego en esta campaña electoral.

- Una pregunta que ya debe estar cansado de contestar, ¿por qué quiere ser presidente?
– Primero, porque creemos que podemos contribuir a seguir mejorando el país. Porque tenemos la trayectoria, la experiencia, la vocación de servicio. Esa trayectoria y experiencia nos permiten ver muchos temas que son relevantes para seguir mejorando el bienestar y la equidad en Uruguay y seguir mejorando el acceso a los derechos de los Mario Bergaraciudadanos y ciudadanas. Además, podemos contribuir a la renovación en el sistema político que pasa por ver el mundo tal cual es, de manera renovada. Es decir, la visión del mundo, hoy por hoy, tiene que tomar nota de un cambio radical en las relaciones geopolíticas, en la situación regional, en cómo la dinámica tecnológica atraviesa nuestras vidas, y que todo eso genera dificultades, problemáticas, desafíos nuevos, que obliga a tener una agenda de gobierno también renovada. En todas esas lógicas de construcción de un mejor país tenemos la posibilidad de contribuir.

Adicionalmente, también creemos que estamos contribuyendo a la renovación política del FA. Es una fuerza política fundamental en Uruguay, tanto en esto que decimos de la renovación de la visión del mundo y de la agenda de gobierno, como también la renovación del propio FA, porque esta nueva realidad y estos nuevos desafíos reclaman un FA renovado y distinto, que incluye una renovación también en los cuadros de liderazgo. La estructura de liderazgo actual, Vázquez-Mujica-Astori, ha sido sin duda muy exitosa desde el punto de vista político, le permitió al FA crecer, llegar al gobierno, fortalecerse y gobernar para el bien de la sociedad uruguaya, pero está dando paso a un recambio generacional, renovación que estamos haciendo ya en el FA de manera fraterna, unitaria, casi natural.

- ¿Con una nueva experiencia para el FA, donde los cuatro precandidatos parten con las mismas posibilidades?
– Hubo un antecedente que fue la competencia de Astori con Mujica en 2009, pero es cierto en lo que dice, que es una experiencia nueva para el FA. Primero porque al ser un proceso de renovación integral de la estructura de liderazgos, hay que conformar una nueva estructura de liderazgo que requiere mucho trabajo político, la legitimidad de los votos, por eso también la interna del FA es muy importante. No es solamente un proceso en el que se va a elegir un candidato o candidata para la presidencia, sino también es parte de ese proceso donde los frenteamplistas van a dar las señales de qué nuevo FA y liderazgo quieren, liderazgo que siempre será compartido porque FA de un solo líder hace rato que no existe. Es un proceso novedoso, desafiante. Yo uso una caricatura que un amigo me decía hace un tiempo, es que el FA tiene el desafío de ir cambiando la rueda del auto mientras el auto sigue en marcha, porque a la vez de este proceso político, el FA tiene que seguir gobernando. O sea que es un proceso muy desafiante, una experiencia muy linda de vivir y que creo que lo estamos haciendo saludablemente.

- De todas formas, usted deberá enfrentarse en esta interna a estructuras muy fuertes y consolidadas en el FA. ¿Cómo piensa enfrentarlas?
– El FA de hoy no es el del 71, donde el esqueleto central estaba dado por los partidos ideológicos, como el comunista, el socialista, el demócrata cristiano, etc. Hoy esos partidos ideológicos tienen una incidencia bastante menor que en aquel momento, y más bien los alineamientos grandes están asociados a los líderes, por eso se habla del Vazquismo, del Mujiquismo, del Astorismo. Por lo tanto, la nueva estructura de liderazgo no va a ser la réplica de la anterior. No es que va a venir uno a sustituir a Mujica, a Astori o a Vázquez, va a haber una suerte de barajar y dar de nuevo, también en el terreno sectorial porque esa estructura de líderes está dando paso a una nueva, que no va a ser su réplica. Entonces, los frenteamplistas que están mirando esto como un proceso de renovación, van a estar más desembarazados de los alineamientos sectoriales.

Confiamos que los frenteamplistas están visualizando este proceso de esta manera, que habrá muchos frenteamplistas que estarán tomando sus decisiones mirando la necesidad del nuevo FA, renovado y con nuevos líderes, y también, apuntamos al diálogo, el convencimiento, el intercambio con todo un conjunto de compañeros y compañeras frenteamplistas que están con distintos grados de desencanto, ya sea con acciones de gobierno o con cuestiones de la fuerza política. También apostamos al diálogo con ese cúmulo de frenteamplistas, porque son compañeros que quieren seguir siendo frenteamplistas y que es necesaria la acción y respuesta política de nuestra parte. Así que podemos competir con mucho entusiasmo y fuerza, aún cuando, como usted bien dice, los alineamientos sectoriales de alguna manera inciden, aunque cada vez menos.

- Los gobiernos suelen mantenerse o caer por la economía, dependerá de si el bolsillo del votante está contento o no. En cierta forma así lo registra la historia de nuestro país. ¿Cómo está la economía del país en víspera de una nueva campaña electoral?
– Ese razonamiento no es tan determinista en el sentido que la gente no vota solo por el bolsillo, pero sin duda, la situación económica es un factor que hace a las consideraciones de los ciudadanos y que hace a su humor, y que también afecta a las decisiones políticas. O sea, sin ser automático ni determinista, sin duda el proceso económico pesa.

- Pareciera que estuviese abriendo el paraguas…

– Para nada, eso lo pienso porque no es lineal. Cuando el Partido Colorado pierde el gobierno, si claro, fue por razones económicas pero estamos hablando de una situación de crisis. O sea, el 2002…

- Pensemos también en lo que pasó en la década del 50, tras casi cien años de gobierno…
– Bien, pero fue una situación de crisis, no de vaivenes económicos más suaves, digamos. Pero en ambos casos son circunstancias críticas. No comparemos, hoy no vivimos ninguna situación crítica. Lo que vivimos es una desaceleración de la economía pero que mirado en perspectiva, Uruguay está en un escalón de bienestar, de equidad, de derechos más alto que hace 10 o 15 años sin ningún tipo de duda. Que obviamente no estamos creciendo al mismo ritmo y que no se están generando los puestos de trabajo al ritmo que vivimos en la década anterior, eso es así. También coincido en que la economía fue un factor importante para las reelecciones del FA.

Repito, no creo que la economía hoy esté en alguna situación crítica, quizás la gente tenga un poco más de preocupación porque obviamente Uruguay está creciendo a un ritmo bastante más bajo y hay algunas circunstancias vinculadas al empleo que generan preocupación, pero no creo que la gente perciba una situación crítica que lo induzca a cambiar radicalmente sus opciones políticas. Por lo tanto, coincido en que la economía es un factor importante de decisión, pero creo que también el FA sigue en condiciones de mostrar su faceta de buena administración de la economía y que es la opción política y económica que mejor lo ha hecho en la historia reciente del país.

- La oposición sostiene que el proyecto del FA está agotado.
– No, no, no. Es de las cosas que justamente la ciudadanía va a dirimir en el proceso electoral. Creemos que de ninguna manera es así, tenemos cosas pendientes y por hacer, pero también de reivindicar y reconocer un cúmulo muy importante de transformaciones estructurales en las políticas públicas con resultados en el terreno económico y social. Uruguay no es el mismo país luego de tres gobiernos del FA, está en un escalón más alto en términos de bienestar, de equidad y de derechos, lo que hace que los desafíos sean nuevos, más difíciles porque es absolutamente humano y razonable que cuando uno está en una situación mejor, reclame más cosas. Es lo mejor que nos puede pasar a todos, porque le hace bien a la ciudadanía y al sistema político, los gobiernos no pueden ser autocomplacientes y quedarse conformes con lo logrado en un período.

Hay desafíos, cosas pendientes y a mitad de camino, pero también es el FA el que mejor ha interpretado lo que hay que hacer, el que ha generado las mejores políticas para el bienestar de los uruguayos. Lo que decíamos hoy, la agenda hay que renovarla, que es distinto a decir que la visión y el programa del FA están agotados, todo lo contrario. El FA es el primero en decir, tenemos que tener una agenda que responda a las problemáticas actuales, que son distintas a las de 2005.

- Otra de las preguntas que más deben de hacerle, ¿qué va a pasar con el dólar?
– (Se ríe) Esa me la hacían todos los días mientras era presidente del Banco Central, ahora como precandidato por suerte no… (risas)

- Le pregunto porque hay economistas que sostienen que la tendencia es que siga al alza. ¿Usted aconsejaría al uruguayo a endeudarse en dólares?
– No podemos aconsejar. No todas las situaciones de los uruguayos ameritan el mismo consejo, por lo tanto, uno no puede dar un consejo. Lo que siempre planteo como norma general es que todo aquel uruguayo que está pensando en tomar un crédito, en endeudarse, que lo haga asociando esa deuda a la moneda en la que tiene sus ingresos. O sea, si usted tiene ingresos en moneda nacional, no es saludable que se endeude en dólares. Capaz que en el corto plazo, porque el dólar va para un lado y va para el otro, le puede convenir; pero a la larga, desfasar esas cosas, es negativo. En términos de evolución del dólar, creo que el dólar va a seguir fortaleciéndose, el tema es que no lo hace de manera lineal, lo hace como una montaña rusa, sube y baja, sube y baja a pesar de la tendencia a fortalecerse.
El dólar se va a fortalecer porque la economía americana ha seguido fortaleciéndose. La Reserva Federal, que es el Banco Central de los Estados Unidos, ha seguido aumentando las tasas de interés pero afortunadamente lo ha hecho de manera gradual, incluso las señales de los últimos tiempos es que quizás esa gradualidad sea todavía más lenta, con lo cual, a pesar de la perspectiva de un fortalecimiento a nivel global, y por tanto también en Uruguay, eso se haga de manera gradual que le permita a todos los agentes acomodar el cuerpo a la evolución, que no será drástica.

PERFIL DE MARIO BERGARA

Es divorciado. Tiene dos hijos, Maira de 15, Rafael de 12 y Diego, que falleció hace 5 años y que hoy tendría 24. Es del signo de Tauro. De chiquito quería ser grande (risas). Es hincha de Peñarol.

¿Una asignatura pendiente? He sido un privilegiado en la vida porque he podido compatibilizar esfuerzo y suerte.
¿Una comida? Todo lo que no sea picante.
¿Un libro? El correo del General.
¿Una película? El padrino. ¿Un hobby? La música.
¿Qué música escucha? Soy muy ecléctrico, con excepción de la ópera y el jazz duro, hay cosas que me gustan en todos los géneros.
¿Qué le gusta de la gente? La franqueza.
¿Qué no le gusta de la gente? La traición.

Leonardo silva








  • Otras Noticias...